lunes enero 18 de 2021

7 obras políticas imperdibles del Festival Iberoamericano de Teatro

 La décimo sexta edición del Festival tendrá también obras inclinadas a la política, a tono con la época electoral que vive Latinoamérica este año, ya que al menos seis países celebrarán comicios presidenciales, entre ellos, Colombia.

–           El enemigo del pueblo, una obra mexicana basada en el escrito atemporal de Ibsen, donde un médico de pueblo se enfrenta a los poderosos de la ciudad, a los medios de comunicación y su propio hermano, el alcalde, a algunos pobladores, donde las autoridades parecen más preocupadas por los inconvenientes económicos que por las consecuencias sanitarias que genera la construcción de un balneario.

–           La obra Máxima Seguridad de Colombia, que muestra los horrores del confinamiento en las prisiones colombianas: hacinamiento, degradación, luchas de poder, corrupción y violencia. Teniendo como protagonistas un guardián y tres presos: un paramilitar, un delincuente común y un joven cuyo delito ignoramos; se muestra con dureza y humor, las tensiones y fricciones naturales entre personas que pasan juntas por obligación muchas horas.

–           Eva Perón / El homosexual o la dificultad de expresarse, ambas creadas por el fallecido dramaturgo argentino Copi. La de Perón, muestra a la líder argentina, como un hombre travestido que, al ser presentada en Francia en los años 70, sufrió un atentado; posteriormente en Argentina, recibió acusaciones de movimientos peronistas de ser “una deshonra a su vivo recuerdo”. La otra, cuenta la historia de una madre y una hija con identidades sexuales inciertas, exiliadas en Siberia, mezcla de glamour, cómic de adultos, melodrama y el vodevil.

–           En contracorriente a la realidad política en Europa, su polémico director Oliver Frljić trae Our Violence Your Violence, de Eslovenia, que explora el particular momento por el que atraviesa el continente europeo debido a la crisis de los refugiados. De manera descarnada y cruda cuestiona el cierre de fronteras y la utilización del miedo como arma infalible de los nacionalismos y religiones. “¿Somos conscientes de que nuestra prosperidad depende de miles de muertos en el Oriente Medio? ¿En medio de una de las crisis más grandes podemos llamarnos con orgullo europeos o debemos avergonzarnos de Europa?”.

–           Late Night es teatro musical, realizado por el grupo Blitz y el Centro Cultural Onassis de Grecia, que transcurre en una sala de baile semiderruida, mientras una voz de otro mundo da órdenes y directrices. Escenario alegórico donde las víctimas de una crisis financiera (ocurrida recientemente en ese país europeo), bailan hasta derrumbarse. Entonces como ahora, solo los sobrevivientes obtienen el ansiado premio en dinero.

–           La compañía internacional radicada en Colombia, Medea 73, presenta 7 años de silencio, que tiene como contexto la experiencia de la inmigración, que se manifiesta en la conmoción que tiene una persona cuando llega a otro país. Cómo el descubrimiento de un mundo ideal está teñido de desilusión cuando es imposible ser parte de él. La soledad, la tristeza y la frustración que se tiene ante el no poder alcanzar los objetivos que se persigue. La angustia de saber y aceptar que la llegada es tan dolorosa como la partida.

–           La compañía Laboratorio Escénico Univalle, de Cali, nos trae El idiota de Chernóbil, basada en la obra El Idiota de Dostoievski y Voces de Chernóbil, de la premio Nobel Svetlana Alexiévich, donde se transfiere al Príncipe Mishkin, personaje de Dostoievski a la zona prohibida de la antigua Unión Soviética, convertida en un lugar de turismo exótico y radioactivo. Su codirector Alejandro González Puche nos dice “colocamos al Idiota tratando de salvar un mundo devastado…”

¡5 detalles que hacen del Festival un evento diferente!

