viernes abril 19 de 2019

Tercera generación de jóvenes ‘Manos a la paz’ regresaron de las antiguas zonas de conflicto

24 mayo, 2017 Política

Tercera generación de jóvenes ‘Manos a la paz’ regresaron de las antiguas zonas de conflicto 

La tercera generación de jóvenes ‘Manos a la paz’, formada por 300 estudiantes de 70 universidades, regresó después de participar en esa iniciativa que los vincula con los procesos de desarrollo y construcción de la paz del país por medio de pasantías de cuatro meses en las zonas más golpeadas por el conflicto armado en Colombia.

Los estudiantes que participaron en este ciclo en más de 120 municipios del país regresaron a Bogotá y se reunieron, en el Hotel Radisson, para compartir sus experiencias.

Allí el Alto Consejero para el Posconflicto, Derechos Humanos y Seguridad, Rafael Pardo, y delegados de las Naciones Unidas en Colombia los recibieron y escucharon algunas de las conclusiones de los jóvenes.

Para el Alto Consejero “este programa vale la pena, porque los jóvenes consideran que su presencia en esos territorios ayudó a cambiar algo, les dio la oportunidad de tener una visión de Colombia distinta. Además integra un país urbano con un país rural”.

A la vez, Pardo explicó a los jóvenes algunos de los aspectos más importantes de lo que viene en el posconflicto, la creación de normas, el desarrollo socio-económico y territorial y reincorporación de las Farc.

Inka Mantilla, Directora de País (e) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, considera que esta estrategia es una respuesta innovadora de estabilización y construcción de paz que permite el nacimiento de una generación de jóvenes universitarios que será transformadora de las realidades de Colombia.

El Embajador de Chile en Colombia, Ricardo Navarrete, quien asistió al encuentro, dijo que esta es una causa muy bonita, que vale la pena resaltar la participación de los jóvenes en la construcción de la paz de Colombia que se traduce en la paz de la región.

Este programa de la Alta Consejería para el Posconflicto, apoyado por el PNUD en Colombia, ha vinculado a 117 universidades de todo el país y se ha convertido en una estrategia del Gobierno Nacional que busca fortalecer las capacidades de las entidades, autoridades y actores locales para la transformación de las realidades heredadas en más 50 años de conflictividad.

Manos a la paz, iniciativa que cambia vidas

Francisco Villanueva es estudiante de ingeniería agrícola de la Universidad Nacional. Realizó sus pasantías en El Carmen de Bolívar apoyando el proceso de fortalecimiento productivo, organizacional y comercial en el municipio.

Él afirma que ‘estos proyectos hacen que se construya paz en el territorio, pues los campesinos pasan de ser sujetos de asistencia a sujetos de desarrollo y a partir del potencial humano se da una mejor calidad de vida en la que existe una esperanza más centrada y se da mayor progreso para el país.’

Estas experiencias no sólo transforman las realidades de los habitantes de las comunidades, sino que también les muestran otra Colombia a los universitarios.

Francisco asegura que esta oportunidad le permitió entender que para dar soluciones integrales y efectivas, es necesario conocer el territorio, interactuar con la gente y darle paso a la combinación de saberes que contribuyan a la paz desde los territorios que han sido más afectados.

María Camila Barrera, estudiante de Política y Relaciones Exteriores que hizo sus prácticas en la Gobernación de Nariño, afirma que ‘este tipo de estrategias le permite a los estudiantes dar a entender a las comunidades que la paz no es un asunto del Gobierno, sino de todos. De los jóvenes, de los adultos, niños… Y cómo los jóvenes a partir de los diversos lenguajes aportan en la construcción de otras realidades para vivir mejor’.

Share Button