jueves marzo 4 de 2021

Encuentran sin vida a vigilante de edificio donde ocurrió crimen de Yuliana Samboní

09 diciembre, 2016 Generales, Judiciales

homenaje-a-yuliana

  Uno de los vigilantes que trabajan en el edificio Equus 66, lugar donde ocurrió el crimen de la menor Yuliana Samboní, apareció muerto en su casa del barrio Tintal en la localidad de Kennedy al sur de la capital.

Según la Policía de Bogotá, se trata de un hombre de 59 años de edad, pero todavía no se revela su identidad. Se conoció que el cuerpo del vigilante fue encontrado por su propia hija y presuntamente habría dejado una nota en que se referiría al asesinato de la pequeña caucana.

Unidades forenses de la Policía Judicial y la Fiscalía, hacen a esta hora la inspección del cadáver, del que no se sabe con certeza si se trató de un suicidio o un homicidio.

El vigilante fue quien estuvo de turno en el edificio el día en que fue hallado el cuerpo de Yuliana Samboní en el apartamento donde el presunto autor del asesinato, Rafael Uribe Noguera, había vivido hasta hace pocas semanas.

Este vigilante hizo las anotaciones en la minuta del edificio en las que se pudo constatar las entradas de Rafael Uribe, y sus dos hermanos.

El testimonio de este hombre era importante para la investigación, ya que fue él quien observó a los investigados ingresando al apartamento. En el edificio no hay cámaras de seguridad.

La niña Samboní, de 7 años, fue secuestrada en el barrio Bosque Calderón el día domingo y posteriormente, las autoridades la encontraron fallecida y con signos de posible violencia sexual en horas de la noche del mismo domingo.

El presunto atacante de la menor se declaró inocente de los cargos que se le imputan.

Detalles de la carta que dejó el celador del edificio donde apareció muerta Yuliana

Fernando Merchán Murillo, quien trabajaba en el edificio en donde encontraron muerta a la niña Yuliana Andrea Samboní de 7 años, apareció muerto en extrañas circunstancias.

El hombre, que se desempeñaba como celador, fue encontrado por sus familiares en su vivienda en el conjunto Jardines de Castilla, en el sur de Bogotá.

Según los investigadores, junto a Merchán, de 58 años, apareció una carta al parecer escrita por él en la que se refiere al caso de Yuliana.

Primero, pide perdón a sus familiares, dice que no quería dañarles la Navidad pero que él no quería volver a la cárcel.

El corto texto finaliza diciendo “soy inocente”.

Sobre el punto en el que dice que no quería volver a la cárcel, la Fiscalía General de la Nación está investigando cuáles serían los posibles antecedentes del hombre o los delitos que habría cometido para haber estado en prisión.

El hermano de Rafael Uribe Noguera habló por los hechos que rodearon la muerte de la pequeña Yuliana.

El abogado Francisco Uribe Noguera, hermano del presunto asesino de la niña colombiana Yuliana Samboni, de siete años de edad, que fue secuestrada, violada y asesinada en Bogotá, pidió perdón hoy por estos hechos, antes de declarar ante un juez, por presuntamente alterar la escena del crimen.

«Lamentamos profundamente la muerte de Yuliana, yo estoy completamente compungido por eso, pedimos perdón por mi hermano (Rafael Uribe Noguera)», afirmó Francisco Uribe a periodistas momentos antes de ser interrogado por el juez 121 de la Unidad de Vida en Bogotá.

Al igual que Francisco, su hermana Catalina, también fue citada por la Fiscalía General de la Nación a un interrogatorio, al parecer por haber estado en el apartamento de la localidad de Chapinero donde fue encontrada muerta la menor.

«Ellos están siendo citados por la fiscal de conocimiento sin imputación de cargos. No será una audiencia de imputación, sino de interrogatorio, en la que se van a escrutar hechos acaecidos con ocasión de este doloroso caso», afirmó el miércoles el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

El presunto asesino, un arquitecto de 38 años, perteneciente a una acomodada familia bogotana, fue capturado el pasado 6 de diciembre y hoy se encuentra recluido en una celda de aislamiento de la cárcel La Picota de Bogotá.

El caso de la niña ha estremecido a Colombia por la sevicia con la que actuó el presunto asesino, quien la raptó y la condujo a un apartamento donde la violó y estranguló, según informó el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.

Martínez, afirmó posteriormente que la escena del crimen fue manipulada y dio instrucciones a sus funcionarios para que lleven ante la Justicia a quienes intentan obstruir el accionar de la entidad.

Según medios de prensa, al apartamento donde fue encontrada la menor llegaron los hermanos de Rafael Uribe Noguera (Francisco y Catalina) y estuvieron con él durante cinco horas en las cuales supuestamente alteraron la escena del crimen.

El cuerpo de la menor fue lavado al parecer para borrar rastros de sangre y otros fluidos, mientras partes de su ropa fueron halladas en el sanitario.

La Fiscalía informó el miércoles que como parte de la investigación ordenó medidas cautelares sobre la camioneta que el acusado usó para secuestrar a la menor, así como sobre el apartamento de su familia donde fue perpetrado el crimen, situado en el acomodado barrio bogotano de Chapinero Alto.

El sepelio de la menor estaba previsto para hoy en la aldea indígena de Los Milagros, en el departamento del Cauca, en el suroeste del país, pero familiares indicaron que es posible que se aplace para mañana debido a problemas de salud de la madre.

Share Button