viernes septiembre 18 de 2020

Las acusaciones de sobornos en la FIFA plantean más preguntas sobre el Mundial de Catar

 Por Simon Evans – Reuters

Washington, 07 de abril_ (Reuters) _ El Mundial de Catar 2022, el único gran evento futbolístico que no ha cambiado de fecha tras la crisis por el coronavirus, se ha convertido en el foco de nuevas denuncias de corrupción al interior de la FIFA después de la publicación de una nueva acusación del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Sospechas y rumores han rodeado la votación del ejecutivo de la FIFA en 2010 para otorgar los mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Catar. Sin embargo, el lunes los fiscales estadounidenses presentaron por primera vez acusaciones formales y directas.

Según los fiscales, representantes que trabajaban para Rusia y Catar sobornaron a representantes del comité ejecutivo de la FIFA para cambiar votos en la decisión del organismo que rige al fútbol mundial.

Aunque la FIFA ha respondido a acusaciones previas de la prensa sobre el proceso de postulación de Catar y ha insistido en que el torneo no se verá afectado, las acusaciones en Estados Unidos llevarán a nuevas preguntas sobre la sede de la competición, que está programada entre noviembre y diciembre de 2022.

El Departamento de Justicia acusa que el entonces vicepresidente de la FIFA Jack Warner recibió un pago de 5 millones de dólares a través de varias compañías ficticias a cambio de que votara a favor de que Rusia organizara el Mundial de 2018.

Warner ha sido acusado de varios delitos en la prolongada investigación en Estados Unidos y se enfrenta a un proceso de extradición desde Trinidad y Tobago. Warner, quien no estuvo disponible de inmediato para realizar comentarios, siempre ha negado cualquier ilícito.

La acusación también sostiene que tres miembros sudamericanos del ejecutivo 2020 de la FIFA -el brasileño Ricardo Teixeira, el fallecido Nicolás Leoz de Paraguay y otro conspirador no identificado- recibieron sobornos para votar a favor de Catar como anfitrión del torneo en 2022.

“A Ricardo Teixeira, Nicolás Leoz y el coconspirador #1 se les ofreció y recibieron pagos de sobornos a cambio de sus votos a favor de que Catar organizara el Mundial 2022”.

Los comités a cargo de las postulaciones de Rusia y Catar siempre han negado pagar sobornos. Los organizadores cataríes no ofrecieron comentarios de inmediato cuando fueron contactados por Reuters.

Información de Simon Evans; información adicional de Gabrielle Tétrault-Farber, Alexander Marrow y Maria Grabar en Moscú; editado en español por Ricardo Figueroa; traducido por Andrea Ariet en la redacción de Gdansk

Se abrió un nuevo capítulo del escándalo que ha sacudido al mundo del fútbol

Washington, 07 de abril_ (Reuters) _ Se abrió un nuevo capítulo del escándalo que ha sacudido al mundo del fútbol. En esta ocasión se sumaron cuatro acusados que corresponden a compañías televisivas que pagaban sobornos para ganar, así, los derechos de transmisión de torneos

Fiscales estadounidenses acusaron el lunes a dos ex ejecutivos de 21st Century Fox Inc. de pagar millones de dólares en sobornos para asegurar derechos de marketing de partidos de fútbol, ​​los últimos cargos en una larga investigación de corrupción en torno a la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial.

Los ex ejecutivos de Fox Hernán López y Carlos Martínez fueron acusados ​​en el tribunal federal de Brooklyn por cargos de fraude electrónico y lavado de dinero, junto con Gerard Romy, ex codirector ejecutivo de la compañía de medios española Imagina Media Audiovisual SL, y Full Play Group SA, un compañía uruguaya de marketing deportivo.

La investigación de Estados Unidos sobre corrupción en el mundo del fútbol se hizo pública en 2015 con el anuncio de cargos penales contra una serie de dirigentes y empresarios.

Los fiscales dijeron por primera vez en la acusación del lunes que funcionarios de la FIFA aceptaron sobornos en relación con la elección de Rusia y Qatar para organizar las Copas del Mundo 2018 y 2022, respectivamente. Esas acusaciones no involucran a ninguna de las personas ​​recién acusadas.

Según la acusación, López, de 49 años, se desempeñó como director ejecutivo de una subsidiaria de Fox en América Latina, mientras que Martínez, de 51 años, se desempeñó como presidente. Trabajaron con Full Play para sobornar a los funcionarios de la Conmebol ​​a cambio de los derechos de los eventos, incluida la Copa Libertadores, dijeron los fiscales.

Romy, de 65 años, participó en un esquema para sobornar a funcionarios de la Unión Caribeña de Fútbol y a la Unión de Fútbol Centroamericana para garantizar los derechos de los partidos de clasificación para la Copa del Mundo, según los fiscales.

El escrito, que reúne varias declaraciones, se centra en el pago indebido de empresarios que buscaban quedarse con derechos de transmisión.

Fragmentos destacados del comunicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos

“Los cargos revelados hoy reflejan el compromiso continuo de esta Oficina de erradicar la corrupción en los niveles más altos del fútbol internacional y en las empresas dedicadas a promover y transmitir el deporte”, señaló el fiscal de los Estados Unidos Donoghue, en el documento. “Tanto las empresas como las personas deben comprender que, independientemente de su riqueza o poder, serán llevados ante la Justicia si utilizan el sistema financiero de los Estados Unidos para corromper más fines”.

En la investigación participaron también el Escuadrón de Delincuencia Organizada Conjunta Euroasiática del FBI de Nueva York, la Iniciativa de Integridad en el Deporte y los Juegos del FBI y la Oficina de Campo del IRS-CI Los Ángeles, así como sus colegas en los Estados Unidos.

