martes febrero 19 de 2019

“Van a tener que tomar una decisión” sobre la ayuda humanitaria les dice EE.UU. a militares

09 febrero, 2019 Generales, Internacionales

 

Embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker en Cucuta

El gobierno de EE.UU. responde con la ayuda humanitaria a una petición del presidente interino de la nación, Juan Guaidó, quien ha señalado que el país atraviesa una crisis humanitaria, que a su vez niega el gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

El embajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, dijo el viernes a los venezolanos que “el alivio llegó” y envió un mensaje a los militares que respaldan la posición del presidente en disputa Nicolás Maduro de no dejar entrar la ayuda humanitaria varada en Cúcuta, a solo 300 metros de Venezuela.

En una conferencia de prensa frente al centro de acopio donde se almacenan las primeras 100 toneladas de alimentos, medicinas e insumos médicos, Whitaker agradeció al gobierno de Colombia que lidera Iván Duque.

“No hay país en el mundo que ha hecho más que Colombia”, dijo Whitaker en alusión al papel de Colombia en los esfuerzos por conseguir la democratización de la democracia y hacer frente a la crisis humanitaria en Venezuela.

Whitaker expresó al pueblo venezolano que “el alivio llegó. Nosotros estamos respondiendo al pedido del presidente (Juan) Guaidó (…) Vamos a seguir con eso. Será un proceso, pero sabemos lo que son sus necesidades, sabemos lo que son sus capacidades y vamos a seguir en eso”.

Se trata de un proceso a largo plazo que tendrá cinco etapas, según explicó el representante de Guaidó y coordinador de la coalición que organiza la ayuda humanitaria, Lester Toledo. El próximo paso incluye la visita a 100 puntos de acopio de los insumos, incluyendo un sitio en el Caribe que no se identificó.

Toledo calificó como “un tsunami” la ayuda internacional que está por llegar a Venezuela.

No es claro cómo o cuándo entrará la ayuda humanitaria a Venezuela, en medio de la crisis política generada por la dualidad de poder vigente en el país.

Por un lado está Maduro, cuyo segundo mandato asumido el 10 de enero es desconocido por EE.UU., la mayoría de los países de América Latina y naciones europeas; y por el otro lado, está el presidente interino Juan Guaidó, aceptado dentro y fuera de Venezuela, pero que no cuenta hasta ahora con el apoyo de los militares, muchos de ellos emplazados en la frontera para impedir que la ayuda llegue a los venezolanos.

Los militares siguen la pauta de Maduro, según la cual no hay crisis humanitaria sino “un golpe de Estado” promovido por la oposición con la ayuda de EE.UU.

A estos militares se dirigió Whitaker el viernes y les dijo “ustedes señores oficiales y tropas de las Fuerzas Armadas de Venezuela tienen una oportunidad de ser participantes en una gran campaña humanitaria para dar respuestas a los problemas de su país. Es una oportunidad para ustedes, van a tener que tomar una decisión. A la decisión de ustedes se va a juntar sus madres, sus hermanas, sus esposas y sus hijas, todos van a recordar. También nosotros en el mundo entero”.

Además explicó que se trata de “una campaña humanitaria” que tiene “base moral y ética”.

“Está formada para aliviar dolor y hambre (…) está dirigida a los más necesitados. Es legal, está autorizado por el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Es urgente y ustedes van a saber más de eso que nadie, viviendo allá en Venezuela lo urgente de la situación”, concluyó.

Share Button