viernes diciembre 2 de 2022

Colombia busca proteger Amazonía con Alianza Bioversity International y CIAT

Yolanda González, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam),

Bogotá, 7 mar (EFE).- Las autoridades colombianas firmaron este lunes un memorando de entendimiento con la Alianza de Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) para reducir el riesgo de eventos hidrometeorológicos en la Amazonía.

«Es un gran reto prever, monitorear y evitar incendios forestales en la Amazonía colombiana, crecientes súbitas o avalanchas y analizar el comportamiento de nuestros ríos», dijo la directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Yolanda González, que firmó el memorando de entendimiento.

En la rúbrica del acuerdo también participaron la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

En ese sentido, el memorando de trabajo se cumplirá a través de herramientas de datos hidrometeorológicos para la observación de la tierra, lo que permitirá hacer monitoreo y pronóstico.

Igualmente, ayudará a mejorar la resiliencia y reducir el riesgo de eventos hidrológicos extremos, así como a prevenir y caracterizar incendios en bioma y cuenca de la Amazonía colombiana.

«Este Memorando de Entendimiento es un ejemplo fantástico de trabajo transformador y visionario para la sociedad, que afronta retos importantes para la humanidad en innovación y tecnología, datos y manejo de la información», dijo el director para las Américas de la Alianza de Biodiversity International y el CIAT, Jesús Quintana.

Por su parte, la coordinadora en Colombia del Programa Regional de América del Sur (SAR) de Usaid, María Fernanda Ordóñez, destacó que ese organismo «apoya los esfuerzos del Gobierno de Colombia para la conservación de la Amazonía y la reducción de amenazas a la biodiversidad y ecosistemas».

En 2020 en Colombia, según cifras gubernamentales, se perdieron 171.685 hectáreas de bosque, lo que equivale a una superficie superior a la de ciudades como Río de Janeiro, y la mayoría de estos árboles se concentraban en los departamentos del Meta, Caquetá y Guaviare, estos dos últimos en la Región Amazónica. EFE

Share Button