viernes octubre 7 de 2022

Merkel, tranquila por acuerdo alcanzado en cumbre europea de Bruselas

Angela Merkel Fotooto: Alexandros Michailidis/European Council/dpa

Agencia Dpa 

Bruselas/Berlín, 21 de julio_ RAM_ La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su alivio por el acuerdo alcanzado hoy en la cumbre especial europea para combatir la crisis generada por la pandemia de coronavirus.

«No fue fácil», dijo la mandataria germana esta mañana al concluir la cumbre en Bruselas, que había comenzado el viernes. Merkel subrayó, sin embargo, que lo que cuenta para ella es «que al final llegamos a un acuerdo» y que el objetivo era mostrar firmeza.

Poco antes, los estados de la Unión Europea (UE) habían acordado el mayor presupuesto y paquete financiero de su historia. Después de más de cuatro días de negociaciones, el compromiso fue aceptado por los 27 Estados miembros.

En total, el paquete asciende a 1,8 billones de euros (unos 2,06 billones de dólares), de los cuales más de un billón de euros se destinan a un marco financiero para el presupuesto 2021-2027 y 750.000 millones de euros a un programa de recuperación e inversión para contrarrestar los efectos de la crisis provocada por la pandemia.

Merkel señaló que las nuevas circunstancias también requerían nuevos métodos excepcionales y que por ello también la cumbre había tomado un tiempo inusualmente largo.

«El presupuesto está orientado al futuro de Europa», indicó la canciller, a la vez que acotó que se trata asimismo de garantizar que el mercado interior pueda seguir funcionando en una de las crisis más graves de la comunidad europea. Merkel pronosticó también «discusiones muy difíciles» con el Parlamento Europeo.

Con el paquete financiero, la Unión Europea busca contrarrestar la histórica recesión económica de manera conjunta y mantener unido el mercado interno de la UE.

Al mismo tiempo, se invertirá en la transformación hacia una economía más digital y más respetuosa con el clima. Con este fin, por primera vez, se tomarán deudas a gran escala en nombre de la UE, el dinero será distribuido y devuelto de manera conjunta durante décadas.

Dos de los puntos más controvertidos fueron resueltos en la noche del lunes, despejando así el camino para el acuerdo.

En primer lugar, después de días de controversia, se llegó a un compromiso sobre el núcleo del programa de ayudas por la pandemia: Austria, Dinamarca, Suecia y Holanda aceptaron que se asumieran deudas conjuntas y que el dinero fuera a los Estados de la UE como una subvención.

A cambio de esto, Alemania, Francia, Italia y España accedieron a reducir el monto de estos subsidios de 500.000 millones de euros a 390.000 millones. Además, se concederán 360.000 millones de euros en calidad de préstamos.

En segundo lugar, se encontró una fórmula para vincular los fondos de la UE al respeto del estado de derecho, que fue aceptada por los 27 Estados miembro. Anteriormente, Polonia y Hungría habían rechazado de manera estricta ese mecanismo, teniendo en cuenta que existen procedimientos por violación de valores básicos de la UE contra ambos países.

Sin embargo, varios otros Estados de la UE insistieron en que los fondos deberían frenarse si se ignoraban los valores comunes. La fórmula de compromiso fue redactada por varios Estados y presentada al grupo de 27 miembros por el primer ministro letón Krisjanis Karins.

El nuevo texto señala que el Consejo Europeo subraya la importancia de proteger los intereses financieros de la UE y de respetar el estado de derecho.

En ese contexto, se introduce un sistema de condicionalidad para proteger el presupuesto y el plan de ayudas por la pandemia que posibilita imponer condiciones a la asignación de dinero, por lo que la Comisión Europea podría entonces, en caso de violaciones, proponer medidas que serían adoptadas por el Consejo de Ministros por mayoría cualificada.

La cláusula fue interpretada de diferentes maneras: mientras que los representantes de la UE la consideraron como un vínculo efectivo, la agencia de noticias polaca PAP citó a fuentes del Gobierno polaco con la evaluación de que el vínculo había sido eliminado. Los medios de comunicación húngaros celebraron el acuerdo como una victoria del primer ministro Viktor Orban.

Share Button