“La especulación y el soborno en el fútbol internacional han sido prácticas arraigadas y comúnmente conocidas durante décadas. Estos hombres, junto con el público en general, han conocido al FBI de Nueva York, y nuestros numerosos agentes de la ley están investigando los apretones de manos ilícitos y los acuerdos clandestinos ocultos en la infraestructura de eventos de fútbol, ​​lugares y contratos de comercialización. Los primeros cargos públicos se remontan a 2015. Esto debería ilustrar a todos los que todavía esperan anotar millones de forma corrupta, los vamos a encontrar «, declaró Sweeney, director asistente asistente del FBI.

El FIFA Gate comenzó en 2015, y hay más de 40 dirigentes y empresarios acusados (Rodrigo Acevedo)

“Durante un período de muchos años, los acusados ​​y sus cómplices corrompieron el Gobierno y los negocios del fútbol internacional con sobornos y se involucraron en esquemas criminales fraudulentos que causaron un daño significativo al deporte del fútbol. Sus esquemas incluían el uso de compañías fantasmas, contratos de consultoría simulados y otros métodos de ocultación para disfrazar los sobornos y hacerlos parecer legítimos. IRS-CI se enorgullece de haber trabajado junto con nuestros socios en el FBI para desentrañar este rastro de engaño”, afirmó Korner, agente especial a cargo del IRS-CI.

Como se establece en la acusación, los nuevos demandados utilizaron sus posiciones en el mundo del fútbol internacional para participar en esquemas que involucran la solicitud, oferta, aceptación, pago y recepción de sobornos, principalmente para obtener derechos de transmisión lucrativos para varios torneos internacionales de fútbol y eventos. Por ejemplo, como se alega:

López y Martínez, ex ejecutivos de alto rango de las subsidiarias de Fox, responsables del desarrollo y la ejecución de los negocios de transmisión deportiva de Fox en América Latina, se unieron a Full Play y otros conspiradores en un esquema que implica el pago anual de millones de dólares en sobornos a funcionarios de CONMEBOL a cambio de los lucrativos derechos de transmisión de la Copa Libertadores, el torneo de clubes más popular de la región, entre otros eventos. López y Martínez también confiaron en la lealtad asegurada mediante el pago de sobornos a ciertos funcionarios de CONMEBOL para promover los intereses comerciales de Fox, incluida la obtención de información confidencial sobre los derechos para transmitir los torneos de la Copa Mundial 2018 y 2022 en los Estados Unidos, derechos que Fox ha obtenido con éxito.

Romy era un ejecutivo de alto rango y accionista de Imagina, un conglomerado multinacional de medios privado con sede en Barcelona, ​​España, que poseía varias subsidiarias en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos. Romy participó en esquemas para pagar millones de dólares a altos funcionarios de la Unión de Fútbol del Caribe (CFU) y de federaciones dentro de la Unión de Fútbol Centroamericana (UNCAF), ambas uniones regionales de fútbol que operan bajo el paraguas de CONCACAF, para asegurar los medios y los derechos de comercialización de los partidos clasificatorios para la Copa Mundial de la FIFA organizados por federaciones dentro de la CFU y la UNCAF. En relación con el esquema de CFU, Romy y sus conspiradores acordaron pagarle a Jeffrey Webb, un alto funcionario de CFU y el presidente de CONCACAF.

Full Play, una empresa de marketing deportivo constituida en Uruguay, con sede en Buenos Aires, Argentina, y propiedad de los acusados, padre e hijo Hugo Jinkis y Mariano Jinkis, participó en numerosos esquemas para pagar sobornos a funcionarios de CONMEBOL y CONCACAF a cambio de medios y de los derechos de comercialización de varios eventos de fútbol, ​​incluidos los clasificatorios para la Copa Mundial y los partidos amistosos, la Copa Libertadores y las múltiples ediciones de la Copa América, un torneo de equipos nacionales administrado por CONMEBOL. Hugo y Mariano Jinkis, señalados ​​en la primera acusación en el caso revelado el 27 de mayo de 2015, siguen prófugos.

Denunciaron que Rusia pagó sobornos para ganar la elección del Mundial de 2018 (Reuters)

Denunciaron que Rusia pagó sobornos para ganar la elección del Mundial de 2018 (Reuters)

En relación con los esquemas anteriores, la acusación formal acusa a Romy y Full Play de conspiración RICO, y a los cuatro nuevos acusados, ​​por fraude electrónico y delitos de lavado de dinero. Cada uno de los delitos conlleva un máximo de 20 años de prisión y, si son declarados culpables, cada acusado enfrenta una restitución obligatoria, confiscación y una multa.

Otros esquemas alegados en la acusación se relacionan con el pago y la recepción de sobornos “en relación con (…) la elección de la FIFA de los países para albergar varias ediciones de la Copa del Mundo, incluyendo la Copa Mundial organizada por Rusia en 2018 y la Copa Mundial programada para ser organizada por Qatar en 2022”.

Los cargos en la acusación son alegaciones, y los acusados ​​se presumen inocentes a menos y hasta que se demuestre su culpabilidad.

El caso del Gobierno está siendo procesado por los fiscales adjuntos de los Estados Unidos Samuel P. Nitze, M. Kristin Mace, Keith D. Edelman, Patrick T. Hein, Kaitlin T. Farrell, David C. Pitluck y Brian D. Morris, con la asistencia de Oficina de Asuntos Internacionales y Sección de Crimen Organizado y Pandillas del Departamento de Justicia.

Share Button