domingo julio 25 de 2021

El medicamento Truvada para el VIH, no reemplaza el condón, alerta la U.N.

12 abril, 2015 Salud

U.N-TRUVADA-300x189 El fármaco denominado Truvada, aprobado recientemente en Estados Unidos para profilaxis, no es 100 % efectivo ni protege de otras infecciones de transmisión sexual, advirtió el Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional.

El director del centro, José Julián López, señaló que Truvada protege de la infección contra el virus pero no contra otras enfermedades de transmisión sexual como la hepatitis c, el papiloma, la gonorrea y la sífilis, entre otras, lo que significa que el medicamento por sí solo no es suficiente y no sustituye el preservativo.

Aunque el fármaco es vendido en todos los países del mundo, incluido Colombia, para el tratamiento de las personas que conviven con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), recientemente, la Agencia de Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) lo aprobó para profilaxis, es decir, para evitar el contagio por el VIH.

La profilaxis consiste en consumir el medicamento por parte de las personas que no son portadoras, con el fin de evitar el contagio al mantener relaciones sexuales con otras que tienen el virus.

El profesor López considera que es preciso realizar algunos cuestionamientos a la aprobación del fármaco desde el punto de vista ético y de salud pública.

Con respecto a la salud pública, aclaró que el medicamento tiene una eficacia que varía entre el 40 % y el 70 %, lo que significa un riesgo de hasta del 60 %. Por esta razón considera discutible que se use en un método profiláctico.

La eficacia está ligada a que las personas consuman el medicamento adecuadamente, de manera que tomarlo en forma inconstante, sin alimentos o con jugos que puedan alterar sus propiedades son formas de disminuirla.

Señaló que el consumo de estos medicamentos puede producir problemas en el hígado y una alteración metabólica, que consiste en una condición llamada acidosis láctica (la sangre se vuelve ácida), que desbalancea el equilibrio del organismo y puede causar la muerte.

“Esta medicina debe ser usada por personas que hayan comprobado que no tienen el virus en su sangre, lo que solo se puede determinar con la prueba de tamizaje Elisa, que no es obligatoria, por lo que complica saber quién tiene o no el virus”, aseguró el profesor López.

La medida de salud pública debe ir acompañada de medidas educativas y uso de métodos de barrera como el condón, reiteró el experto. “Es posible que en corto plazo Colombia también solicite la aprobación para el uso profiláctico, lo que se podría convertir en un problema de salud pública”, agregó.

Este fármaco debe ser manejado con formula médica, se encuentra dentro del POS (Plan Obligatorio de Salud) para el tratamiento, pero por ser un medicamento nuevo es costoso, de manera que no es fácil de conseguir para las personas de bajos recursos que están en alto riesgo de contagio.

El producto es la combinación de dos medicinas individuales conocidas como emtricitabina y tenofovir, dos componentes con patentes vencidas, que al unirlas crean el fármaco truvada. Esto, según el experto, no representa ninguna novedad terapéutica pues ya eran utilizadas por separado anteriormente para este tratamiento.

En cuanto al aspecto ético, el profesor explicó que se realizaron dos ensayos clínicos para probar el medicamento, en donde se expusieron al contagio poblaciones vulnerables, como grupos transgénero y comunidades de Kenia y Uganda en África, que recibieron placebos y el producto con el principio activo. (Información de Agencia de Noticias U.N.)

Share Button