lunes septiembre 26 de 2022

El expresidente Uribe pide transparencia en el proceso en su contra

12 agosto, 2020 Judiciales, Política

Foto Twitter Álvaro Uribe

Rionegro, 12 de agosto_ RAM_ –El expresidente y senador Alvaro Uribe Vélez anunció que este miércoles comenzó a cumplir la orden de detención domiciliaria que le impartió la Corte Suprema de Justicia. «Hoy fui reseñado como preso #1087985», precisa el exmandatario en su cuenta en Twitter.

Nuevamente cuestiona la decisión del alto tribunal y afirma que se dio por confrontar testimonios en su contra «comprados por Farc, su nueva generación y sus aliados».

Este es el trino del expresidente Uribe Vélez, en el que anexa una fotografía en su domicilio, dando cuenta de la notificación del alto tribunal de justicia:

El expresidente Uribe Vélez se encuentra residenciado prácticamente desde que comenzó la pandemia del Covid-19 en la finca de su propiedad «El Ubérrimo», ubicada a 30 minutos del casco urbano de la ciudad de Montería, capital del departamento de Córdoba.

El mismo día en que la Corte Suprema de Justicia anunció su detención domiciliaria –el 4 de agosto–, Uribe Vélez se sometió a la prueba del Covid-19, cuyo resultado positivo se confirmó al día siguiente.

Como es bien sabido, el pasado 4 de agosto, la Corte Suprema de Justicia, argumentando «posibles riesgos de obstrucción de la justicia», ordenó la privación de la libertad del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, dentro del proceso que le sigue «como presunto determinador de los delitos de soborno a testigo en actuación penal y fraude procesal».

Sin embargo, el alto tribunal sustituyó la medida carcelaria por detención domiciliaria «que cumplirá en su residencia y desde allí podrá continuar ejerciendo su defensa con todas las garantías del derecho al debido proceso».

Estos son los argumentos de la Corte Suprema de Justicia para su decisión contra el expresidente Uribe:

La Sala Especial de Instrucción de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, mediante decisión del 3 de agosto aprobada y suscrita por unanimidad, resolvió la situación jurídica del senador Álvaro Uribe Vélez con imposición de medida de aseguramiento de detención preventiva, como presunto determinador de los delitos de soborno a testigo en actuación penal y fraude procesal.

Dicha medida se sustituyó por detención domiciliaria. Por lo tanto, el senador Uribe Vélez cumplirá la privación de la libertad en su residencia y desde allí podrá continuar ejerciendo su defensa con todas las garantías del derecho al debido proceso.

La providencia fue adoptada con base en un riguroso estudio jurídico sobre la realidad procesal, que indica posibles riesgos de obstrucción de la justicia, respecto al futuro recaudo de pruebas de hechos presuntamente delictivos que involucran tanto al senador Álvaro Uribe como al representante Álvaro Hernán Prada Artunduaga. Las conductas reprochadas fueron posteriores al 16 de febrero de 2018, fecha en que la Sala de Casación Penal compulsó copias contra el aforado, al archivar una denuncia formulada por él.

Después de emitido este archivo, al parecer, con la aprobación del senador, personas allegadas a él habrían emprendido probables actos de manipulación de testigos.

Como se informó en su momento, el 24 de julio de 2018, la entonces Sala de Instrucción de la Sala Penal abrió proceso formal contra los congresistas Uribe y Prada, en el curso del cual rindieron indagatoria ante la nueva Sala Especial de Instrucción en el mes de octubre de 2019.

Luego de escuchar sus explicaciones y la práctica de múltiples pruebas, muchas de ellas pedidas por la defensa, la medida restrictiva de la libertad del senador Uribe Vélez tiene como fundamento gran cantidad de material probatorio recaudado y analizado por la Sala Especial de Instrucción. Dicho material, hace parte de la reserva del sumario e incluye pruebas testimoniales, inspecciones judiciales, registros fílmicos, grabaciones e interceptaciones telefónicas, que al parecer indican su presunta participación como determinador de los delitos de soborno a testigo en actuación penal y fraude procesal.

En algunos de los comportamientos investigados habría intervenido el representante a la Cámara Álvaro Hernán Prada, a quien por ello la Sala le imputa el delito de soborno en calidad de cómplice. Conducta que legalmente, frente a la eventual pena a imponer, no reúne requisitos para imponerle medida de aseguramiento, aunque sigue vinculado al proceso.

Las conductas imputadas al senador Uribe Vélez, por las cuales la Corte resuelve su situación jurídica, fueron presuntamente cometidas cuando se desempeñaba como congresista.

En estas condiciones, la investigación respecto a los dos congresistas continúa en el mismo proceso a cargo de la Sala Especial de Instrucción.

Como se sabe, según el artículo 309 del Código de Procedimiento Penal, “se entenderá que la imposición de la medida de aseguramiento es indispensable para evitar la obstrucción de la justicia, cuando existan motivos graves y fundados que permitan inferir que el imputado podrá destruir, modificar, dirigir, impedir, ocultar o falsificar elementos de prueba; o se considere que inducirá a coimputados, testigos, peritos o terceros para que informen falsamente o se comporten de manera desleal o reticente; o cuando impida o dificulte la realización de las diligencias o la labor de los funcionarios y demás intervinientes en la actuación”.

Share Button