viernes octubre 22 de 2021

Por disturbios se suspenden diálogos entre Distrito y transportadores

21 octubre, 2014 Bogotá

Paro21

En los últimos minutos y luego de algunos bloqueos y disturbios en el centro de la ciudad, la Administración Distrital decidió suspender los diálogos con los líderes transportadores, con los que se buscaba un acuerdo para levantar el paro que adelanta el gremio y completa dos días en Bogotá.

La secretaria de Movilidad, María Constanza García, reiteró que el Distrito no permitirá alteraciones del orden público como las registradas en las últimas horas y que dejan cinco personas lesionadas y 95 buses averiados.

«No aceptamos que se ataque un bus más del Sitp y menos que personas que se están movilizando en la ciudad sean atacados», dijo.

Por su parte, líderes de las empresas de transporte que adelantan el paro insisten en un diálogo con el alcalde Gustavo Petro y dicen que mantendrán el paro hasta que el mandatario distrital los escuche.

«Nos vamos a reunir y mañana muy seguramente va a amanecer la ciudad bloqueada. Ahora sí de verdad va a comenzar el paro, porque la gente está muy sentida con lo que está pasando. El alcalde no nos ha querido atender y vamos a empezar duro», dijo Jairo Pinilla, transportador de Apetrans.

Hasta el momento no se ha definido una nueva reunión entre los transportadores y el Distrito para buscar un acuerdo.

Van 95 buses han averiados y 5 personas lesionadas, durante el segundo día de paro.

Tras varias horas de mesas de trabajo con los pequeños transportadores que entraron en paro por la imposición de un nuevo pico y placa, el Distrito se negó a negociar ante los desmanes contra buses del Sistema Integrado Público de Transporte (SITP).

Hoy, el Distrito informó que 95 buses habían sido averiados y que 5 personas resultaron lesionadas durante el paro.

También se presentaron bloqueos protagonizados por usuarios. El más complicado de ellos en la carrera 13, entre calles 57 y 53 (Chapinero), en el que unas 200 personas decidieron bloquear y protestar por la falta de transporte público. Policía acudió al lugar para desviar el tráfico y en 40 minutos deshizo la manifestación.

“Nosotros y la ciudadanía no podemos tolerar que se atente contra las personas y los buses azules; la Administración respeta la protesta, pero no aceptamos el vandalismo y los bloqueos en el transporte”, dijo la secretaria de Gobierno, Gloria Flórez Schneider, quien se retiró temporalmente de la reunión al mediodía para asistir a una sesión del Concejo de Bogotá a la que estaba citada.

Cerca de las 2 de la tarde, unos 60 conductores de servicio público tradicional llegaron a la Plaza de Bolívar, para estar atendos al desarrollo de las conversaciones de sus representantes con funcionarios de la Alcaldía. Los manifestantes, que partieron desde el portal de Banderas ubicado en la avenida de las Américas con carrera 78B, en sentido occidente – oriente, se movilizaron por la calle 13, la carrera 10a. y la calle 11.

El pico y placa afecta a 1.700 buses colectivos por día de los 8.500 que aún circulan en la ciudad, que no podrán llevar pasajeros el día en que tengan restricción. como una medida para incrementar el flujo de pasajeros en el SITP.

Esto, sumado a las demoras de los operadores privados para pagarles la renta (un pago que se estableció cuando se creó el SITP para que los operadores privados compensaran a los pequeños transportadores que saldrían del esquema) han generado el malestar en ese sector.

El reclamo que hacen los representantes del gremio consiste en que, según ellos, el Distrito se había comprometido a asumir ese costo, en caso de que los privados incumplieran. Ese es otro de los puntos sobre los que no se llegó a un acuerdo durante las fallidas negociaciones de este martes.

En la mañana, la escasez de servicio volvió a afectar sectores como Ciudad Bolivar, Bosa y Fontibón. Las personas esperaban hasta una hora para conseguir un bus que los acercara a una estación de TransMilenio.

El paro de los pequeños transportadores de Bogotá, agrupados en Apetrans, se convirtió este lunes en una gran prueba de fuego para los buses azules del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

Ante la parálisis del servicio tradicional –debido a la protesta por el pico y placa decretado por el alcalde Gustavo Petro–, la flota del SITP tuvo a su cargo la movilidad de miles de pasajeros. Y el balance indica que el sistema cumplió con el desafío.

De acuerdo con las cifras oficiales, los buses azules tuvieron un incremento del 40 por ciento en su demanda, algo inédito si se tiene en cuenta que, por lo general, una buena parte de las rutas circula vacía.

Este lunes, no obstante, ese panorama cambió por causa del paro y la salida de circulación de unos 10.000 buses tradicionales, según los cálculos del líder de Apetrans, Alfonso Pérez. Hacia las 6 de la tarde, los buses azules del SITP habían logrado movilizar a 1’082.000 pasajeros, mientras que el 15 de octubre, a esa misma hora, habían transportado a 771.000 usuarios. Es decir, la demanda de ciudadanos creció un 40 por ciento, según las estadísticas de TransMilenio.

Share Button