jueves febrero 25 de 2021

La montañista colombiana Ana María Giraldo lista para conquistar la montaña insular más alta del mundo

Bogotá, 17 de julio_ RAM_ La montañista manizaleña, Ana María Giraldo, quien viene cumpliendo satisfactoriamente el reto “7 Cumbres”, el cual consiste en ascender a las cimas de las montañas más altas de cada continente, y de cada región polar, en 7 lugares diferentes del planeta, se alista para alcanzar su sexta cumbre, desafío que cumplirá a inicios del mes de agosto, escalando la montaña insular más alta del orbe, el monte Carstensz, que representa el pico más alto de Oceanía, a 4.884 msnm.

De las “Siete Cumbres” más altas del mundo la montañista colombiana ya ha escalado 5, el Everest, en Asia (8.848msnm); el Aconcagua, en América (6.962msnm); el McKinley,  en el círculo Polar Ártico (6.194msnm); el Kilimanjaro, en África (5.894msnm), y el Elbrús en Europa (5.642msnm).

Ahora, gracias al patrocinio de la Industria Licorera de Caldas, y el apoyo de la Secretaría del Deporte de Caldas y Normandy,  el reto será ascender al Monte Jaya, también conocido como Monte Carstensz o Pirámide de Carstensz, la montaña más alta de Oceanía, en la isla de Nueva Guinea. Es el pico situado en una isla más alto del mundo. Se encuentra en las montañas Sudirman, al oeste de la zona montañosa de Papúa, la mitad oeste de la isla principal de Indonesia, una zona frecuentemente agitada por terremotos y maremotos.

Allí, la deportista subirá más de 4.000 metros, y escalará una pared de roca, desafiando el frío, la humedad y la lluvia de esta región tropical del planeta, circunstancias que sin duda dificultan el ascenso.

“El reto “7 Cumbres” es unos de los mayores desafíos a nivel deportivo, no sólo por la logística necesaria para llegar a cada cima, algunas ubicadas en lugares tan remotos como la Antártida y Papúa Nueva Guinea, sino por las diferentes habilidades físicas y técnicas que plantean los ascensos sobre hielo, nieve y roca.

“El mayor reto de acuerdo con mi experiencia personal en las cumbres alcanzadas, ha sido el manejo de las emociones; la capacidad para sobrepasar dificultades; el trabajar con otros desde entender las diferencias; la toma de decisiones y el aprender a disfrutar cada momento de las expediciones, aún aquellos en los que las cosas no salen como lo habíamos planeado. En definitiva, las 7 cumbres más que 7 cimas para tomarse fotografías, representan un camino que ha sacado lo mejor de mí”, argumenta Ana María Giraldo.

Los riesgos del reto

“Como en todo reto hay riesgos, y en esta oportunidad hay varios, el primero tiene que ver con el orden público de la región, por lo cual la aproximación a la montaña debe hacerse en helicóptero por temas de seguridad; otro es el factor climático, por tratarse de una de las zonas más húmedas y lluviosas del planeta, lo cual puede retrasar la escalada, incluso, puede pasar que lleguemos al campamento base y nos toque regresar.

Durante la escalada, otro de los riesgos que Ana María deberá enfrentar será el riesgo de caída por la elevada inclinación de la montaña -que es casi vertical- por cual, la colombiana deberá ascender con cuerdas fijas, lo que implica un sistema adicional de seguridad; también, está presente el hecho de perder la conciencia del paso a paso por la exigencia física y mental lo que puede llevar a cometer un error que provoque un accidente; y finalmente, el factor miedo, que se apodere de nosotros, que esa falta de piso nos paralice y nos impida avanzar”, precisó Ana María Giraldo.

Arduo trabajo de preparación para esta quinta cima

Ana María lleva al menos dos años preparándose en diferentes frentes y con intensas rutinas de acondicionamiento físico, largas jornadas en el gimnasio, trote, bicicleta, muro de escalada, y una adecuada y balanceada alimentación que combina con suplementos dietarios, con el fin de cumplir este reto, para convertirse en la primera mujer colombiana en lograrlo. Esta sexta cumbre en especial representa un objetivo muy importante para la manizalita, pues retoma después de un receso de 6 años.

La atleta intensificó su preparación en aspectos clave como  entrenamiento en altura, (que los ha realizado en las rocas de Suesca-Cundinamarca de la mano de Juan David Mejía),  enfocada en ejercicios de equilibrio y movimientos de escalada. “El manejo de la respiración, también es muy importante. “Se trata de tener un ritmo pausado y constante y de hacerlo conscientemente para tener el control y estabilizar el cuerpo”, expresa la montañista.

Al Parque Natural de Los Nevados asciende constantemente, para para mejorar su desempeño en la altura y fortalecer su técnica en glaciares.

Su equipo

En esta aventura, que comenzará el 5 de agosto, Ana María estará dirigida por un grupo de guías locales (los mismos que acompañaron a Juan Pablo Ruiz, Marcelo Arbeláez y Nelson Cardona en el ascenso a esta cima), y otros cinco escaladores: dos de España (una pareja de esposos), dos alemanes y uno de Estados Unidos, compañeros que no seleccionó ella sino que fueron escogidos por su experiencia en la escalada. Ellos avanzarán en pareja de acuerdo con sus condiciones, pero siempre se moverán como equipo.

 La Ruta de la escalada:

Ana María, viaja  el 31 de julio desde Colombia a Nueva Zelanda, en Oceanía, luego se desplazará a Balí (Indonesia), en donde se encontrará con los otros escaladores de su grupo y los guías. Todos tomarán entonces un vuelo de tres horas a Timika, en la Costa sur de  Papúa- Nueva Guinea, allí estarán uno o dos días y entre el 5 y 6 de agosto abordarán el helicóptero que los llevará a un sitio próximo al campamento base.

Estando allí harán un proceso de aclimatación y adaptación durante tres días, (recorridos a montañas y comunidades cercanas), luego, si el clima lo permite, harán un primer intento de cumbre, hacia el 9 de agosto; si logran la cima bajaran al campamento, descansaran un día y saldrán de regreso el día 10. Si fuese necesario hacer más intentos de acuerdo con las condiciones climáticas, las fechas se pueden extender hasta el 14 del mismo mes. El retorno de la colombiana al país está previsto para el 20 de agosto.

De esta manera, con un equipaje que incluye la bandera de Colombia para izarla en la cumbre; las fotos de su esposo e hijos y de otros familiares que son su motor; un libro y la indumentaria propia de la escalada, esta mujer, madre, esposa, profesional y deportista de alto rendimiento buscará su sexta cima y de esta forma quedará a un solo paso de su reto “7 Cumbres”, desafío previsto para el 2020 en la Antártida.

Baudi, su aliado: Baudi se sumó como aliado de Ana María Giraldo y le proveerá las camisetas deportivas, tanto para sus entrenamientos como las que usará durante su aventura en la montaña.

Share Button