sábado agosto 17 de 2019

El Ojo del Halkón Objeción

¿Y el poder para que? Darío Echandía 

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

 En este momento la frase del expresidente Darío Echandía viene como anillo al dedo y se da en el ámbito nacional e internacional y solo destaco tres escenarios: en Venezuela, Maduro hace lo que se le viene en gana, en medio de la situación que vive el país prohíbe la entrada de la ayuda humanitaria y reina la represión para su pueblo.

En Estados Unidos, Donald Trump da bandazos buscando una política internacional, la va mal con Corea, pero trata de sentirse fuerte al buscar financiar y tener seguidores para hacer el muro entre la gran potencia y México.

En Colombia, las cosas no están tan lejos, dígase la verdad sí o no hay una polarización de manera tal que uno se queda aterrado escuchando las declaraciones de algunos miembros del partido de gobierno, cuando dicen tranquilamente que su discurso es el único que vale y que harán las reformas que la dirigencia del partido ponga en marcha. El presidente Duque está a punto de objetar el proyecto de ley estatutaria de la JEP, haciendo oídos sordos a las opiniones internacionales, en especial de Derechos Humanos y a los entendidos, entre ellos el Procurador General de la Nación, que le gritan a grandes voces que no vaya a cometer el error de objetar esta medida, porque entraría a perjudicar a las víctimas, a los militares y a los que se han acogido al Proceso de Paz.

Pero cuando uno tiene algo en la cabeza y nadie se lo saca, trata de hacer lo que se le viene en gana y Duque siempre ha pensado que como dice su mentor, el expresidente senador Álvaro Uribe, hay muchas cosas a las que hay que hacerles cambio simplemente porque no están de acuerdo o les perjudica.

No me quiero meter en camisa de once varas, pero es el momento que el presidente Duque debe de pensar en gobernar al país, en pensar en una verdadera reforma a la justicia y por los problemas que se han presentado en la JEP, no tome determinaciones de acabarla, porque si a esto nos acogemos ya debía de estar cerrada la Fiscalía General de la Nación y también las Cortes por lo del Cartel de las Togas.

Dice el expresidente Uribe que hay que reformar la Ley Estatutaria, también dijo desde campaña que había que reformar el Proceso de Paz y muchos llegaron a decir que lo que esperaba el partido de gobierno era volver trizas este proceso.

La gente de a pie no está de acuerdo con el tono guerrerista del presidente Duque y el canciller Holmes Trujillo porque consideran que de haber un conflicto bélico en Venezuela el gran afectado sin lugar a dudas será Colombia y es nada mas y nada menos que por ser vecinos y por contar con una frontera bastante extensa el asunto no va a ser tan fácil de controlar y principalmente cuando Maduro, Diosdado Cabello y sus secuaces apoyados por los mercenarios que conforman gente salida de la cárcel, activos del ELN y disidentes de las FARC fueron capaces de frenar la entrada de la ayuda humanitaria, demostrando que tienen toda la capacidad para hacer lo que se les viene en gana, sin respetar lo que se diga a nivel internacional.

El apoyo que tiene Maduro con Rusia y otros países, no creo que por muy buena amistad, sino por intereses económicos va a frenar que cualquier potencia, incluido Estados Unidos vaya a tomar medidas a la fuerza para sacar al Dictador.

La tarea que trata de sacar adelante el presidente Duque con relación a Venezuela es bastante difícil y sería mejor que se manejaran las cosas con buen tacto y prudencia como nos enseñaba mi abuelo, un hombre que sobrevivió a la guerra y que tenía mucha experiencia y que cuando decía que manejar las ideas de una persona obsesionada era muy difícil, porque para solucionar los conflictos es necesario el diálogo y no se ve un diálogo a la vista con Maduro.

Hace unos días leía una columna de un colega en donde hablaba sobre el día después de Maduro y me atreví a decirle que si ese tema era para hoy o para dentro de cuantos años, a lo que me dijo que era para hoy, porque si los venezolanos habían sido capaces de chañarle al mundo por mas de seis meses con la  vida de Hugo Chávez, eran capaces de hacer lo menos pensado, aunque consideraba que el fina de Maduro había llegado.

Pero me está pasando lo de Duque, estoy mirando mas los problemas de afuera y me estoy olvidando de los problemas de la casa, aunque doy el beneficio de la duda a que el presidente Duque pueda regresar por el camino y pueda cumplir con las promesas hechas a los campesinos, a los ancianos, a los cafeteros y a los del sector turístico que con el correr de los años va a dejar a Colombia como dije el pasaje bíblico, convertido en una tierra en donde fluye leche y miel.

No podemos tapar el sol con las manos y tenemos que darnos cuenta que la situación con el ELN es bastante complicado, que la violencia en las ciudades y en todo el país es un verdadero dolor de cabeza; pero el verdadero dolor de cabeza es que no se cree en los políticos, mucho menos en la justicia y a pesar de las encuestas, tampoco en el Gobierno, las encuestas por lo general no dicen la verdad y de eso el país tiene experiencia. No podemos vivir de encuestas, debemos de vivir de realidades y los medios de comunicación debemos de decirle al pueblo la verdad, porque muchas veces parece que fuéramos los voceros del Gobierno de turno, muchas veces por la pauta en un interés comercial que está haciendo perder credibilidad ante el ciudadano del común.

No creo que el país sea el mismo, en caso de que se objete el proyecto de ley estatutaria de la JEP, no se haga una verdadera reforma a la justicia y no se cambie tanto de lo que se diga en la mañana, por la tarde, sino que haya firmeza y que cuando se diga algo fue porque se hizo los verdaderos estudios para dar la última palabra.

No se puede perder la esencia democrática y el respeto a los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, y para evitar eso quienes forman parte de esos poderes deben de dar bases para que se les respete; porque por lo que vemos, o se cree en el Gobierno, no se cree en el Congreso y los políticos y no se cree en la Justicia, lo que quiere decir que estamos al borde de un caos, un caos que se puede evitar haciendo las cosas bien y no gobernando de manera personal, haciendo valer los derechos de unos y de otros no, sino recordar para que son esos poderes, según la Constitución Nacional.

No hay que hablar que está respetando la libertad de prensa, sino respetarla y no perseguir a los periodistas sea cual sean sus ideas que tengan y no violentarlos por sus opiniones, porque no todos tienen que ser amigos del Gobierno y de los políticos y la prensa está para ver como se hacen las cosas y contarle la verdad al pueblo.

Nota:

Me pidieron que escribiera sobre el tema de la selección sub 17 femenina; pero he tomado una determinación y es la de esperar las investigaciones que se adelantan al respecto; pero espero que esta no sea causa de acabar con un naciente fútbol femenino que ha dado triunfos al país y en donde se demuestra que la mujer actual se desempeña con lujos de detalles en cualquier ámbito de la vida y que el acoso sexual debe desaparecer en todos los ámbitos de la vida de los pueblos.

[email protected].

Share Button