martes enero 19 de 2021

El Ojo del Halkón El año de la educación

Ruben Dario Mejia Sanchez _25_02_12Por Rubén Darío Mejía Sánchez

No entiende nadie cuando se habla de que el 2015 debe de ser el año de la educación, cuando no son muy claros los programas del Gobierno en este campo y en especial en lo que tiene que ver con las zonas rurales, se habla de la falta de cobertura a nivel nacional por falta de profesores, muchos de los cuales no están listos para trabajar en regiones apartadas del país.

Es importante la educación y alguien dijo con sobrada razón que un pueblo educado nunca será esclavo y es cuando nos preguntamos si será verdad que muchos están interesados en que el analfabetismo desaparezca totalmente y no se siga jugando con las personas de bajos conocimientos.

La Ministra de Educación ha anunciado una serie de programas para que los estudiantes estén más motivados y no dejen las aulas, en especial cuando cursan octavo o noveno, pues según los investigadores es la época en que los muchachos y muchachas más se alejan de las aulas de clase para entrar a reforzar el núcleo familiar en la parte económica y las mujeres porque en su mayoría por falta de una educación sexual adecuada, aparecen embarazadas y se ven en la necesidad de salir a cumplir con sus obligaciones como madres.

En un mundo tan desorganizado y falto de cultura y valores encontramos que los jóvenes son arrastrados al vicio y a los trabajos de dinero fácil, lo que hace que muchos analicen que en más de una oportunidad no es necesario estudiar para estar bien, puesto que los profesionales no son valorados y después de una larga carrera salen a devengar sueldos inferiores, que en muchas oportunidades lo llevan a complementar sus trabajos de conductores, de meseros y otras actividades para poder tener una buena entrada salarial.

Tras lo anterior, nos damos cuenta de la gran labor que le espera al Gobierno y a los mismos padres de familia para concientizar a los hijos de la importancia de prepararse adecuadamente, de ser personas de bien y de tener valores para sacar adelante al país.

No se puede exigir cuando no hay oportunidades y en un país donde un gran número de muchachos se quedan sin ingresar a las universidades por falta de cupos y los altos costos de la educación, no se puede hablar fantasiosamente de conseguir una población educada y que proyecte un futuro con mayores esperanzas.

Esperemos que este año político no sea causa para que tanto el gobierno nacional como los locales no se olviden de esa gran tarea, de aportar los recursos necesarios para que tanto colegios como universidades, al igual que el SENA den esas oportunidades que necesitan los jóvenes de hoy.

Es importante la paz y la esperamos con los brazos abiertos; pero es importante también que haya oportunidad de trabajo para quienes se han preparado, que los muchachos no deban de ir a los estudios con hambre y muchas veces sin los implementos necesarios para obtener una educación adecuada.

Es necesario también que se piense en la actualización de los maestros y profesores a todos los niveles, no solo en secundaria sino en primaria, y que el magisterio esté conformado por personas que sientan esto como un apostolado y no simplemente porque no hay otra cosa que hacer.

Las evaluaciones a los profesores deben de hacerse, se les debe preparar y se les debe concientizar de la gran responsabilidad que tienen en la formación de un país.

El presidente Santos ha repetido una y otra vez que la educación será uno de los pilares en el presente año y en lo que resta de su mandato, esperemos que no todo quede enfocado en el proceso de paz y los presupuestos no sean superiores para los conflictos guerreristas dejando por fuera la educación y la salud al igual que la justicia, las que llevan mucho tiempo siendo las grandes cenicientas.

El trabajo que sobre educación se adelanta en el departamento de Antioquia es de copia y poner en práctica, porque lo puede decir el gobernador Fajardo, que se siente orgulloso de haber cumplido con el eslogan de “Antioquia la más educada”.

Los medios de comunicación también tenemos gran responsabilidad porque además de informar, una de las metas debe de ser educar, debemos de motivar a los jóvenes a que lean, a que investiguen y a que conozcan la historia del país y los grandes desempeños de los colombianos de bien, como los escritores, los artistas y los deportistas, dándole más espacios para tratar cosas relacionadas a las investigaciones y a la educación, porque divulgar lo que sucede en la academia es el primer paso para motivar a los jóvenes y niños a estar en las aulas de clase.

[email protected]

 

Share Button