lunes enero 25 de 2021

Gobierno y ELN reanudan diálogos de paz

15 marzo, 2018 Política

Este jueves se reanudaron en Quito (Ecuador) las negociaciones entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla del ELN.  La reactivación de los diálogos entre las dos delegaciones se presenta después de tres meses de suspensión.

El jefe de la delegación del Gobierno, Gustavo Bell Lemus viajó el pasado martes a la capital ecuatoriana después que el presidente Juan Manuel Santos ordenara reanudar las negociaciones.

El pasado 10 de enero, el jefe de Estado había tomado la decisión de suspender los diálogos a pocos días que se realizará la instalación de la quinta mesa de negociaciones.

En su momento, Santos cuestionó la voluntad de paz del grupo guerrillero tras el final del cese al fuego bilateral.

El Presidente citó en esa oportunidad que el ELN había adelantado una oleada de atentados contra integrantes de la Fuerza Pública, población civil e infraestructura petrolera.

Sin embargo, tras el cumplimiento del cese unilateral al fuego por parte del ELN durante las elecciones parlamentarias, el presidente de la República dio la orden de reactivar los diálogos.

La delegación gubernamental deberá estudiar una nueva hoja de ruta, teniendo en cuenta las conclusiones a las que se llegaron durante los meses de noviembre y diciembre pasados.

–Tal como estaba anunciado, se reanudaron este jueves en Quito, la capital de Ecuador, las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y el Eln a abordar los temas de la participación de la sociedad en el proceso y las propuestas para un nuevo cese al fuego.

Los diálogos, correspondiente al quinto ciclo de negociaciones, se reactivaron en la hacienda Cashapamba, luego de tres meses de suspensión, como consecuencia de la oleada terrorista desatada por el reducto guerrillero contra la infraestructura petrolera, la fuerza pública y la población civil.

“Para nosotros acudir de nuevo a la mesa de diálogos, significa construir una mayoría de la sociedad por la paz”, indicó el cabecilla del Eln alias Pablo Beltrán.

Pero, a la par con el reinicio de conversaciones en Quito, un reducto del Eln que se autodenomina frente de guerra urbano nacional, emitió un comunicado en el cual despotrica del presidente Juan Manuel Santos y de sus promesas de paz, a tiempo que justifica sus acciones terroristas diciendo que “han estado en el marco de los códigos de la guerra” y que no han sido “contra civiles desarmados e indefensos como si lo hace el Ejército y la Policía colombiana”.

“Se rasgan las vestiduras, supuestamente, por no entender que el Eln proponga un gran dialogo y una solución política al conflicto a la par que actúe en pleno ejercicio del derecho a la rebelión contra las fuerza armada del establecimiento”, afirma el escrito.

“Nos llama incoherentes por activar nuestro accionar una vez terminado el cese temporal, pero durante el cese sostuvo la orden de atacar campamentos y asesinar lideres y lideresas sociales”, subraya.

“Tilda de cobardía nuestras acciones y ordena celeridad para señalar culpables, pero se hace el ciego frente a los centenares asesinados del movimiento social, crímenes que siguen en la absoluta impunidad y que de manera aterradora reciben la burla de su ministro de defensa.

Agrega que “a pesar del incumplimiento del anterior cese temporal, mantuvimos nuestra delegación en la mesa y en disposición de continuar el dialogo, cumplimos con frenar nuestras acciones, honrando la palabra puesta en el acuerdo temporal. Diferente hace el gobierno, que cuando siente la fuerza, abandona la mesa y amenaza con romper”.

El pasado 29 de enero, el presidente Juan Manuel Santos decidió “suspender la instalación del quinto ciclo de conversaciones con el Eln hasta no ver coherencia entre sus palabras y sus acciones”.

Lo hizo tras la oleada terrorista desatada por el grupo guerrillero contra la fuerza pública, la infraestructura petrolera y la población civil.

“El gobierno ha sido generoso y ha mostrado voluntad permanente de paz, una voluntad que no puede ser vulnerada”, advirtió el mandatario.

Además, Santos dijo: “Mi paciencia y la paciencia del pueblo colombiano tienen su límite, por eso he tomado la decisión de suspender el quinto ciclo de negociaciones con el Eln hasta que no vea coherencia entre sus palabras y sus acciones”.

“Los hechos son tozudos y el comportamiento del Eln me obliga a asumir con esta organización lo que he denominado la doctrina RABIN: Se combate el terrorismo con toda contundencia como si no hubiese negociación de paz, y se negocia como si no hubiese terrorismo”, notificó.

“El quinto ciclo de negociaciones continuará cuando el Eln haga compatibles sus acciones con la voluntad de paz del pueblo colombiano y de la comunidad internacional”, precisó.

El 12 de marzo, tras el cese al fuego unilateral que determinó el Eln con ocasión de las elecciones para Congreso de la República, el presidente Juan Manuel Santos anunció su decisión de descongelar las negociaciones de paz con el Eln.

“He dado instrucciones al jefe del equipo negociador, Gustavo Bell, para que viaje a Quito y reactive la mesa de diálogo”, señaló el jefe del Estado.

“El objetivo es avanzar en los puntos de la agenda, y lograr un nuevo cese al fuego y de hostilidades, amplio y verificable”, precisó el jefe del Estado.

“La paz tiene el mayor beneficio de todos: ¡salva vidas!. Por eso decidí retomar los diálogos con el Eln. Como gobernante y ciudadano agotaré hasta el último recurso para que el conflicto no nos robe más vidas”, puntualizó el primer mandatario.

Share Button