_ El Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá para su trigésimo aniversario recibe a un exclusivo grupo de obras con diversas propuestas de teatro. Sin embargo, su encanto no solo reside en la calidad de las propuestas; su atractivo también recae en detalles curiosos que se empiezan a conocer y que hacen que este evento se reinvente:

  1. Tradición Argentina:

–           El teatro argentino es reconocido, no solo por los premios internacionales obtenidos, sino por las figuras emblemáticas de las tablas de ese país. Tal es el caso de Diego Velásquez, quien protagoniza la obra Escritor fracasado. Para el público colombiano no les es familiar su nombre, sin embargo, a los amantes del cine les resultará conocido su rostro, ya que hizo parte del elenco de la exitosa película, nominada a los Óscar, Relatos Salvajes. ¿Lo recuerdan? El fiscal del segmento “La propuesta” de ese filme.

La obra no se limita a esta anécdota, también podemos mencionar que este año su directora, Marilú Marini, tendrá que trabajar el doble. Dirigir a Velásquez y actuar también en Todas las canciones de amor, musical argentino dirigido por Alejandro Tantanian, donde Marini retrata a una mujer llena de recuerdos y sueños, con canciones de toda la vida, íntimas, de amor, que espera con ansia un ser querido.

Las agradables coincidencias también vienen de Argentina. Dos obras se relacionan de manera íntima en esta edición, Spam y Terrenal pequeño misterio Ácrata. La primera es dirigida por Rafael Spregelburd, merecedora de diversos premios como Casa de las Américas (Cuba), Tirso de Molina (España) y Ubu (Italia). La segunda, es dirigida por Mauricio Kartun, quien cuenta con más de 50 premios en su haber y de quien Spregelburd es discípulo. Ambos leyendas de la dramaturgia independiente.

  1. Tributo a los grandes que dejaron huella:

–           Dos homenajes a destacar. La de dos artistas fallecidos en 2016, que hicieron parte de los destacados del Festival en previas versiones. Se trata de la directora suiza Julie Finzi Pasca con la obra Per Te (Para ti), y el esloveno Tomaž Pandur, con la obra Symphony of Sorrowful Songs (Sinfonía de las tristes canciones). Julie Finzi Pasca estuvo en tres festivales anteriores con Nebbia (2008), Rain (2010), Donka (2012) y La Veritá (2014); Pandur participó en anteriores ocasiones con siete obras: Scherezade, Infierno, 100Minutos, Barroco, Calígula, Medea y Fausto.

  1. México y sus mejores exponentes en actuación:

–           El público del Festival puede ver reconocidos rostros del cine internacional en obras como La desobediencia de Marte, con José María Tavira, quien hizo parte del elenco de películas como La Máscara del Zorro, Amar Te Duele y Enemigos Íntimos. Junto a Tavira también actúa Joaquín Cosio, recordado por sus papeles en las mega producciones, El Llanero Solitario de Disney y Quantum of Solace, perteneciente a la saga de James Bond.

En el caso de la obra mexicana Enemigo del pueblo, actúa Luis Rábago, quien se destaca por haber hecho parte de la polémica serie El Chapo, que retrata la vida del narcotraficante mexicano Joaquín Guzmán.

  1. Teatro colombiano se inspira en obras universales:

–           Por parte de Colombia, algunos de sus representantes en el Festival buscan darle una mirada local a las obras de inmortales artistas internacionales. Tal es el caso de Negra/Anger, obra de danza contemporánea de Cartagena que recurre a la hermosa música de Nina Simone. También podemos mencionar la obra procedente de Cali, El idiota de Chernóbil, texto basado en la novela El Idiota del escritor ruso Fiódor Dostoievski y Voces de Chernóbil, escrito por la premio Nobel ucraniana Svetlana Alexievich. También está Antígona in Exilium, basada en la tragedia griega y en un texto de la filósofa española María Zambrano.

  1. Obras que generarán controversia:

–           Esta edición no está exenta de polémica, esta vez con la obra de Eslovenia Our Violence Your Violence dirigida por Oliver Frljić que de manera cruda y descarnada expone la crisis de los refugiados, el cierre de fronteras y la utilización del miedo como arma infalible de los nacionalismos y religiones.

Share Button