miércoles julio 17 de 2019

Colombia estuvo bien, puso un punto alto

Rufino Acosta Rodriguez

Bogotá, 17 de junio_ RAM_ Argentina tenía poblado el medio campo, asumía el control del partido y creaba situaciones conflictivas para Ospina, providencial y seguro ante remates peligrosos.

Fue entonces cuando el largo y magistral pase cruzado de James Rodríguez a Roger Martínez sirvió para cambiar la historia.

Roger hizo un desborde hacia dentro y sacó un disparo potente hacia la esquina izquierda del arco que custodiaba Armani para poner en ventaja a Colombia.

Esa anotación desconcertó al rival, que vio como la noche se le venía encima y terminaba por quedar apabullado con el centro de Lerma y el furioso remate de Duván Zapata.

Ya no había reversa, Colombia imponía su jerarquía y se abría paso hacia una victoria concluyente.

Ya habían pasado nada menos que doce años desde el último triunfo sobre Argentina.

Por algo escribió Mike Forero Nougués en alguna ocasión, por allá en la década del 70, la frase «ganarle a la Argentina y morir». Todavía estaba lejos el 5-0 de 1993 en Buenos Aires, y mucho más este 2-0 en tierras brasileñas.

Colombia repitió de entrada con Stefan Medina como marcador derecho y Luis Fernando Muriel al lado de Falcao García.

La tempranera lesión de Muriel permitió el ingreso de Roger Martínez, quien a la postre sería uno de los pilares del triunfo.

Duván Zapata es el relevo natural de Falcao y hasta ahora ha sabido aprovechar su cuarto de hora. Entró como un volcán y Argentina sintió los tremores.

Aquello de que «esto es América» le pareció volver a complicar la situación a Lionel Messi. Sintió la marca escalonada y fue poco lo que pudo hacer. Acá no goza de privilegios.

Colombia se mostró serio, se sobrepuso a algunas fallas y salió airosa de manera contundente, para tomar la delantera en el grupo que también integran Paraguay y Catar. Se estima que ya tiene medio tiquete para segunda fase.

Impecable la pareja de centrales que forman Yerri Mina y Davinson Sánchez. Willian Tesillo se queda con el puesto de marcador izquierdo, con eficiencia defensiva y capacidad para el apoyo. Stefan Medina debe olvidarse del regateo en su propia área.

En el medio hay un gladiador que se llama Wilmar Barrios, pero nadie desentona porque Mateus Uribe, Cuadrado, James y más tarde Lerma, hacen su tarea con notable aplicación.

Falcao lucha sin desmayo y Martínez es el dueño de la sorpresa. Duván Zapata aplica el puntillazo.

Digamos que en esencia, Colombia estuvo bien, puso un punto alto y se lleva 3 unidades, básicas para la pretensión de llegar lejos en esta Copa América.

Si lo prefieren, guarden prudencia y festejen con moderación.

Share Button