martes noviembre 12 de 2019

EmPápate ENTRE QUIÉNES DORMIRÁ EL PAPA FRANCISCO

 

Por Guillermo Romero Salamanca

Serán cuatro largas noches en Bogotá. El 6 de septiembre, luego de un viaje de 9.380 kilómetros entre Roma y Bogotá, de ofrecer una rueda de prensa y de un aterrizaje en una ciudad localizada a 2.660 metros sobre el nivel del mar, recibirá los homenajes como jefe de Estado, con canciones e himnos para subir luego a un incómodo papamóvil y recorrer 12.4 kilómetros –desde el aeropuerto hasta la Nunciatura– impartiendo bendiciones a diestra y siniestra, sin perder su eterna sonrisa a sus 81 años.

Allí lo espera un grupo de amigos y saludará a varios obispos, al cardenal, al provincial de los jesuitas. Le darán mate, frutas y postre de natas, desempacará su maleta, revisará algunos documentos y se lanzará sobre una cama semidoble para descansar.

La Nunciatura está localizada en el barrio Teusaquillo, en la calle 37 con carrera 15, construida con una arquitectura republicana, rejas negras y unos pequeños jardines. A unos metros de allí, en la calle 37 con vivieron dos grandes personajes de la historia colombiana: Laureano Gómez y Gustavo Rojas Pinilla.

Al día siguiente, después de otra maratónica visita a Villavicencio, retornará a esta sede y lo repetirá, cuando regrese de Medellín.

ENTRE UNIVERSIDADES Y CASAS DE ABORTO

Al frente de la casa apostólica del Vaticano en Colombia están ubicadas las sedes de Acopi y de Fedegán.

A escasas dos calles están las oficinas universitarias de la Fundación Internamericana Técnica, de la Universidad Cooperativa de Colombia, Coruniversitec y de Fulbright Colombia.

Justo detrás de la Nunciatura hay un hotel –donde antes estaba la sucursal de El País y del CIEP– y la sede de la Fundación Fundar, que tiene programas de tratamiento del alcoholismo.

Dos cuadras al sur está la sede principal de Profamilia y hay unas 30 casas que ofrecen sus macabros servicios para realizar abortos. En la misma estación de Transmilenio, de la calle 34 con avenida Caracas, se ubican vendedores de supuestas radiografías y ecografías, pero que en realidad buscan a niñas y jóvenes que han quedado en estado de embarazo y que les inducen a terminar con las vidas de su bebé en el vientre.

Por allí también varias mujeres buscan a esas mujeres para hablarles de la vida y del positivismo de tener sus hijos. Es una guerra entre la muerte y la vida.

SERVICIOS TEMPORALES Y CENTROS DE HISTORIA

Por las calles y carreras que rodean a la Nunciatura también funcionan sedes de oficinas de servicios temporales, el Instituto Italiano de Cultura y el Centro Nacional de Memoria Histórica.

Es posible que la chef del Papa en Colombia, Carmenza Morales –quien responderá por 4 desayunos, un almuerzo y 4 comidas– le pida permiso al nuncio apostólico, monseñor Ettore Balestrero, para ir hasta la esquina de la 34 con carrera 13 y comprar unos pandebonos o unos buñuelos calienticos que comienzan a vender, a las 7 y 30 de la mañana, para los oficinistas de Ecopetrol o el Banco de Bogotá.

UNA MADRUGADA CON EL PAPA

El Pontífice se levanta todos los días  a las 4 de la mañana y, de pronto, prenda un radio para enterarse de lo que está sucediendo en el mundo.  A unos 180 metros de su cama está localizada la Torre Sonora de RCN.

De pronto sintonice la básica de la cadena y escuche que  Yanelda Jaimes –la reina de la madrugada radial—y Hernando Romero Barliza, el capi, digan que en minutos comenzarán a pasar los buses de Transmilenio y que la temperatura es de 3 grados y se prevén días soleados. Es posible que digan “Bienvenido Papa Francisco”, lo saluden y le deseen lo mejor para el día.  “Mil gracias”, responderá desde el borde de la cama, y desde allí les imparta su bendición.

Share Button