viernes octubre 22 de 2021

Un juego inteligente…

esteban-jaramillo2

Por Esteban Jaramillo Osorio

_ No es frecuente una final de copa en Colombia y menos contra un rival argentino con su brillo histórico. Después de  14  años, Nacional vuelve a optar por un título  fuera de las fronteras, con un equipo sólido que identifica plenamente un estilo, en el que la mejor individualidad es el concepto grupal de juego. El adversario, River Plate de Argentina, equipo sin sutilezas, filoso en las marcas, aguerrido y provocador, que machaca en cada metro del campo, con  aptitudes que parecen extraídas del libreto  tradicional de Boca Juniors, su más encarnizado rival.

River maquilla su condición de equipo corriente, de jugadores sin ingenio creativo, en la fortaleza de carácter que impulsa sus apetitos de triunfo. Teo Gutiérrez es, sin duda, el mejor. Oponente incomodo es el argentino, en cualquier  lugar, sin la técnica depurada de su glorioso pasado,  cuando alineaba jugadores de lujo, reconocidos a nivel mundial, acostumbrados a exhibiciones de talento, virtuosismo e inteligencia.

Sera un partido de fútbol choque, interrumpido, plagado de roces, con los visitantes intentando desquiciar a  sus rivales o ponerlos nerviosos; con ritmo atlético, intenso y no estético, como tradicionalmente son las finales de copas. Correr, pelear…Y ganar. De jugar, poco.

Nacional deja sensaciones optimistas, para marcar su territorio, por la claridad de los planteamientos y el respeto al ideario del  técnico, de indiscutida calidad y honestidad  en su trabajo, que tan buenos recaudos ha permitido. Requiere, para consolidar sus apetitos, de un partido inteligente, bien jugado, con la versatilidad de su estructura colectiva, sin entrar en el fútbol frenético, que el adversario pretende plantear.

La cacareada frase: “Nacional es Colombia en la copa”, impregnada de falso nacionalismo, no tiene acogida hoy, por las pasiones que dominan. Si encaja el deseo general, de ver un club colombiano con título abordo, reafirmando el fútbol colombiano hacia el exterior, tal como lo hizo la selección  Colombia, con su inolvidable año.

Nota al margen: Sirva la ocasión para rendir un homenaje a todos los jugadores que, con el profesor Luis Fernando Montoya al frente,  lograron el último título internacional de clubes para Colombia, hace diez años, con el Once Caldas en la Libertadores. En 2000 Nacional gano la merconorte con Elkin Calle, Samuel Vanegas y Carlos Giraldo, con historia en el blanco- blanco.

Share Button