viernes junio 21 de 2019

Federación de fútbol quedó en evidencia tras pruebas de las jugadoras

 

La FCF había asegurado que no se había presentado ninguna queja formal por las irregularidades en el equipo femenino de mayores.

En rueda de prensa, varias jugadoras de la Selección Colombia siguieron haciendo denuncias respecto a las supuestas irregularidades que se presentaron con algunas futbolistas y que involucra casos de discriminación laboral y acoso sexual.

Las jugadoras de la Selección Colombia de mayores revelaron un sin número de pruebas que dejaron en evidencia a la Federación Colombiana de Fútbol, tras las declaraciones que en su momento habían entregado u directivos negando que se hubiese presentado una queja formal por supuestos abusos contra las futbolistas.

Según las deportistas, desde el 2012 en cabeza de la capitana Natalia Gaitán se envió una carta al entonces presidente de la Federación Luis Bedoya para poner en evidencia los casos de preparación, entrenamiento y apoyo económico.

El documento tiene sello de recibido, pero según la misma Gaitán esto no tuvo respuesta alguna: «Yo, Natalia Gaitán, capitana de la Selección Colombia, he tratado de muchos medios y muchas formas comunicarme con ellos; tengo una carta del año 2012 donde tratamos tres temas, tiene sello de recibió pero nunca fue contestada».

Por su parte Isabella Echeverri, quien tomó parte de la vocería, aseguró que de todo lo relacionado con pago de tiquetes, doble convocatoria, viáticos y procedimientos médicos asumidos por las jugadoras, se tienen evidencias que la Federación no ha reconocido.

«Todas las denuncias están sustentadas con pruebas. Pago de tiquetes por parte nuestra, falta de viáticos nacionales, falta en los servicios de salud, deficiencia de equipo médicos, pago incompleto en el Mundial de Canadá en lo cual la Federación prometió 10 millones y nos deben tres», explicó Isabella.

Y esos no son los únicos casos. Melissa Ortiz habló del pago médico que tuvo que hacer por una operación cuando estaba en concentración con el equipo y de pagos a cuentas personales del entrenador Felipe Taborda por las convocatorias paralelas.

Al revelarse todas estas estas pruebas la que sí está quedando en evidencia es la Federación de Fútbol que había dicho que nuca se había presentado una queja formal y que no tenían conocimiento de vetos contra algunas jugadoras.

El próximo lunes se realizará una reunión entre las jugadoras del equipo nacional y la Federación Colombiana de fútbol para dar solución a las problemáticas evidenciadas y lograr un cambio en el fútbol femenino de nuestro país.

El señalado volvió a ser Álvaro González Álzate, presidente de la Difútbol, de quién se revelaron audios en los cuales el dirigente se refiere a las integrantes del combinado nacional con términos salidos de tono frente a las denuncias de las jugadoras.

De los audios que más llamaron la atención fue el referente a Daniela Montoya, futbolista que años atrás se convirtió en la primera integrante de la Selección Colombia que denunció las irregularidades de organización al interior del equipo ‘tricolor’.

Del mismo modo, las presentes en la rueda de prensa cuestionaron la última decisión de la Federación Colombia de Fútbol de cambiar el formato de la liga femenina para su edición 2019, mezclando deportistas aficionadas con profesionales. Esto, según las jugadoras, es una retaliación por las denuncias realizadas durante el último mes y que han puesto sobre la mesa el debate de cuáles son las condiciones en las que compiten los combinados femeninos en los diferentes torneos donde participan.

«Álvaro González, tomándose atribuciones que no le corresponden sobre el fútbol profesional, decidió crear un campeonato para quitarle el dolor de cabeza al señor Vélez de cumplir lo que había prometido», dijo por su parte Carlos González Puche, director de Acolfutpro.

Share Button