jueves mayo 23 de 2019

Censo socioeconómico de las Farc arrojó que hay 84 extranjeros en la organización

07 julio, 2017 Educación, Política

La Universidad Nacional entregó el censo socioeconómico de las FARC al Consejo Nacional de Reincorporación para trabajar con base en esos datos en el proceso de legalidad de los guerrilleros.

El dato que más llama la atención es del número de extranjeros que hay en la guerrilla. Javier Jiménez entregó ese dato. “Venezuela 54 personas, Ecuador 16 personas, Brasil 8 personas y Chile, Argentina, Panamá, Holanda, República Dominicana y Francia con una persona cada país”.

Según una encuesta realizada por la Universidad Nacional de Colombia en las 26 zonas veredales de desmovilización y desarme, las Farc terminaron con un fuerza militar de 10 mil 15 guerrilleros, de los cuales 7 mil 748 son hombres y 2 mil 267 son mujeres. Además se encontraron 86 extranjeros, de ellos 54 venezolanos, 16 ecuatorianos, 8 brasileños, 3 chilenos, 1 argenttino, 1 panameño, 1 dominicano y una francesa.

De acuerdo con el resultado de la encuesta, el 66 por ciento de los integrantes pertenece a la población rural; un 19 por ciento es de origen urbano y un 15 por ciento proviene de la zona urbano-rural.

Además, el 18 por ciento se referenció como indígenas, el 12 por ciento como afrodescendientes y el 0,09 por ciento como palenqueros.

Los resultados generales de este censo socio-económico servirá para generar los planes y programas que permitan llevar a cabo un proceso de reincorporación adecuado, resaltó el rector de la Universidad Nacional Ignacio Mantilla, al presentar el informe.

La encuesta –que contaba con alrededor de 80 preguntas– se aplicó por medio de un formulario electrónico en las 26 zonas veredales en las que están concentrados los ex combatientes, incluyendo 38 cárceles y nueve casas de acogida.

Los encuestados se distribuyeron en tres grupos: guerrilleros (55 %), milicianos (29 %) y privados de la libertad (16 %). En total se censaron 7.748 hombres, que representan el 77 %, y 2.267 mujeres que conforman el 23 % restante.

La salud se presenta como uno de los principales retos durante el posacuerdo, puesto que el 33 % de los encuestados (3.305 personas) manifestó tener algún tipo de limitación física o mental, entre las cuales las más frecuentes son problemas de visión de cerca o lejos (38 %), problemas cardiacos o respiratorios para hacer las cosas del día (18 %) y mover el cuerpo, caminar, subir o bajar (16 %), entre otros.

A esto se suma que 168 mujeres (7,4 %) están embarazadas; la mayoría tiene entre 23 y 27 años. De este grupo el 77 % recibe control prenatal.

La vivienda será un aspecto clave a trabajar, puesto que el 77 % de los encuestados no tiene vivienda para habitar una vez finalice el proceso de reincorporación, el 12 % la tiene en una zona rural dispersa, el 4 % en un centro poblado y el 7 % en cabeceras municipales.

Para la formulación de planes educativos se deberá tener en cuenta que el 90 % de la población sabe leer y escribir, el 11 % no tiene ningún tipo de formación educativa, el 57 % cuenta con básica primaria, el 21 % con básica secundaria, el 8 % con media vocacional y el 3 % con educación superior.

A la pregunta sobre qué aspiraciones tienen ahora al dejar la guerra y reintegrarse a la sociedad civil, el 60 por ciento respondió que piensa dedicarse a actividades agropecuarias; el 39 por ciento a la construcción; el 32 por ciento, dictar clases en veredas y el 20 por ciento desea trabajar en la sustitución de cultivos ilícitos.

El profesor Ignacio Mantilla, rector de la U.N., fue el encargado de entregar el informe completo y detallado a Joshua Mitrotti –director de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y miembro del Consejo Nacional de Reincorporación (CNR) por parte del Gobierno– y a Pastor Alape, miembro del Secretariado de las Farc-EP, delegado de la organización en el CNR.

Al respecto, el director Mitrotti comentó que el compromiso de la paz es de largo aliento, por lo que los desafíos en salud, vivienda y educación deben ser superados no solo por los miembros de las Farc-EP, sino también por todas las comunidades afectadas por el conflicto.

“Este es el insumo esencial para construir la política pública que servirá para la reincorporación. La Universidad Nacional es una organización independiente, que representa a las universidades públicas y demuestra que se puede construir excelencia”, agregó el director Mitrotti.

Por su parte, Pastor Alape expresó que esta es una lectura profunda de la comunidad y será vital para construir programas que realmente toquen a los colombianos hacia la construcción de la paz.

“Este informe nos da elementos técnicos y científicos de las limitaciones y las deficiencias que ha tenido el Estado y que en el proceso de paz estamos obligado a resolver”, puntualizó.

El rector Mantilla agregó que el censo socioeconómico fue uno de los trabajos que quedó explícito en el Acuerdo de Paz de La Habana y que la U.N. logró culminar con éxito.

En sus palabras, “en esta etapa del posacuerdo, la educación jugará un papel importante y es el elemento que requiere la desigualdad que tenemos en el país. La U.N. es patrimonio de todos los colombianos y está dispuesta a aportar todo su conocimiento y capacidades para que este proceso terminé en una sociedad que valore la formación de sus jóvenes”.

El profesor Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz, de la U.N., añadió que la U.N. ha venido colaborando con el proceso de conversaciones con Farc-EP desde su inicio: “como Universidad estamos en la disposición de colaborar en los programas de reincorporación en lo que tiene que ver con educación, apoyo en proyectos productivos, apoyo psicosocial, lo que dependerá de las necesidades futuras”.

Durante la presentación de los resultados, Javier Jiménez, coordinador general del censo, también dijo que la población censada está interesada en vincularse en diferentes proyectos. El 60 % está dispuesto a desempeñarse en actividades agropecuarias, el 39 % en programas de construcción y mejoramiento de viviendas, el 37 % en construcción y mantenimiento de vías, escuelas, puestos de salud y acueductos veredales. También se encuentran actividades como mercados campesinos, transporte, guías turísticos y desminados, entre otros.

Aunque el 99 % de la población (9.929 personas) es colombiana, también se encontraron personas originarias de otros países como Venezuela (54 personas), Ecuador (16 personas) y Brasil (8), y en menor medida de Chile, Argentina, Holanda, Panamá, República Dominicana y Francia.

El coordinador Jiménez mencionó que el éxito del censo se dio principalmente por la conformación de un equipo de profesionales con cerca de 136 encuestadores, egresados y estudiantes de posgrado de la U.N., más 15 supervisores docentes también de la U.N. Asimismo se contó con la colaboración de la Universidad de la Amazonia y la Universidad de Córdoba.

“Hicimos un proceso de capacitación y sensibilización con la población para que comprendieran el objetivo del censo y la importancia de la información que se iba a recolectar”, agregó.

La metodología utilizada permitió que la información se alojara en un servidor local que después se remitía a un servidor central con altos niveles de seguridad, y recopilar los datos de forma casi inmediata. (Con información de Agencia de Noticias U.N.)

Share Button