miércoles octubre 5 de 2022

Polvo proveniente del Sahara podría afectar la calidad del aire de Bogotá

Imagen. Pixabay

Bogotá, 24 de junio_ RAM_ Durante los últimos días una gran masa de polvo proveniente del desierto del Sahara ha viajado kilómetros de distancia, desde el continente africano hacia el continente americano, producto de la fuerza que ejercen los vientos alisios y que son frecuentes por esta época del año.

En las imágenes captadas por los satélites que orbitan la tierra se puede observar una nube de color marrón que se desplaza hacia el caribe y que podría afectar la calidad del aire del país y de Bogotá.

En el siguiente enlace puedes hacer seguimiento en vivo al paso de la nube de polvo del Sahara por el continente americano.

Este fenómeno trae consigo algunos efectos para los cuales hay que tomar ciertas medidas, como por ejemplo hacer uso del tapabocas, debido a que la nube de polvo presente en el aire incrementa las posibilidades de adquirir infecciones respiratorias.

¿Cuáles son los efectos de la nube de polvo del Sahara?

Este es un fenómeno que trae consigo diversos efectos que ayudan a regular los ciclos de la naturaleza. En un reciente comunicado, la BBC asegura que la capa caliente de estas partículas estabiliza la atmósfera.

El polvo está compuesto por diversos elementos químicos y minerales que cumplen una función de fertilización de los suelos y de los océanos, es decir que las partículas que llegan al Amazonas, por ejemplo, fertilizan el suelo y esto favorece el surgimiento de nueva vida.

La nube de polvo también absorbe la luz solar y esto regula en gran medida la temperatura del planeta, entre otros beneficios.

Según los pronósticos del sistema de composición atmosférica de la NASA, GEOS-CF, se espera un incremento en las concentraciones de estas partículas en la capital colombiana durante este jueves 24 y viernes25 de junio de 2020.

¿Cuáles son los efectos para la salud y la calidad del aire?

La nube de polvo afecta la calidad del aire y la salud humana debido al incremento en la concentración de partículas en la atmósfera de tipo 2.5, es decir, aquellas que por su diminuto tamaño ingresan con facilidad al sistema respiratorio y puede generar problemas respiratorios, alérgicos y/o irritaciones en los ojos y en las mucosas.

Por ello es importante continuar con las medidas de protección que también exige el coronavirus, como son hacer uso del tapabocas para proteger las vías respiratorias y acatar las medidas de aislamiento.

Es importante tener en cuenta que esta nube de polvo supone un riesgo extra para la salud de aquellas personas más vulnerables o que tienen problemas respiratorios, y por ello es importante el autocuidado y evitar exponerse sin la debida protección al ambiente de la ciudad durante los próximos dos o tres días.

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá aún no registra incrementos irregulares en la concentración de material particulado, sin embargo, se prevé que el incremento será de un 50 y 75 por ciento durante estos días, en relación a los registros de días pasados.

“Desde la Secretaría de Ambiente nos encargamos de monitorear no solo la sabana de Bogotá sino los factores externos que pueden llegar a incidir en la calidad del aire de la ciudad. Estaremos al tanto para tomar las medidas que sean necesarias en cuanto a las posibles afectaciones que pueda traer la nube de polvo del Sahara”, aseguró el subsecretario de Ambiente, Julio César Pulido.

Según el registro del mapa del Índice Bogotano de Calidad del Aire, IBOCA, en este momento se registra un total de 12 estaciones de la ciudad en condiciones moderadas de concentración de partículas 2.5 y la estación ubicada en la localidad de Kennedy registra un nivel regular.

Share Button