martes enero 19 de 2021

El último vuelo de la vida del Pájaro colombiano fue en Suiza

04 julio, 2015 Deportes

Jhonathan Flórez

 El paracaidista extremo colombiano Jhonathan Flórez, que murió el viernes en Suiza, estaba probando un traje nuevo de salto en altura cuando se produjo el accidente que le costó la vida, informaron sus familiares.

«Él tenía un traje nuevo que estaba ensayando para una competencia que tenía China. Estaba con dos compañeros y fue el último en salir», reveló a periodistas Karen Flórez, hermana del deportista nacido en Medellín hace 32 años.

Flórez, conocido como «El Hombre Pájaro» y campeón mundial de vuelo en traje con alas en 2013, falleció durante un entrenamiento en Engelberg (Suiza), según informó el equipo Red Bull.

El deportista realizaba un salto base «en una montaña nueva, al parecer un glaciar», con el que chocó luego de perder el control, según la información suministrada a la familia por los dos acompañantes del colombiano.

«Jhonathan iba a coger una curva de la montaña y el traje no le dio la suficiente elevación. Él simplemente impactó. Murió instantáneamente y no sufrió«, relató Karen Flórez, quien aclaró que no tienen más detalles del accidente porque las cámaras del deportista «se perdieron» en el choque.

Un familiar se encuentra en Suiza en el lugar del accidente gestionando larepatriación de su cuerpo. «Es un tema delicado y largo que estamos solucionando», dijo la hermana, quien añadió que una vez esté resuelto ese asunto la familia empezará a preparar un homenaje.

«Murió haciendo lo que amaba. Ahora él está volando con sus propias alas. Es un pájaro más que se quedó en la memoria de todos. Su legado fue decir que el cielo es el límite», expresó su hermana.

Flórez llevaba practicando el paracaidismo cerca de diez años y contaba con la experiencia que le daban los más de 2.000 saltos que realizó.

En 2012 batió cuatro récords mundiales en vuelo con traje de alas, y un año después se coronó campeón mundial de la especialidad en China.

Asimismo logró la mayor distancia recorrida en caída libre, la mayor distancia en traje de alas, la mayor cantidad de tiempo en caída libre y la mayor altitud en salto con traje de alas.

«Nos sentimos como cualquier colombiano, muy orgullosos. Él vivió haciendo lo que le gusta. Dejó una huella a nivel mundial», acotó María Camila Flórez, otra hermana del paracaidista.

En octubre de 2013 Flórez sobrevoló el Cerro de Montserrate de Bogotá a una velocidad de 200 kilómetros por hora después de lanzarse desde un helicóptero en una demostración para sus compatriotas.

El deportista realizaba un salto base «en una montaña nueva, al parecer un glaciar», con el que chocó luego de perder el control, según la información suministrada a la familia por los dos acompañantes del colombiano

Lo había intentado todo. Volar por encima del Corcovado, en Brasil; por las líneas de Nazca, en Perú; por el desierto de La Guajira, donde estableció cuatro récords Guinness; hacer parte de un equipo de fuerza aérea en California, donde vivía; lanzarse desde el cerro de Monserrate, en Bogotá, y hasta cansarse de volar por las peligrosas montañas de China, donde se coronó campeón mundial en 2013. Y justamente pensando en China, donde competiría en octubre venidero, halló la muerte.

Unas pocas horas antes del accidente en el que perdió la vida, en las montañas de Suiza a donde había llegado y mientras practicaba para competir en el Mundial de traje con alas, a cumplirse en la misma montaña de Tianmen que lo consagró dos años atrás, había dicho: “Tengo una gran meta por cumplir, tengo sueños que perseguir. Todo en la vida tiene un precio”. Y esa fue una de sus últimas frases en su página de Facebook, en la que muchas veces habló de sus vuelos, pero también de temas de corte social.

Paradójicamente, el precio de su arriesgada carrera lo pagó en lo que mas le gustaba: volar.

Reconocimiento

El uso de un atuendo que tiene unas membranas entre los brazos, el tronco y las piernas le dio reconocimiento mundial como el mejor de América en este tipo de vuelos.

En este deporte, este piloto Antioqueño de 32 años de edad, se había iniciado con la curiosidad por volar como un pájaro. Realizó un salto amarrado a un instructor y después hizo un curso, hasta alcanzar mas de dos mil saltos.

Nunca evadió el tema del riesgo, incluso tras la muerte de su amigo Dean Potter, quien falleció mientras hacía uno de estos saltos.

“En el mundo se presentan aproximadamente 40 muertes al año al practicar salto con alas, sin desconocer que en otros deportes también existen riesgos”, aseguró, al tiempo que manifestó que “el riesgo más grande que hay en la vida es la muerte y es un riesgo inminente desde que uno nace”.

La información suministrada inicialmente indica que su paracaídas no se abrió y su cuerpo fue encontrado envuelto en él. Fue el ultimo vuelo del Hombre Pájaro colombiano

Desafío las Alturas

Jhonathan  realizo  más de 2.300 saltos en paracaídas y ahora lo hace con traje con alas.

Jhonathan Flórez se ponía serio cuando lo calificaban de loco por el hecho de dedicarle su vida al paracaidismo. “Loco el que no es capaz de hacer lo que le llena el alma”, respondía con vehemencia antes de explicar que llevaba más de 2.300 saltos y nunca había sufrido fracturas, “por ahí un par de raspones por caer mal”, dijo. “Si se cumple con todos los protocolos, este es un deporte muy seguro”, agregaba el antioqueño de 32 años, quien falleció el viernes en Suiza.

El deportista, que nació en 1983 en Medellín, murió haciendo lo que amaba. Flórez se encontraba entrenando para el Mundial de Paracaidisimo con dos amigos, quienes cuando llegaron a tierra no lo vieron por lo que decidieron llamar a las autoridades quienes lo buscaron y lo hallaron muerto en unas montañas suizas con el paracaídas cerrado.

Jhonathan se enamoró de este deporte desde muy niño, pero apenas a los 13 años realizó su primer salto, en compañía de un instructor. “Ya como a los 20 o 21 comencé en serio”, comentó en una entrevista con El Espectador antes de lamentar la falta de apoyo a esta actividad en Colombia, lo que lo obligó a irse a los Estados Unidos, donde era instructor y realizaba actividades complementarias con disciplinas innovadoras como el XRW, Cross Relative Work, que mezcla el vuelo en paracaídas y el de trajes con alas.

Share Button