sábado marzo 6 de 2021

Al minuto 41 del segundo tiempo el árbitro terminó el partido entre Millonarios -Bucaramanga por invasión de la hinchada Azul

10 agosto, 2016 Fútbol, Fútbol Nacional

 Hinchas de Millos

 Era un partido adelantado de la fecha 14 contra Bucaramanga para que Millonarios se reconciliara con su hinchada, pero pasó todo lo contrario y cayeron 0-1 en un partido que fue suspendido por invasión de público a la cancha.

Bucaramanga empezó inquietando a los cuatro minutos con un balón para Darío Rodríguez lo que obligó la salida del arquero Nicolás Vikonis.

Los embajadores respondieron rápidamente con un remate de media distancia de Dayron Asprilla que obligó la estirada de Jorge Bava. Parecía que sería un partido con mucha dinámica, pero con el paso de los minutos empezó a hibernar hasta que el delantero Enzo Gutiérrez hizo un amago y disparó, pero Bava volvió a responder.

Esa acción despertó a los leopardos que dieron un rugido por medio de Rodríguez con un golazo de media distancia.

El exdelantero de Santa Fe aprovechó que Carlos Henao no pudo cortar la pelota y puso el balón en el ángulo superior derecho de Vikonis, para el 0-1 a los 29 minutos.

Millos buscó la igualdad con el movedizo Asprilla con un cabezazo y con un remate, pero en ambas ocasiones Bava respondió.

Para el comienzo del segundo tiempo, Ayron del Valle entró en el lugar de Gutiérrez para buscar más profundidad, pero fue Bucaramanga el que casi marca cuando Rodríguez hizo un tiro englobado al que Vikonis alcanzó a detener.

El local tuvo el empate cuando Del Valle recibió un centro desde la izquierda de Hárrison Henao y de cabeza no pudo definir, cuando iban 16 minutos.

Millonarios no claudicaba en su objetivo del gol y con Maximiliano Núñez llegaban por las bandas, pero sin la puntada final en el centro del área.

David Silva también estaba activo y a los 23 minutos tuvo un remate de media distancia que no se fue lejos. Los azules seguían con el dominio del balón, pero era inocuo, no generaban peligro y los ritos de los 6.842 aficionados llegaban más contundentes desde las gradas que los ataques de los jugadores.

Los visitantes llegaban poco, pero eran más punzantes, y así fue como al minuto 28 Rodríguez llegó de frente al arco en el que Vikonis salvaba, nuevamente, el honor local.

El desespero se apoderó de algunas personas que estaban en el estadio e ingresaron al terreno de juego cuando iban 42 minutos y por eso se dio por terminado el partido con un 0-1 para Bucaramanga que los deja como líderes de la Liga, con 16 puntos.

Ahora, el panorama se oscurece más para Millonarios y su técnico, Rubén Israel, quien ya tiene las horas contadas

Share Button