sábado abril 17 de 2021

Siete minutos con Gabo

Por Jairo Franco Salas 

Santa Marta, 03 de abril _ RAM_ El encuentro a referir por siete minutos con Gabo sucedió así: vestía él de manera informal pero elegante, esperaba en el aeropuerto el correspondiente avión que lo conduciría a su destino a un compromiso de letrados como invitado especial; lo identifiqué sin equivoco, nos saludamos de mano inmediatamente, me preguntó ¿me has leído?, le respondí si, varios libros; mi preferencia es Crónica de una Muerte Anunciada, ya que allí plasma reportaje, narración, novela, descripción y toda esa gama de matices de prosa macondiana, Gabo arrugó la frente y mirándome fijamente a los ojos, anotó que me dices de Cien Años de Soledad; le contesté la empecé a leer y no la he terminado. – ¿Por qué?, ¿Qué te sucedió? – Entré en una confusión con los personajes evocados. – Te sugiero trates de culminarla precisó. – Le expresé, con razón he oído que a Cien Años de Soledad hay que leerla más de una vez para poderla interpretar; no respondió, solamente sonrió. Seguí: ¿Qué le apasiona más el periodismo o la literatura? – los dos, el periodismo es inherente a la literatura, para mí son un matrimonio, sostuvo. Al instante se escuchaba la entonada voz femenina indicando el último anuncio del vuelo que Gabo debía abordar; nos despedimos emocionados, más de mi parte deseándole más vida literaria y él con un hasta la próxima. Lo seguí con la mirada hasta que pasó el umbral de ese puente aéreo.

Evocando esa inolvidable vivencia y enmarcando el escenario real de su partida hacia el universo macondiano inmortal, presentamos memorias y reflexiones que dan continuidad al mayor legado del realismo mágico. Sus obras son una inmensidad en el campo periodístico – literario en forma de canto y relato de amor sobre la realidad desmesuradamente, capturando con lujos de detalles y de forma asombrosa. Su realismo mágico estuvo ambientado siempre por el mítico Macondo, que logró posesionar como el referente de su intenso contenido literario; desde allí y a manera de análisis político, social de tipo mordaz impulsaba y promovía el pluralismo de la diversidad; pero más allá de su validez literaria y de avances periodísticos es evidente la certeza y firmeza de pensamientos y acciones en forma persuasiva al estilo de campañas pedagógicas la complejidad de las circunstancias.

Gabo nos deja como testamento la creación y puesta en funcionamiento de la Fundación del Nuevo Periodismo Latinoamericano, al igual que la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños en Cuba. La Universidad de Columbia USA le otorgó el título de Honoris Causa por mezclar la realidad con la magia.

Teniendo en cuenta que su obra literaria es un patrimonio para la lengua castellana se le concedió condecoración como profesional en el desarrollo de la cultura, ciencia y el arte cinematográfico por la Universidad de la Habana en el gobierno de Fidel Castro, su amigo personal.

[email protected]

Share Button