jueves junio 17 de 2021

El Reverbero de Juan Paz

31 diciembre, 2014 Farándula, Opinión, Variedades

Jairo-León-García

¿Por qué echaron a Gardeazábal?

 Esta es la pregunta que se formulan a cada minuto los oyentes de La Luciérnaga, luego de la renuncia nunca explicada del director estrella del programa, Hernán Peláez Restrepo. Hay varias razones en remojo que explicarían una decisión tan riesgosa, para un programa que factura 22 mil millones de pesos al año y cuya nómina vale algo más de 3 mil millones también al año. Sobre todo, si se tiene en cuenta que se van prácticamente en la misma fecha las dos figuras de La Luciérnaga: Su director y el maestro Gardeazábal , uno de los personajes mejor informados del país.

Desde que se anunció a Gustavo Gómez como el remplazo de Peláez, se produjeron algunos detalles que inducían a pensar que vendrían otros hechos, agregados a la renuncia del director. Peláez jamás mencionó el nombre de su remplazo y este nunca lo llamó para conversar, hacer un empalme, intercambiar opiniones, o por lo menos conocer de primera mano cómo se hace La Luciérnaga. Nada. Este detalle confirma lo que algunos colegas afirman de Gustavo Gómez: Que tiene un ego tan subido, que no es capaz de tocarlo con las manos, ni empinándose en los dedos de los pies…

Las actitudes de Claudia Morales

La ambición de Claudia Morales era remplazar a Peláez, pero los compañeros del equipo sabían que la llanerita no daba la talla y que le falta mucho pelo pal moño. Claudia Morales anunció en su twitter que se iba de la mano de Peláez el 23 de diciembre. Pero en una columna suya en El Espectador echó de para atrás su decisión, en medio de una lluvia de elogios a Peláez. Para nadie era un secreto que Garderazábal no era su santo de devoción y algunos presumían que cambió su determinación luego de haber charlado con Gustavo Gómez. Nunca se supo…

Sin embargo era notorio el cambio de actitud de la Morales con Gardeazábal, quien cumplía en este diciembre 9 años en el programa. Una persona que conoce muy bien el equipo de La Luciérnaga, le dijo a El Reverbero de Juan Paz que “Claudia Morales le estaba haciendo el mandado a alguien, o al nuevo director o al presidente de la cadena Ricardo Alarcón…” Ella trataba con frecuencia de descalificar la información que soltaba el maestro, algo que no ocurría antes. Algo se estaba calentando en silencio…

El mensaje del adiós

“Ante la imposibilidad de poderme despedir de todos mis oyentes, como era mi lógico deseo, quiero informarles que hoy he sido notificado por el señor Gustavo Gómez, nuevo director de La Luciérnaga, que he quedado en libertad para buscar nuevos horizontes y que no continuaré en el programa.”

“Como se había hecho notorio desde cuando lo nombraron en reemplazo de Peláez , el señor no puede trabajar conmigo.

“A todos mil y mil gracias, el futuro está abierto. Feliz año. Gardeazabal.Cartagena diciembre 29 2014”.

Con este mensaje el maestro Gardeazábal notificó su despido, después de nueve años de trabajo al lado de Peláez.

Llama poderosamente la atención que el encopetado de Gustavo Gómez o el enigmático Ricardo Alarcón no le hubieran dado la oportunidad al maestro Gardeazábal de despedirse al aire de sus oyentes. Lo sacaron por la puerta de atrás. El maestro se encontraba en Panamá en un viaje de dos días y recibió varios mensajes de correo de Gómez, hasta que le respondió la llamada. El nuevo director de La Luciérnaga le dijo que en la reestructuración del programa, el maestro no estaba en sus planes.

La nota que le dolió a Gómez

El maestro Gardeazábal, fiel y leal a sus amigos, como siempre, le escribió en ADN una nota de despedida al director de La Luciérnaga, Hernán Peláez. Se presume en los círculos periodísticos de Bogotá, que el remate de su escrito le significó, en parte, que el muevo director, Gustavo Gómez, decidiera prescindir de sus servicios. En parte, porque hay otras que el Reverbero de Juan Paz les comentará posteriormente.

Vean la nota: “Su programa debería sobrevivir. Ha hecho un equipo que donde sea conducido con esa grandeza de espíritu que demostró Peláez puede seguir dando batalla por años. Si no es posible que ello sea así y nos desintegramos, a todos los que hemos aprendido de este hombre excepcional no nos quedará más remedio que admitir lo que muchos ya dan por descontado: que Peláez es único e irremplazable”, escribió en ADN.

¿La mano de Santos?

Para nadie es un secreto que el maestro era muy duro para decirle las cosas al Gobierno de Santos . Sin contemplaciones, era muy realista en sus comentarios. El maestro nunca se definió ni a favor, ni en contra del proceso de paz, a los ministros buenos les reconocía su tarea y a los malos les decía las cosas de frente. De todas maneras el maestro les dijo a varios amigos que es evidente que detrás de su echada de La Luciérnaga está la mano de Santos.

