jueves enero 21 de 2021

El Ojo del Halkón Esperamos un año mejor

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Manizales, 03 de enero de 2021_ RAM_ Hace algunas horas terminó el 2020, un año atípico, un año con altibajos, un año que llenó de terror a la humanidad con la llegada de la pandemia llamada Covid-19 o simplemente Coronavirus.

Y me atrevo a decir que el 99% de las personas de todo el mundo estábamos esperando que diera la última campanada del reloj diciendo que el duro año 2020 había terminado.

Gracias a Dios ese momento llegó y muchos lloraron de alegría y otros de tristeza, de alegría porque se espera un año mejor y de tristeza porque en el año que terminaba se habían perdido muchas vidas y quienes estaban en este escenario, recordaban a sus seres queridos que se fueron de este mundo terráqueo por causa del Covid-19.

Pero no fue sólo el Covid-19 el problema de la humanidad en el 2020, fueron los rumores de guerra, las contradicciones, los malos gobiernos y el motivo primordial, la polarización en el mundo político, en el comercio, en la industria, en el trabajo y en el sálvese quien pueda para poder vivir un poco mejor aunque lo que se logró fue un poco regular.

Colombia no estuvo exento a que esto sucediera, el país tuvo que enfrentar situaciones bastante difíciles en el campo económico y político, cuando no hubo acuerdos de un lado o del otro por lo que decía anteriormente, la polarización había puesto en jaque a un país que tenía deseos de progresar y salir adelante. La valentía y el coraje de los colombianos se hizo presente, pero se perdieron muchos empleos y el confinamiento hizo pensar y temer que estábamos al borde del verdadero caos y por eso cuando el Gobierno se atrevió a comenzar a abrir las puertas para que la industria y el comercio se reactivara, todo el mundo salió a la calle a buscar el alimento y a tratar de solucionar los problemas que estaban sucediendo a pesar de poner en peligro su propia vida.

El gobierno central y los gobiernos locales tomaron medidas, medidas no populares y qué hicieron que los enfrentamientos entre la ciudadanía y el propio gobierno fuera cada día peor porque no estaban de acuerdo con ese encierro que nos estaba volviendo locos a todos y lo peor era que se veía que el sistema de salud, tan criticado en el país estaba llegando al verdadero caos demostrando que las políticas sanitarias no habían sido lo mejor.

Pero quiero ser positivo, aunque seguimos cometiendo los mismos errores de no cuidarnos los unos a los otros, esperamos que este 2021, con la llegada de las vacunas, con una política más clara y sensata por parte del gobierno y alejándonos de la polarización, cosa que veo difícil por comenzar una temporada política y de elecciones, tengamos esperanza de sacar este bello país adelante y luchar para que no se pierdan tantas vidas de ciudadanos valiosos y que se tome en cuenta el gran trabajo del personal de la salud, que ha sufrido las consecuencias de este Coronavirus que ha dejado una sombra de muerte y desesperación.

Todo es incierto en el momento de escribir, es incierto porque el Gobierno sigue interesado en la reapertura de la economía, lo que no crítico, porque es muy necesaria, porque durante el tiempo del confinamiento muchas personas estaban muriendo de hambre y la falta de trabajo era la base fundamental para que esto se volviera tan incierto y qué con pandemia, sin trabajo y sin dinero el asunto era bastante delicado.

Esperamos que tanto Colombia, los países de América Latina y Estados Unidos, tengan un nuevo rumbo. Estados Unidos con el nuevo gobierno de Biden, el que se espera sea mucho mejor o menos peor que el del presidente Donald Trump que logró, como algunos presidentes de América Latina y jefes políticos polarizar el país más importante del mundo.

Hacemos votos para que el presidente Iván Duque tenga la oportunidad de gobernar de manera independiente y de sacar al país adelante. Esperamos que los políticos sean sensatos y que ahora, después de ese reajuste salarial a los congresistas, se den cuenta que tienen mucha responsabilidad, porque ganan mucho más dinero que cualquier ciudadano común y corriente que sí trabaja los 7 días a la semana de sol a sol.

Esperamos también que la justicia cumpla con su cometido, que se castigue a quienes no cumplen con ella y que dejemos atrás aquello de que la justicia sólo es para los de ruana.

Que seamos conscientes y claros con el regreso de las actividades deportivas que, por la emoción y el deseo de unos pesos, no pongamos en peligro a los aficionados qué van detrás de la opinión de sus dirigentes y que no hacen caso en tomar las medidas de precaución para evitar que los contagios hagan de las suyas por el solo hecho de asistir a un partido de fútbol o a otra actividad deportiva, la que no es lo mismo ver por televisión qué presencialmente.

Creo que, para poder volver a disfrutar de las actividades deportivas, de acompañar a nuestras selecciones, entre ellas la de fútbol hay que tener paciencia y primero tratar de salir de este caos y evitar que el coronavirus cumpla con su meta de llevarse tantas vidas y dejar tan malos recuerdos.

Soy consciente de una cosa, que los seres humanos no somos muy pacientes y queremos que todo se cumpla ya y después nos ponemos a lamentarnos de las consecuencias.

Que el 2021 sea el año de la esperanza y de salir adelante de todos estos males que nos aquejan, de la pandemia, de la polarización y de los malos gobiernos, y que finalmente nuestros políticos y el Gobierno tomen conciencia de la importancia de la paz y de los acuerdos logrados para evitar las masacres y que vuelva la violencia a nuestros campos y ciudades, pues con las muertes que deja el Covid-19 son suficientes.

[email protected]

Share Button