sábado septiembre 25 de 2021

Vista del Papa Francisco dejaría una ganancia de 150.000 millones de pesos a la capital

02 septiembre, 2017 Bogotá, Económicas, Generales, Internacionales

La visita del Papa Francisco, que será el 6 y 7 septiembre, dejará una ganancia aproximada de 150.000 millones de pesos a la capital, debido a la gran cantidad de turistas nacionales y extranjeros que visitarán Bogotá esos días.

Así lo reveló el secretario distrital de Desarrollo Económico, Juan Miguel Durán, tras analizar junto con el Instituto Distrital de Turismo el impacto económico que generará en la ciudad la visita del papa.

Su llegada provocará la llegada de 700.000 personas hacia Bogotá, de las cuales 175.000 vendrían de los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Huila y Tolima.

De este grupo también harán parte unos 23.000 peregrinos de otras nacionalidades, dentro de los cuales estarán también periodistas extranjeros y acompañantes eclesiásticos, entre otros.

“Se espera que la visita del papa impacte positivamente el PIB de la capital, incrementándolo entre el 0,4 % y el 0,5 % en el tercer trimestre. Esto tomando en cuenta que un turista extranjero gasta en promedio unos 170 dólares diarios ($510.000) y uno nacional 19 dólares ($57.000). Esta activación económica es supremamente importante para todos los comerciantes y los bogotanos en general porque así reactivaremos nuestra economía”, destacó el Durán.

Los sectores más beneficiados

Se prevé que el sector hotelero sea uno de los más beneficiados con la visita del sumo pontífice y por lo cual se prepara desde ya para recibir a los turistas, de los cuales se espera que al menos el 20 % pase dos noches en la capital del país. Por eso se estima que la ocupación durante estos días será del 85 %.

Cabe destacar que dentro de esta gran oferta hotelera, el 78 % ofrece recorridos turísticos, muchos con contenido naturalista, religioso y de compras.

Entre los sectores manufactureros que más se dinamizarán por cuenta de la visita papal son los de productos alimenticios, bebidas, confecciones e impresión y artes gráficas. Estos últimos por su alto grado de relacionamiento con la adquisición de recordatorios y elementos conmemorativos de la visita.

Entre tanto las aerolíneas y las empresas de transporte intermunicipal también se alistan: las primeras con una oferta de 11.900 sillas tanto en vuelos nacionales como internacionales hacia Bogotá, mientras que las segundas contarán con una disposición de 100.616 asientos desde las diferentes ciudades del país.

Al mismo tiempo la rica y gran oferta gastronómica de Bogotá se prepara a ‘manteles’ para sacar su propia tajada de los miles de comensales que llegaran a la ciudad, en donde hay 489 restaurantes identificados en el Registro Nacional de Turismo.

Durán también señaló que otro segmento que también espera disparar sus ventas es el de la comercialización de artículos religiosos, ya que en la capital del país hay por lo menos 300 tiendas especializadas en este tipo de productos.

Se estima que en el país el 75 % de la población profesa la fe católica, unos 36 millones de habitantes.

Virgen de Chiquinquirá fue trasladada a Bogotá para su encuentro con el Papa Francisco

Bogotá, 01 de septiembre_ RAM_ En la madrugada de este viernes, comenzó el peregrinaje del cuadro de la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia, hacia Bogotá, la capital de la República, para su encuentro con el Papa Francisco en la Catedral Primada el próximo 7 de septiembre.

Las puertas del Santuario Mariano de Chiquinquirá, ubicado en la ciudad del mismo nombre, a 67 kilómetros de Tunja, la capital de Boyacá y 132 kilómetros de Bogotá, se abrieron a las 3:30 de la mañana para el ingreso de los peregrinos y fieles que acudieron para el acto de despedida del lienzo, expresando así su devoción y respeto.

Monseñor Leonardo Gómez Serna, Obispo emérito de Magangué, dio inicio a este acto con el rezo del Santo Rosario; acto seguido, el Obispo de Chiquinquirá, monseñor Luis Felipe Sánchez, presidió la Eucaristía a la que asistieron aproximadamente unas 2.000 personas.

Finalizado el Santo Rosario, los frailes dominicos, quienes han sido custodios de la Virgen desde hace 360 años, iniciaron el descenso del lienzo.

En un corto protocolo y en medio del canto de las letanías a la Virgen, Fray Duberney Rodas Grajales, maestro de novicios, procedió a bajar la Imagen Sagrada de su camerín.

Luego en procesión, fue llevada al Batallón Sucre de Chiquinquirá, donde fue ubicada en un helicóptero para su traslado hasta el aeropuerto El Dorado de Bogotá y de allí a la Catedral Primada.

 

El 7 de septiembre a las 10 de la mañana, el Papa Francisco, durante un acto privado en la Catedral primada, orará ante la Virgen de Chiquinquirá para pedir por el pueblo colombiano.

El lienzo permanecerá en la catedral hasta la mañana del 10 de septiembre, fecha cuando retornará a su ciudad natal.

El lienzo de la Virgen, que mide 1,25 metros de alto por 1,39 metros de ancho, fue pintado hacia 1562 por el español Alonso de Narváez.

En 1562, la Imagen fue colocada en la capilla de paja y bahareque de Suta, donde permaneció 16 años; de allí fue retirada en 1578 y quedó abandonada, rodando de una parte a otra como objeto de uso doméstico durante 8 años, hasta que María Ramos la recuperó en 1585.

En 1585 llegó María Ramos, esposa de un hermano de Antonio de Santana, y encontró el lienzo abandonado. “Lo recogió, lo arregló y lo colocó en alto; frente a él pronunciaba a diario esta oración: ‘¿Hasta cuándo, Rosa del Cielo, habéis de estar tan escondida?’ ”, reseñan los historiadores.

Fu el 26 de septiembre de 1586 cuando se produjo el milagro de la renovación del cuadro de la Virgen, haciéndose patente la imagen de María, del Niño Jesús y de los santos acompañantes.

Desde ahí empezó la devoción por Nuestra Señora del Rosario en Chiquinquirá.

La primera vez que el cuadro de la Virgen fue traslado a Bogotá ocurrió el 12 de septiembre de 1633, donde permaneció en la Catedral hasta noviembre de 1635 que fue retornado a su Santuario en Chiquinquirá.

El siguiente viaje a la capital colombiana se produjo el 28 de junio de 1919, para ser coronada como Reina de Colombia por el presidente de entonces, Marco Fidel Suárez.

Y la última vez que el milagroso lienzo peregrinó a Bogotá ocurrió el 9 de julio de 1999.

Share Button