miércoles octubre 5 de 2022

Cuando las autoridades pierden la confianza y el respeto

Por Ricardo

Libreta de Apuntes 

Bogotá, 24 de marzo_ RAM_ Lo que está pasando hoy en las calles de Colombia no está bien. Pero tiene una razón de ser. A la gente le cambiaron las reglas del juego a mitad de camino y no estaba preparada para asumirlas. Le dijeron que el simulacro sería de 4 días y se alistó para 4 días.

El sábado a mitad del experimento le dijeron que ya no sería simulacro, sino cuarentena y que duraría 19 días. Pero que le daban 24 horas para ajustar sus vidas. Es decir, regresar a casa, recoger los elementos que necesita para trabajar a distancia y aumentar las provisiones.

Apenas unas horas después le volvieron a cambiar las reglas. Ya no habría tiempo de transición, sino que el simulacro, que en la práctica es igual a la cuarentena, se ampliaba un día más. Y que nadie podría salir hoy a la calle. La gente, sin quejarse simplemente no hizo caso.

Desde temprano la vía en donde vivo se llenó de carros, motos y gente. Lo mismo el Transmilenio y las Terminales de Transporte. No les importa si se contagian o los multan. Es que tienen que sacar plata del cajero, mercar, llevar el computador para la casa para poder trabajar

Comprar medicamentos, llevar provisiones y plata a sus abuelos, padres, parientes o amigos cercanos a los que quien sabe cuándo volverá a ver. Una cosa es un encierro de 4 días, otra muy distinta uno de 19 días. Si es que ese plazo se cumple porque ya quedó sembrada la duda.

Las autoridades nacionales, departamentales y locales mandaron al carajo este fin de semana largo la confianza, la credibilidad y el respeto del pueblo en ellas por no respetar sus propias reglas.

A la gente le podemos decir que tranquila, que las tiendas, las droguerías, las plazas y los supermercados van a abrir. Que los bancos van a funcionar. Pero le va a costar mucho creer. Ya le mintieron una vez. Le pueden volver a mentir. No va a confiar. Por lo menos no hoy.

https://www.libretadeapuntespodcast.com/post/cuando-las-autoridades-pierden-la-confianza

Share Button