miércoles septiembre 18 de 2019

El Ojo del Halkón Ni rajan ni prestan el hacha

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 07 de julio de 2019 RAM_ Parece que una de las debilidades de los seres humanos es de no hacer la cosas y no dejar que otros lo hagan, y eso lo estamos viendo en lo que va corrido del Gobierno Duque.

Recordamos las pataletas de Andrés Pastrana Arango cuando no pudo ganar las elecciones que dieron como ganador a Ernesto Samper Pizano; se las ingenió y le hizo la vida a cuadritos con el famoso Proceso 8000 y no digo que lo que descubrieron las autoridades fue un tema grande y vergonzoso de corrupción en el mundo político y que los colombianos no olvidarán a Botero, el ex ministro que fue el involucrado en todo esto y que salpicó al resto del Gobierno, que no se dio cuenta que era lo que pasaba y mucho menos que se le había entrado un gran elefante al palacio de los presidentes.

Ahora nos ponemos a ver que el Presidente Duque no ha cumplido con muchas de las promesas de campaña, porque de la noche a la mañana comenzó a sacar el discurso de quien lo apadrina, Álvaro Uribe Vélez y con la manera guerrerista que los identifica en más de una oportunidad se han olvidado de la gran tarea de gobernar y otra cosa que puedo criticarle es que se está comprometiendo mucho en sus consejos comunitarios, aunque no se llaman así en este momento, en cosas que no le puede cumplir a la gente y es cuando comienza a perder credibilidad y es lo que decía yo hace unas semanas al comentar que daba pena que pudiera Duque acabar con una carrera política que se veía con gran futuro por ser un joven que lo que debe de pensar es en la proyección y no en el estancamiento.

Creo que lo mejor que hay que hacer en la vida es reconocer los errores, y evitar las consecuencias de nuestras acciones, a la carrera, y eso es lo que está pasando, se hace mucho gobierno en los medios de comunicación, cuando se debería de actuar antes de publicitarlos, para de esta manera evitar malos entendidos.

Conste que no estoy diciendo que sea malo el gobierno de Duque, a pesar de la sensación que deja en el ciudadano de a pie, que este Gobierno no ha empezado, y en donde se le critica que esté mas preocupado por los problemas ajenos que por los propios.

Hablaré de alguien que he admirado mucho y que le conozco desde hace muchos años, cuando trabajé con su señor padre, hablo de un liberal de raca mandaca que fue el padre de Carlos Holmes Trujillo, con quien tuve una gran amistad y admiraba su estrategia política y que creo que si estuviera en este momento estaría igual que la mayoría de colombianos, defraudado del mal manejo de la política internacional por parte de Carlos Holmes Junior.

Eso de andar cazando peleas no es bueno, porque a la hora de la verdad el que sale perdiendo es el país y como en el caso de Venezuela, sabemos que es un hueso duro de roer, por el manejo que se le ha dado y porque se ha reforzado la dictadura, herencia de Hugo Chávez y ahora en manos de Diosdado Cabello que pone a frentiar al mal llamada presidente Nicolás Maduro.

La política internacional no se hace tratando de demostrar las equivocaciones de los demás, porque si estos están equivocados, las cosas se caen de peso y lo que se debe es trabajar mirando hacia el futuro y no con ese espejo retrovisor que le está haciendo tanto daño al actual gobierno.

Para todo echarle la culpa al anterior gobierno no es bueno; porque eso tiene una solución, si lo que hizo el ex presidente Santos es malo, pues el actual gobierno tiene la potestad de arreglarlo y de corregir los errores; pero no con la cantaleta o excusa de que lo que está pasando es culpa del otro.

Otra cosa que debe de hacer el Gobierno, hablo del Ejecutivo, es dejar que la Justicia haga justicia y en el caso Santrich, dejar que la Corte Suprema de Justicia adelante las investigaciones y que si es culpable se le condene y caiga sobre él todo el peso de la ley, porque esa alta corte es la que debe decir si es delincuente o no y como están las cosas estamos seguros que eso se sabrá muy pronto, en caso de que el señor Santrich no se presente a indagatoria y desaparezca sin haber un motivo diciente a declarar como se le ha solicitado.

