martes enero 26 de 2021

A Vuelapluma Je Suis Charlie Yo Soy Mockus

12 febrero, 2015 Opinión

Augusto León Restrepo RamírezPor Augusto León Restrepo

Permítaseme una alusión personal. Desde el Colegio y la Universidad, en cuanta publicación hubo en Manizales, traté de colarme como columnista. Desde hace cincuenta y cinco años lo logré. Y he sido reiterativo y consecuente en algo que se me convirtió en una obsesión: propender el derecho A LA VIDA como valor absoluto, inalienable, fundamental, inviolable, porque es sagrada, única e irrepetible. Y mil calificaciones y adjetivos más. Incluso, he llegado a proponer la creación del PARTIDO DE LA VIDA. Su defensa apasionada, sin descanso, es lo más parecido a la paz. Este es un aparte que escribí con el seudónimo de Fray Rodín en estas mismas páginas y que traigo al presente para decir que Yo también soy Mockus. Yo soy Mockus. Y Yo Soy Mockus, porque yo como el me siento agredido, victimizado, linchado moralmente, porque como Mockus y miles y miles de colombianos somos vitalistas, misioneros de LA VIDA y que no de ahora si no desde siempre hemos preconizado que la base de la sociedad civilizada es su respeto, su entronización. El hipócrita bombardeo a su iniciativa de marchar por LA VIDA el próximo ocho de marzo con falsos moralismos, con principios éticos de bolsillo, con señalamientos acusadores de quienes tienen un trasero que no resiste que se le arrime el mas barato encendedor, no debe arredrar a Mockus ni a nosotros, ni mucho menos enterrar su ejemplar iniciativa . El ocho de Marzo, Antanas Mockus, estaremos con usted en las calles bogotanas. Será un grito que debe resonar en todos los ámbitos, desde Bogotá hasta La Habana. Y usted tendrá que estar en la marcha, al frente, como abanderado, como gonfalionero de la mas enaltecedora lucha: la lucha porque LA VIDA triunfe sobre la muerte.

Y sigo citándome, con la venia de mis lectores. Hemos repetido hasta el cansancio que solo el respeto a LA VIDA puede conducir a la utopía de la paz. Que en nombre de las supuestas verdades verdaderas, de lo subjetivo fundamentalista, de ideologías o religiones, de concepciones filosóficas, políticas o económicas, no se puede exterminar el único patrimonio que tenemos los seres terrenales: LA VIDA. Su agresiva defensa es un imperativo existencial. Humanista. Poético. Y político.

Y prosigo. No sé quien acuñó la expresión coloquial de tragar sapos para referirse a la aceptación de aquellas cosas o asuntos que nos causan náuseas, arcadas. Pues me voy a tragar todos los sapos si se me hace realidad el triunfo de LA VIDA sobre la muerte. La paz es el triunfo de LA VIDA. No me muevo de lo que es mi ilusión, porque soy vitalista. Durante los largos años que me he desempeñado como columnista he escrito siempre que LA VIDA es el único don que tiene el hombre; que lo demás son añadiduras dolorosas o felices. . Y que LA VIDA a nadie se la pueden suprimir ni siquiera con el pensamiento. Antanas Mockus invitó hace algunos años ( no ahora, ni por viles intereses como se lo han increpado sus hirsutos lapidadores ) a que en la primera línea programática de los partidos o movimientos estuviera la defensa de LA VIDA. De su valor intrínseco y sagrado. Coincidente con su postulado, es por lo que he aplaudido y respaldado todos y cada uno de los procesos de paz que hemos iniciado, signados hasta ahora por los mas infortunados fracasos. Hay una luz en el horizonte.

YO SOY MOCKUS. Los colombianos debemos ponernos la camiseta de LA VIDA. El próximo 8 de marzo vamos a cobijar a Antanas Mockus con nuestra solidaridad y presencia. Pero ante todo, vamos a decirle al mundo, que no queremos mas sangre hermana inundando nuestros campos y ciudades. Y que los fríos, los tibios y los mensajeros de la guerra y de la muerte, no pasarán. Sus consignas serán derrotadas por los hombres de buena voluntad. Que somos la mayoría . YO SOY MOCKUS. TODOS SEREMOS MOCKUS el próximo 8 de marzo.

Share Button