martes julio 9 de 2024

Human Rights Watch afirma que Colombia debe insistir en la extradición del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso

Salvatore Mancuso

Sergio Felipe García Hernández

Agencia ANADOLU

Bogotá, 25 de agosto_ RAM_ El director para las Américas de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, afirmó este lunes que Colombia debe insistir en que sea extraditado a su país desde Estados Unidos el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, quien tiene nacionalidad colombiana e italiana.

“Estados Unidos se compromete a deportar a Mancuso a más tardar el 4 de septiembre. Al parecer será a Italia. Las autoridades colombianas deben urgentemente redoblar sus esfuerzos para extraditarlo al país y someterlo a la justicia”, indicó Vivanco mediante sus redes sociales.

Vivanco se pronunció luego de que algunos de los principales medios de la prensa local colombiana afirmaran que un juez federal en Estados Unidos aceptó los argumentos de los abogados de Mancuso para facilitar su deportación a Italia, en vez de su extradición a Colombia.

La Cancillería de Colombia afirmó, este lunes, antes de que la prensa local confirmara la deportación de Mancuso a Italia que ha adelantado todas las gestiones necesarias para presentar las solicitudes de extradición.

“El Gobierno Nacional (…) ha adelantado todas las gestiones necesarias para presentar las solicitudes de extradición que contra el señor Mancuso Gómez han sido ordenadas por la Rama Judicial y para otorgar toda la información que se ha requerido por las autoridades estadounidenses con miras a que estas solicitudes sean resueltas de manera favorable”, indicaba el comunicado de la Cancillería colombiana, que destacó, a su vez, que se han presentado cuatro solicitudes de extradición contra el excomandante paramilitar.

En 2015, un tribunal federal de Estados Unidos condenó a Mancuso a 15 años de prisión por su rol en el tráfico internacional de drogas. En marzo de 2020 cumplió su condena.

A Mancuso se le atribuyen varias masacres en Colombia, como la de Mapiripán (1997) y El Aro (1997), que dejaron un total de 35 campesinos asesinados; y las de La Gabarra (1999) y El Salado (2000), en las que murieron 35 y más de 100 personas, respectivamente.

En 2008, el entonces presidente Álvaro Uribe extraditó a Mancuso y a otros 13 comandantes paramilitares para enfrentar cargos por narcotráfico en Estados Unidos.

Los comandantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) fueron enviados al país norteamericano luego de que la Corte Constitucional de Colombia dictaminara que los paramilitares debían decir la verdad sobre sus crímenes y cómplices si querían recibir sentencias reducidas bajo la Ley de Justicia y Paz de 2005.

Share Button