jueves diciembre 3 de 2020

Al garete, transporte público en Bogotá

27 febrero, 2014 Opinión Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo

Por Jorge Giraldo Acevedo.

Definitivamente los planes administrativos conducentes a lograr que el transporte público en Bogotá se constituyera en un servicio óptimo se fueron al garete y de ninguna manera se debe ocultar la primordial causa del colapso de Transmilenio que se ha presentado en esta época y ésta es, ni más ni menos,  que  el número de sus usuarios desbordó la capacidad de la flota de buses articulados.

Además en el servicio público de transporte masivo en Bogotá, que comenzó a funcionar en la principal ciudad colombiana el día 18 de diciembre del año 2.000 durante la administración del alcalde  Enrique Peñalosa,  es palpable la falta absoluta de planeación y según las cuentas los buses rojos articulados existentes ya cumplieron los 10 años de uso y deben ser reemplazados por otros.

Por otra parte la Secretaria de Movilidad  suspendió importantes rutas de buses urbanos del viejo servicio, mientras que el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) no está funcionando completamente y carece de una buena información para su utilización.

Los ciudadanos de a pié no nos explicamos que en las horas pico, de 6 a 8 a. m., de 12 a 2 p. m. y de 6 a 9 p. m., continuamente vemos en circulación a los buses articulados con avisos de «‘fuera de servicio», mientras que en los diferentes portales y estaciones se presentan alarmantes congestiones de público.

Recientemente el Secretario de Movilidad de Bogotá, Rafael Rodríguez, aseguró en declaraciones paradiversos medios de comunicación, que «las rutas viejas solo saldrán cuando el SITP esté completo».

Para desmontar la falsedad del referido funcionario  tenemos que indicar, pues eso es lo que vemos los usuarios en las principales vías de Bogotá, que son muchas las rutas viejas del servicio público del transporte que han sido eliminadas.

Ejemplos, entre otros,  existen muchos pero uno de los más visibles  es el caso de la ruta circular C-11, busetas azules, que salían del sector de Boita en Kennedy  y concluía al norte de Bogotá, calle 72; por otra parte, las rutas viejas del sector occidental, por los lados de Cortijo y Ciudadela Consubsidio,  que en su recorrido pasaban por la calle 26 y hacia la zona  norte y centro,  también han sido suspendidas y el servicio nuevo del SITP, aún no opera completamente.

La referida mentira del Secretario de Movilidad solo conduce a una mayor confusión de las personas que en la principal ciudad colombiana tenemos  que utilizar diariamente el servicio público del  transporte y es por lo mismo que lo mejor sería una mejor planeación, óptima divulgación  y veraz información sobre las rutas en los buses nuevos del Sistema Integrado de Transporte Público en Bogotá; gestión administrativa que  incluya a todas las rutas de éste sistema masivo del transporte en Transmilenio y los del llamado SITP debido a que cada día que pasa la situación se agrave más y los afectados, directa o indirectamente, son la mayoría de los 9 millones de habitantes de Bogotá y hace poco tiempo los de  Soacha, uno de los principales municipios de Cundinamarca.

[email protected]

Share Button