En Palacio han alineado del lado del Gobierno a los grandes medios y a las grandes cadenas. Hernán Peláez siempre se mostró como un periodista independiente. Gardeazábal tampoco mostraba una línea política, aunque era muy duro con el Gobierno y muy crítico de la Policía, con hechos reales y argumentos. En los mismos círculos periodísticos de la capital ven en la salida de Gardeazábal un afán del presidente de Caracol, Ricardo Alarcón, de afinar la cadena de lado del Gobierno. Inclusive afirman que el hombre espera ser nombrado en una embajada, pero esta última idea pertenece al mundillo de las especulaciones. ¡Ah!, y Gustavo Gómez es un periodista de ultraderecha, áulico a Arizmendi.

¿Qué viene?

Nadie sabe cuál será la nueva estructura de La Luciérnaga, luego de la salida de sus dos más importantes pilares. Pascual Gaviria es un periodista bien informado, serio y también se ha mostrado neutral, pese a tener un hermano en el Gobierno. Pero dicen en Bogotá que su permanencia en La Luciérnaga está asegurada hasta que su hermano salga del ministerio. ¿Será que también lo consideran una cuota del Sindicato Antioqueño?

La verdad es que quienes conocen la estructura de La Luciérnaga dicen que no la tiene fácil Gustavo Gómez, quien se las tira de humorista en el fracasado programa Cero Noticas. Mantener la pauta de 22 mil millones de pesos al año y proteger ese nicho de oyentes cultivados a lo largo de más de veinte años, será el reto de quien no ha podido tocar su ego con las manos.

Más “Luciérnagas”

Este revolcón en La Luciérnaga va a producir muchas noticias en la radio durante los primeros días de enero. El Reverbero de Juan Paz conoció que un grupo de empresarios, muy ricos, quieren comprar una cadena. Todelar o cualquiera. Ya hablaron con Gardeazábal por segunda vez. En la primera conversación le dijeron que no tienen afán, que van a paso firme y que ellos están seguros de que “en menos de un año, Caracol valdrá la mitad de lo que vale ahora, por los errores que se están cometiendo…” Hay negociaciones en camino. Y no se extrañen si en futuro no muy lejano Hernán Peláez y el maestro Gardeazábal vuelven a trabajar juntos, pues el primero renovó contrato con El Pulso del Fútbol y Café Caracol por tan solo tres meses.

Las otras dos posibilidades están en El Tren de RCN, donde trabaja Guillermo Díaz Salamanca (foto), excompañero de Peláez y de Gardeazábal, y en Vox Populi de Blu Radio, que viene empujando con ganas y calidad. En los altos círculos de los medios radiales, se comenta que la arrogancia de un periodista puede dar al traste con un proyecto que era único en el país por su dominio en sintonía, y puede generar una competencia que terminará torciéndole el pescuezo a la gallinita de los huevos de oro. Aunque no falta quien dice que “Gustavo Gómez es apenas un instrumento”, haciéndole el mandado a Alarcón, para favorecer al Gobierno.

A fuego leeento…

El exalcalde Alonso Salazar calificó de autolanzados a Federico Restrepo y a Federico Gutiérrez, la fórmula de Fajardo para la Gobernación y la Alcaldía.

Y afirmó que buscará una consulta en Compromiso Ciudadano. Sin embargo la verdad es que las relaciones entre Salazar y Fajardo terminaron mal. El Gobernador le notificó que esa fórmula es suya y que además ya se los comunicó a los empresarios del Sindicato Antioqueño.

Federico Restrepo, quien fue su gerente de Empresas Públicas, también está muy molesto con Salazar, porque él venía preparando todo sin decirle nada al equipo. Todo parece indicar entonces que la fórmula de Salazar podría ser Claudia Restrepo.

En el tema de fórmulas y consultas, Federico Gutiérrez sostiene que siempre fue coherente y claro en sus posiciones. Y que el expresidente Uribe sabía lo que él estaba pensando.

Ahora, otro detalle, es que a Uribe lo golpeó mucho la decisión de Federico Gutiérrez de hacer llave con el fajardismo, es decir que Centro Democrático hubiera perdido la opción de tenerlo en la baraja de aspirantes.

Uribe siempre ha elogiado a Federico en público y en privado, inclusive por encima del exsenador Juan Carlos Vélez. Federico siempre fue claro en que no iba a pasar de candidato a precandidato.

Y le respondió a Salazar: De aceptar una consulta en Compromiso Ciudadano, lo hubiera hecho en Centro Democrático.

En estas condiciones, al Centro Democrático le quedan dos precandidatos: Juan Carlos Vélez y Juan Fernando Jaramillo, quienes deberán someterse a los estatutos del Partido para escoger el candidato único…

Pero siguen interrogantes alrededor Eugenio Prieto, Gabriel Jaime Rico, Jesús Aníbal Echeverri, Bernardo Alejandro Guerra, Juan Felipe Gómez, todos de la Unidad Nacional, porque pertenecen a los partidos de la U o al Liberal.

Tendrán que someterse a un mecanismo para escoger un candidato único, según las instrucciones del presidente Santos.

Aunque la situación individual de algunos de ellos es compleja, con miras al aval de cada partido. En esa baraja hay unos gallos más pesados que otros y algunos con más recorrido y menos reconocimiento. Aunque El Reverbero de Juan Paz insiste: Falta que corra mucha agua por debajo del puente.

Share Button