sábado octubre 19 de 2019

Empápate

 

EL SANTO PROTECTOR DEL PAPA FRANCISCO 

Por Guillermo Romero Salamanca

Cuando monseñor Jorge Bergoglio asumió el Pontificado 266 de la Iglesia Católica pidió un gran favor a sus amigos de la oficina de la Arquidiócesis de Buenos Aires: que le enviaran a Roma la imagen de san José durmiendo.

La encomienda sufrió un accidente: se desprendió la cabeza del cuerpo y entonces el Papa Francisco buscó a un carpintero para que le compusiera el desperfecto. A los pocos días, ya tenía sobre su escritorio a la imagen que representa al personaje de la Sagrada Familia, con un vestido pintado de verde oscuro y rojo y que se conserva en su habitación 201 de la Casa de Santa Marta.

LA REVELACIÓN

Durante su viaje a Filipinas en enero del 2015 reveló uno de sus secretos: “Yo quiero mucho a San José porque es un hombre fuerte de silencio. En mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, lo puede hacer, lo sabemos”.

“Cuando tengo un problema, una dificultad escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por este problema”, añadió en su explicación en Filipinas.

«Del mismo modo que el don de la sagrada Familia fue confiado a san José, así a nosotros se nos ha confiado el don de la familia y su lugar en el plan de Dios. Lo mismo que con san José. A san José el regalo de la Sagrada Familia le fue encomendado para que lo llevara adelante. A cada uno de ustedes, y de nosotros, porque yo también soy hijo de una familia, nos entregan en plan de Dios para llevarlo adelante. El ángel del Señor le reveló a José los peligros que amenazaban a Jesús y María, obligándolos a huir a Egipto y luego a instalarse en Nazaret», explicó el Papa en aquella oportunidad.

SU SANTO PROTECTOR

San José siempre ha estado al lado del Papa Francisco. La parroquia de Flores, donde vivió su niñez está dedicada al santo protector.

Cuando tenía 17 años descubrió allí su vocación sacerdotal luego de hablar con el padre Carlos Duarte Ibarra.

El 19 de marzo del 2013 el pontificado de Francisco fue encomendado al cuidado de san José.  “doy gracias al Señor por poder celebrar esta Santa Misa de comienzo del ministerio petrino en la Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María y patrono de la Iglesia universal: es una coincidencia muy rica de significado”, dijo en su homilía.

El 5 de julio de 2013, Francisco dedicó el Estado de la Ciudad del Vaticano a San José y a San Miguel Arcángel. “Que su presencia nos haga aún más fuertes y valientes en dejar espacio a Dios en nuestra vida para vencer siempre el mal con el bien. Pidámosle que nos proteja, nos cuide, para que la vida de la gracia crezca cada día más en cada uno de nosotros”, comentó.

Share Button