Si estoy de acuerdo con algo, que lo de Santrich, Márquez y El Paisa le hacen mucho daño al proceso de paz firmado con las FARC porque esto les da inseguridad a las bases, que en su mayoría parece que quieren reintegrarse a la vida civil porque después de muchos años o de no haber trabajado físicamente en algo diferente a la guerra, han aprendido que el dinero bien habido da excelente calidad de vida y tranquilidad de espíritu.

No voy a entrar a analizar el periodo legislativo que termina, aunque muchas opiniones son de que se rajó y que en un 80% los llamados Padres de la Patria no hicieron nada u otros se dedicaron a no dejar hacer nada, como en el caso del Centro Democrático, que se convirtió en la tranca en la rueda de su propio Gobierno.

Me enseñó mi abuelo, que era un hombre bastante sabio, con cerca de 100 años de edad, que uno tiene que respirar profundo antes de hablar para evitar salidas en falso como las del Ministro de Defensa y algunos personajes del Centro Democrático como Paloma Valencia y María Fernanda Cabal, entre otros, que harían mejor las cosas si se quedaran calladas.

Creo que el Proceso de Paz tiene muchos enemigos, pero son muchos enemigos, aunque hay unos que no son enemigos del Proceso de Paz pero que quieren ponerle trabas porque simplemente ese acuerdo no se firmó con ellos y es que en Colombia es natural o normal que las cosas sucedan de esa manera y lo vemos en el  caso del metro de Bogotá, en donde el señor Gustavo Petro y su alfil Holman Morris anuncian demandas contra la adjudicación del metro y la realización del mismo y es cuando uno se hace una pregunta, como es de fácil criticar cuando uno no ha podido hacer las cosas y conste que no estoy defendiendo a Peñalosa, porque aunque ha sido mejor su administración que la de los partidos de izquierda anteriores, tiene también sus errores como la inseguridad, el caos vehicular, etc., etc., etc.

Sería muy bueno que quienes ya somos mayores de edad, un día nos pudiéramos ir de este mundo terrenal viendo un país en paz y no manipulado como lo hemos tenido que vivir todos los de mi generación.

Decía en una de las columnas que sería el hombre más feliz y como periodista, totalmente satisfecho el día que pudiera escribir que aunque, con todos los problemas que hay, en Colombia se vivía una mediana paz que le podría dejar a mis hijos y a mis nietos y a las nuevas generaciones; pero como vamos esos cincuenta largos años de violencia continúan y la sangre de inocentes será la marca que nos perseguirá a todos hasta el final de nuestros días.

En el Gobierno Duque hay gente muy capaz, algunos ministros, otros viceministros y de institutos descentralizados y con una buena orientación y sin sesgos políticos y pensando en los menos favorecidos, estoy seguro que el Gobierno Duque podría ser uno de los mejores de los últimos años.

Al finalizar la conferencia episcopal de este año, los clérigos apelaron por la paz y la seguridad y uno de los obispos decían una cosa que es muy cierta, mientras no haya igualdad social la violencia no va a ceder terreno y mucho menos el narcotráfico, que de verdad nos tiene acorralados y es como vemos delante de nosotros a padres y madres sufriendo porque sus hijos han dejado los centros educativos para irse a las calles y a las ollas de vicio existente en las ciudades, sin que veamos una solución a la vuelta de la esquina.

Finalmente quiero decir que debe tenerse cuidado en el momento de corregir a los hijos y no ser violentos con ellos; pero a cuantos un chanclazo, una nalgada y una llamada de atención con autoridad pueden salvarles la vida y recuerden que hubo una psicóloga hace unos años que dijo a los cuatro vientos que corregir a los hijos era malo para ellos y le siguieron la cuerda y por eso vemos lo que estamos viendo en donde los jóvenes y los niños no respetan a los mayores y mucho menos a sus padres que solo los ven como los responsables de darles todo lo económico que necesiten.

Esa autoridad también se les ha quitado a los educadores y después no queremos estar quejándonos por lo que sucede.

Espero que el famoso proyecto de ley que se está estudiando para presentarlo al Congreso de la República por parte del Instituto de Bienestar Familiar tenga sus bases y no tenga que ver lo que le sucede a una pobre madre que por llamarle la atención a su hija sumida en las drogas a sus escasos 16 años, se le amenazó con ser demandada.

Decía un eslogan muy lindo de la Policía Nacional hace unos años que se encontraba en grandes pancartas en las principales ciudades del país y en los pueblos: “Educad a los niños para que no tengáis que castigar a los hombres de mañana”.

[email protected].

Share Button