miércoles mayo 25 de 2022

El voto deber o el deber de votar

16 febrero, 2017 Opinión, Política Horacio Serpa

Por Horacio Serpa *

 Si es verdad, como yo creo, que vivimos la etapa de las transformaciones, es preciso que estas lleguen a la política, en su forma de desarrollarse, en lo electoral, en las tan criticadas costumbres políticas, en el comportamiento de los políticos.

La Comisión especial que elabora unas propuestas al respecto para cumplir compromisos de los Acuerdos de Paz, está trabajando con empeño. Está integrada por personas de las más altas calificaciones éticas y profesionales. Y dentro de sus tareas están hablando con los voceros de los Partidos Políticos. El Partido Liberal dialogó amplia y francamente con sus integrantes.

Desde luego que los liberales estamos de acuerdo en que exista un Estatuto para la Oposición, serio, constructivo, equitativo y ético, operante, como lo reclamamos desde la Constituyente. Velaremos porque se construyan los elementos que rodeen de garantías a todas las organizaciones y expresiones partidistas, sociales y ciudadanas que deseen participar en actividades y procesos políticos.

Queremos que se logren fórmulas para que todas y todos los ciudadanos puedan votar en las elecciones. Eliminemos el concepto de obligatorio, que previene y resulta chocante, y recordemos que sufragar es un derecho y un deber. A un amigo le escuché decir que debía llamarse “Voto deber”, para significar que a un ciudadano le debe ser preciso y grato participar en los procesos políticos. Es una fórmula contra la corrupción. Los políticos sin ética no podrán engañar a todos, ni comprar a todos, ni obligar a todos.

Esta fórmula del “voto deber” debe ir acompañada de la lista única y cerrada para elegir representantes de los Partidos Políticos en las Corporaciones Públicas. Ya es constitucional como optativa. El “voto preferente” es inconveniente y facilita la corrupción, por lo que debe acabarse. Este sistema no es para establecer el temido “bolígrafo”, por lo que será necesario hacer operantes procedimiento de consultas populares o de militantes al interior de los Partidos.

El Partido Liberal apoya la financiación estatal de las campañas, como lo propuso el Presidente Santos. Se requerirán observaciones especiales sobre gastos de campañas, con fuertes sanciones penales y pecuniarias a los que aporten dinero ilegalmente.

Muchas otras cosas deben hacerse, sobre el concepto de que cuando la ley es para todos, no hay ventajas para nadie.

Por último, la primera de las reformas, la más importante, la más necesaria. Modificar la estructura del Estado, para crear la cuarta Rama del Poder público, la Rama Electoral.

La Registraduría debe ocuparse con independencia de lo que corresponde a su propia denominación, a la expedición de cédulas de ciudadanía y a otros aspectos correlativos. La nueva Rama se ocuparía de los procesos electorales y de los asuntos administrativos relacionados con éstos o derivados de ellos, en una Sección Especial; y en la otra una Sala con Jurisdicción Contenciosa asumiría los aspectos judiciales electorales.

La Entidad que cuenta los votos y dice quiénes son los que deben gobernar o legislar, es la más importante en un Estado Social de Derecho. ¡Volvámoslo verdad!

Share Button