sábado febrero 4 de 2023

El piano que causa sensación en la carrera 7a.

04 marzo, 2017 Bogotá

_ Álvaro Guevara, uno de los tantos ciudadanos que recorre el centro de la ciudad, duró más de una hora frente al piano Kaway, de cuarto de cola, que de repente se encontró en el camino sobre un tapete persa, en plena carrera 7a. con calle 17.

Al igual que él, centenares de habitantes de Bogotá frenaron su paseo para admirar lo que jamás esperaron encontrar: un piano a su disposición para transformar el ruido de la llamada ‘Calle Real’.

“Vamos a tocar eso… yo no le jalo a ninguna melodía, pero vamos a ver, toquémoslo“, dijo Álvaro.

Esta iniciativa hace parte de un proyecto del alcalde Peñalosa que busca transformar el centro de Bogotá, para el disfrute de quienes la habitan.

La intervención se está desarrollando entre las calles 17 y 19.

Luz Marina García no tiene idea de cómo tocar un piano. Sin embargo, como los demás, se sintió sorprendida con la presencia de este nuevo “habitante”, camino a su trabajo.

“¡Es sorprendente, fantástico, es hermoso! No sé tocar, pero me gustan los instrumentos”, afirmó ella.

“¿Cómo te suena la Séptima peatonal?”, se leía en un letrero sobre el piano que invitaba a los transeúntes a cambiar la cara ruidosa de la tradicional vía.

A sus 75 años, Jesús Flórez tampoco se imaginó toparse con ese gigante de la música y calificó el caso como insólito.

“Es extraño encontrar algo así en pleno centro. Creo que me voy a animar a tocarlo”, contó.

El piano, de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, propone nuevos usos y relaciones con el espacio público.

Mónica Ramírez, gerente del Centro de Bogotá, explicó que la idea del piano es que la ciudadanía tenga acceso a un instrumento que parece lejano o de poco acceso. “Un piano en la calle, cuando generalmente está en la sala de un teatro, es realmente un acto revolucionario”, agregó la funcionaria.

Lo cierto es que esta vez el turno no fue para los grandes pianistas, sino para los bogotanos que pudieron sentirse por un momento como verdaderos músicos, apropiarse de su ciudad y gozarse una carrera 7a. mejor para todos.

Peñalosa da vía libre a Lagos de Torca, un proyecto que transformará el norte de Bogotá

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, firmó este viernes el decreto que da vía libre a Lagos de Torca, la  iniciativa que transformará el norte de la ciudad con viviendas, centros culturales, colegios, hospitales, además de  recuperar y proteger las zonas ambientales existentes.

“Este decreto que acabamos de firmar es una revolución en el urbanismo colombiano. Lo trabajamos en equipo con la Corporación Autónoma Regional (CAR). Vamos a evitar que la ciudad se expanda por la Sabana, en baja densidad”, sostuvo Peñalosa.

Lagos de Torca tiene un área de 1.803 hectáreas, de las cuales 550 ya están ocupadas por colegios, concesionarios y otros equipamientos. Del total, 370 serán construibles, 640 serán recreativas y de infraestructura pública y el restante es suelo de protección, que no se afectará, sino que se protegerá.

Néstor Franco, director de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), destacó: “Es un proyecto que se ha analizado desde todas las ópticas. En el último año, hemos tenido la oportunidad de darle alcance a estas propuestas desde lo ambiental. Estamos convencidos de que estamos dando un paso muy importante en el camino de lograr un crecimiento con sostenibilidad. Esto es muy importante para Bogotá y la región”.

Los límites de Lagos de Torca son: al norte con Chía y el perímetro urbano de la ciudad; por el oriente con la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental y el perímetro urbano; al sur con las calles 183, 189, 191 (Trazado Avenida Tibabita), 192, 193 y la UPZ La Uribe y por el occidente con la Unidad de Planeamiento Rural -UPR- Zona Norte y el perímetro urbano.

“En Bogotá tenemos el reto de planear una ciudad en la que se puedan construir 2’700.000 viviendas para el año 2050, teniendo en cuenta que la tasa de aumento poblacional es de 1,2 % anual, es decir cerca de 100 mil personas al año. Lagos de Torca es un paso importante en esta dirección, al generar viviendas en donde se le da prioridad al espacio público, el peatón y la bicicleta”, precisó el secretario de Planeación, Andrés Ortiz.

Un proyecto ambientalmente sostenible

Actualmente, la Autopista Norte parte el Humedal de Torca y Guaymaral. Por eso, esta se elevará entre las avenidas Cafam y El Jardín, a una altura de tres metros, para preservar y mejorar la conectividad ecológica. De esta manera, el Humedal pasará de 34 hectáreas a 75 hectáreas totalmente protegido y recuperado.

