miércoles mayo 5 de 2021

Reflexiones sobre el nuevo Cabildo

02 noviembre, 2015 Bogotá, Opinión

Norberto Patarroyo L.

 Por: Pata.N

Cuando pensábamos que el Concejo de Bogotá tendría un cambio importante, que se iba a renovar, los bogotanos se encontraron que van seguir en las mismas y con los mismos. A pesar de tener 23 caras nuevas en el Cabildo Distrital vemos que esto se lo están tomando familias que trasladan a sus herederos, como quien entrega una finca o un poder. Los concejales que se van no sueltan la cuchara y dejan bien instalados a sus herederos en estos cargos.

Vemos por ejemplo Germán García deja en su cómoda silla a su hijo, Darío Fernando Cepeda instaló a su esposa, Severo Correa entregó el codiciado cargo a su hijo, Orlando Santiesteban lo cedió a su hermano, y otros que llegan en cuerpo ajeno con cuotas de personajes cuestionados como José Juan Rodríguez, Hipólito Moreno, Jorge Ernesto Salamanca y Camacho, entre otros. Llama también la atención el caso de los quemados, como es el caso de la familia de Liliana Guaqueta de Diago, esposa del exconcejal Leo César, que no logró sacar a su hija, Diana Diago por el Centro Democrático.

A Fernando López, de Cambio Radical, no le sirvió la transferencia para su ahijada, Mildred Casallas. Repiten Jorge Durán Silva, el más antiguo concejal del liberalismo, Antonio Sanguino de Alianza Verde; Javier Palacio de la „U‟ y Julio César Acosta de Cambio Radical, quienes fueron reelectos en medio de la reapertura de la investigación de la Procuraduría que deberá establecer si participaron o no en el llamado „carrusel‟ de la contratación. Estos últimos no han aclarado si situación ante las autoridades. Se vio el desfile del billete en la mayoría de las localidades, pues campañas que estuvieron por encima de los 2. 000 millones de pesos y la más transparente fue la de Juan Carlos Flórez. Varias de las campañas tenían sus seguidores del T.L.C: tamal, lechona y cerveza.

A última hora nos enteramos que el Concejal Javier Palacio fue llevado al pabellón de quemados con lesiones en la piel de primer grado y que además se encuentran en la UCI los ediles Lucía Bastidas y Marcos Fidel Ramírez. Pero lo que más llamo la atención en los pasillos del Concejo es lo que ocurrió con la Unidad de Apoyo Normativo del concejal Álvaro Argote, quien está sintiendo mucho calor y por esto les pidió la renuncia a todo su grupo. Lo que ha ocurrido en estas elecciones es que a algunos de los aspirantes al Concejo de Bogotá pensaron que se iban a quedar por siempre con esta tortica pero han llegado una generación nueva que en el periodismo marcan la nueva tendencia y nos quieren significar que hay nuevas opciones para seguir y para seguir manejando esta ciudad capital y esto deja en evidencia que los tradicionales partidos rojos y azules han venido perdiendo protagonismo en el escenario político de tal manera que le han dado opciones aquí a nuevos colores para que vayan marcando una tendencia de cambio. Esperamos que a este nuevo cabildo le vaya muy bien, pues si el va bien, así le va a los bogotanos. Suerte a los nuevos y a los herederos y a los que repiten.

Share Button