martes septiembre 28 de 2021

Columna de opinión recomendada para seguidores del Once Caldas…Sufrimiento y gozo…

06 octubre, 2014 Fútbol, Fútbol Nacional

esteban jaramillo osorio

 Por Esteban Jaramillo O

 Resolvió el Once Caldas su partido frente al aguerrido e incómodo Pasto, con una jugada armada con solidez y velocidad, de juego combinativo, que saco de angustias al público. Romero, a Perfil cambiado por la izquierda, fue el inspirador, con aduana rápida de Arias y definición impecable de Cristhian Osorio, cuyo aporte en el segundo episodio del partido, resulto fundamental, por su inclaudicable búsqueda de orificios para filtrar pases destructores.

El partido, sin embargo, tuvo sus contrariedades, como las llegadas de Molina de Pasto, libre de marca, y una salida en falso de Cuadrado, que contrasta sus finos reflejos tan comunes en la campaña, con errores de cálculo al medir distancias para cortar centros. A punto estuvo de malograr la jornada y de sacar de quicio, como consecuencia, a los hinchas, que celebraban ya el luchado triunfo.

Flavio Torres pensó rápido. Extrajo de su nómina titular a Jiménez en conflicto con el balón, e introdujo a Cesar Arias que con su rendimiento le dio competitividad a las bandas, aguantando el balón con todos los perfiles en tres cuartos del campo, por el centro. Con el ingreso de Osorio, cuyo rendimiento cambio el partido por sus chispazos técnicos, el fútbol se potencio de otras maneras, para generar peligro con insistencia y constancia.

Quizás cuatro a cinco minutos de retardo en la inclusión de Moreno en la defensa, con el avance posicional de Lopera, en perjuicio de Sierra, quien hizo un destacado partido en su multifunción de medio campo, hasta agotarse, creo algunos aprietos innecesarios.

Es el momento de resaltar la campaña. Seis partidos perdidos durante el año, con índice menor de goles en contra y mayor número de tantos conseguidos, alternando liderazgo con poderosos y favoritos, a dos puntos de 15 para lograr la clasificación, con buena cosecha en la copa Colombia, merecen el obvio reconocimiento, siempre y cuando la intención sea juzgar la campaña con juicio analítico, sin la perversa tendencia a menospreciar esfuerzo y resultados.

Share Button