miércoles febrero 1 de 2023

Emmanuel Macron es el nuevo presidente de Francia

07 mayo, 2017 Internacionales

Por Alissa J. Rubin

PARÍS, 07 de mayo_ RAM_ Emmanuel Macron, un exbanquero inversionista con poca experiencia en política, logró una ventaja considerable en las elecciones presidenciales de Francia el domingo. Esto parece confirmar las proyecciones de las encuestas francesas que vaticinaron que su discurso, con un nuevo enfoque centrista, derrotaría con facilidad al firme nacionalismo de Marine Le Pen, su contrincante de extrema derecha.

Con 39 años, Emmanuel Macron se convierte en el presidente más joven en llegar al Palacio del Elíseo en París, llevando una propuesta pro-europea y conquistando las urnas con un porcentaje preliminar entre el 65% y el 66%, 30 puntos arriba de su contrincante, la ultraderechista, Marine Le Pen, en unas elecciones que contaron con la menor participación durante una segunda vuelta electoral desde 1969.

Tras esta victoria el presidente electo señaló que espera que “se abra la página de la esperanza y la confianza”, defenderá los intereses de su país de Europa, mostrándose consciente de la “ira, ansiedad y dudas” que inundan a los franceses.

A través de una llamada, su contrincante en esta contienda, la ultraderechista, Marine Le Pen, felicitó, anticipadamente, a Macron por su victoria, señalando que “Los franceses eligieron a un nuevo presidente y eligieron a favor de la continuidad”, por lo que le deseó éxito al mandatario electo porque tiene “el mejor interés en Francia”.

También aplaudió el resultado “histórico y masivo” que obtuvo su partido, Frente Nacional, en estas elecciones.

Emmanuel Macron, quien recibe los resultados de estas elecciones en un acto público en la plaza a las fueras del Museo de Louvre, en París, -cerrado durante las elecciones tras la inspección de un paquete sospechoso-, ha recibido la llamada de diferentes jefes de Estado y figuras políticas como la primera ministra británica, Theresa May, los presidentes de la Comisión y el Consejo Europeo, el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, el presidente Juan Manuel Santos, entre otros.

El presidente Francois Hollande también saludó a Macron, a través de una llamada telefónica, donde lo felicitó por su amplia victoria en estas elecciones.

En los territorios franceses de ultramar, el socioliberal ganó con el 75,5% de los sufragios, a pesar de que el voto en blanco superó un récord y se situó en un 12% y la participación durante la jornada se situó en, a penas, un 75%.

Tras la victoria de Emmanuel Macron, el euro subió en los indicadores económicos, llegando a $1,1010 dólares.

Emmanuel Macron saluda a sus partidarios después de votar el domingo en un centro electoral en Le Touquet, al norte de Francia. Credit Benoit Tessier / Reuters

Una vez confirmada su victoria, Macron, de 39 años, será el presidente más joven de la república francesa. Su victoria también garantiza que Francia siga en la Unión Europea; Le Pen había prometido salirse del bloque, lo que habría causado una gran desestabilización en el continente.

Con la proximidad de las elecciones alemanas y, tal vez las de Italia este año, los resultados de Francia se convirtieron en un barómetro de la ola populista que sacó al Reino Unido de la Unión Europea y llevó a Donald Trump a la Casa Blanca.

Las elecciones francesas adquirieron una importancia especial porque magnificaron muchas de las tensiones evidentes en otras democracias occidentales como el enojo populista contra los políticos tradicionales; la inseguridad económica entre los votantes de clase media y el creciente resentimiento contra los inmigrantes.

La segunda vuelta fue muy particular por incluir a dos políticos poco convencionales que debatieron rabiosamente, y por un hackeo contra la campaña de Macron que aparentemente intentó influir en la votación, como sucedió en las elecciones de Estados Unidos.

Macron, exministro de Economía, formó su propio movimiento político En Marche! hace un poco más de un año. Al principio, los expertos le daban pocas esperanzas de ganar en un país que nunca había elegido a un presidente que no proviniera de los partidos tradicionales.

Macron ha definido a su partido como un movimiento que no es de derecha ni de izquierda, sino que representa una tercera vía con elementos de ambas ideologías, lo que parece haber conseguido el apoyo de numerosos votantes urbanos, así como muchos votantes jóvenes.

Share Button