viernes enero 15 de 2021

Fotos de niños en redes sociales: ¡cuidado! Es arriesgado publicar las fotos de nuestros hijos en redes y hay que creérselo.

12 diciembre, 2020 Opinión, Tecnología Javier Borda Diaz

Por: Javier Borda Diaz

Javier Borda Diaz | @javieraborda

Quizás todos los mayores de 30 años en Colombia tengamos una foto impresa que nos dé un poco de pena. Es posible que esa foto repose en un álbum de recuerdos de nuestros padres y que en ella se vea un niño desnudo, ya sea en una tina, en alguna habitación o en un campo abierto, sin nada que cubra sus partes.

Esa foto de antaño puede ser inocente, seguro que sí, pero no por eso los fotografiados quieren (queremos) que los demás la vean. El punto es que en reuniones familiares los recatos a veces se esfuman y es posible que la susodicha foto quede a merced de burlas amistosas de los seres queridos.

Ahora, sin embargo, algunos padres han cruzado la raya y están publicando miles de fotografías de sus hijos sin ningún reparo. Desde la propia ecografía confirman sus embarazos ante miles de desconocidos y, además, están creando cuentas en redes para sus descendientes.

¿Por qué? Hay un terrible deseo por hacerse notar. El poderoso ansía más poder y el famoso sueña más fama. Shakira, Ricky Martin, Brad Pitt, Will Smith, Iker Casillas, Mariah Carey, Beyoncé, Jessica Alba, los Beckham y muchos más han expuesto a sus hijos en la palestra virtual. Cobrando o no por eso —como si acaso les faltara dinero—, han caído en una práctica peligrosa y han dado un pésimo ejemplo a otros padres de familia. Viven a plenitud y sin pena el mundo Kardashian.

Lo anterior es conocido, pero no es un tema excluyente del jet set. Vale mencionar el caso que sufrió en el 2016 Andrea Guerrero. La periodista colombiana tuvo que eliminar de sus redes las fotos de su hija porque un hombre las tomaba para publicarlas en Facebook con mensajes obscenos. Andrea denunció —y posteriormente borró— lo siguiente en Twitter: “Esta rata pervertida me está acosando, me da asco y tristeza hacer parte de un país donde los delitos informáticos no tienen mayor importancia. ¡Hasta aquí con el dolor del alma las fotos de mi hija! Gracias a todos los que siguieron con buena intención a mi chiquita”.

Internet no olvida. Es arriesgado publicar las fotos de nuestros hijos en redes y hay que creérselo. Muchos están buscando el brillo propio con la imagen de sus hijos, quizás porque relacionan equivocadamente fama con dinero y dinero con éxito o tal vez porque ven en los likes un sinónimo de admiración social. Al margen, es posible que los menores en el futuro quieran todo menos la sobreexposición que vemos hoy en día y prefieran alejarse de una virtualidad que mal manejada es peligrosa.

Los niños pueden ser víctimas del morphing, una práctica en la que se realiza un fotomontaje con la imagen del niño y una foto pornográfica. Está el sharenting o sobreexposición que muchos adultos, principalmente padres, hacen de menores en sus redes sociales. Al acecho de fotos y videos de niños están depravados, personas que confirman con sus actos el ciberbullying y tantos otros del común que insultan y ofenden en redes sociales.

Es una pena consabida que los adultos no tengamos esto presente. Debemos reconocer que la virtualidad está llena de lo peor y lo mejor, y que no contamos con ninguna clase de permiso para exponer como queramos a un menor de edad, así sea nuestro hijo. Las redes sociales están al alcance de todos, de samaritanos y pedófilos. Y si bien es muy triste no poder compartir la felicidad de algo tan puro como un bebé recién nacido o de un niño jugando, poco vale hacerlo ante miles de ojos que espían casi anónimos y con malas intenciones tras una pantalla.

  1. D.: Claro, yo también he publicado algunas fotos de mi hijo en redes sociales, más que todo en Facebook e Instagram, donde se hace ideal —y necesario— configurar filtros de privacidad sobre las publicaciones. También es bienvenido eliminar, restringir o bloquear a la gente que no reconocemos.

Javier Borda Díaz

Share Button