“No solo lo protege, sino que lo amplía. Pasamos de un espejo de agua de unas 35 hectáreas a más de 70 en el humedal. Va a estar maravillosamente protegido y admirado por los bogotanos”, señaló Peñalosa.

También, Lagos de Torca contempla el desarrollo del Parque Metropolitano Guaymaral. Un escenario de 150 hectáreas, contando las 75 del cuerpo de agua, que brindará a las personas espacios verdes para la recreación activa y pasiva y generará conectividad entre los Cerros Orientales y el Humedal.

“Es muy importante para garantizar la recuperación y sostenibilidad de bienes y servicios del ecosistema que están allí, que han permanecido, pero que lamentablemente han sido lastimados y que estamos en camino de recuperarlos”, señaló el director de la CAR.

En la zona se tenían definidas seis quebradas, sin embargo, durante los estudios para este Plan se identificaron tres más: Tibabita, Cañiza y Las Pilas, las cuales ahora pasan a ser parte de la Estructura Ecológica Principal para su protección.

El corredor de ronda de la quebrada La Floresta se afecta por el trazado de la Avenida Guaymaral establecido por el Plan de Ordenamiento Territorial -POT- vigente y el Decreto 043 de 2010, por eso se modificará este trazado 300 metros hacia el norte para preservar esta área y proteger el principal corredor ecológico del suelo urbano.

La cobertura forestal existente es de 18 hectáreas, con Lagos de Torca se pasará a 400 y el número de árboles se aumentará de 5.000 a 100.000.

Este proyecto es vecino de la Reserva Thomas van der Hammen pero no la toca ni un milímetro. Para garantizar esto se realizó una concertación ambiental con la CAR (Resolución 2513 de 2016), otra con la  Secretaría Distrital de Ambiente  (Resolución 02074 de 2016) y se le solicitó concepto al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en octubre de 2016 para confirmar que lo que se va a hacer esté ajustado a la norma.

En lo urbano

En el área de Lagos de Torca se prevé la construcción de 125.000 viviendas aproximadamente, de las cuales 50.000 serán viviendas subsidiadas. El POZ Norte planteaba sólo el 30 % para vivienda subsidiada, con la modificación se aumenta a 40 %: 20 % para Vivienda de Interés Social -VIS- y 20 % para VIP.

Así mismo, entre las cargas y beneficios que se establecieron para los 34 planes parciales que allí se desarrollarán, se debe restaurar las zonas ecológicas ambientales de la zona.

“Se quiere una ciudad para todos, por eso allí se tendrá diversidad de estratos y la mezcla de usos de suelo para brindar los servicios necesarios al alcance de las 350.000 personas que llegarán a residir y así tener una mejor calidad de vida”, resaltó Ortiz.

Las manzanas más grandes serán de 1,3 hectáreas, en vez de las 2,0 que establece el POT, y se permitirá llegar a 1,6 hectáreas en las avenidas locales (29 metros de ancho). En el 70 % de las manzanas, los primeros pisos se destinarán para usos de comercio, servicios y equipamientos, así mejora la seguridad y se le da vida a las calles.

Los antejardines privados y conjuntos cerrados por rejas no tendrán cabida en Lagos de Torca, será una zona en la que la calle será epicentro de encuentro.

Los centros comerciales deberán seguir la nueva tendencia en el mundo, serán de cielos y espacios abiertos y tendrán que tener locales hacia la calle para dar continuidad a la ciudad y no dividirla con grandes infraestructuras.

Conectividad vial

Tendrá 300 hectáreas para vías. Se ampliarán y adecuarán las avenidas Boyacá y Ferrocarril (carrera novena), la Autopista Norte y la Carrera Séptima y se construirán las avenidas Arrayanes (calle 209), Guaymaral (calle 235), Polo (calle 200) y El Jardín (Calle 222), así se garantizará la conectividad vial y la buena movilidad para los ciudadanos.

Según el actual POT, las vías más angostas en Bogotá deben ser de 12 metros, en Lagos de Torca serán de 22 metros con antejardín público.

Todas las vías contarán con ciclorruta, más de 150 kilómetros, en las arteriales la tendrán al lado y lado para favorecer a los biciusuarios.

Se entregarán a la ciudad 18 hectáreas para construir una gran estación de TransMilenio y el intercambiador intermodal. Adicional se construirán seis troncales para los buses rojos, la distancia máxima hacia estas no superará las 10 cuadras.

Más espacio público para la ciudad

Serán 600 hectáreas de espacio público entre parques ambientales, parques recreativos, plazas y plazoletas los que se establecerán en esta zona de la ciudad.

Se tendrán 14 metros cuadrados de espacio público por habitante, más del triple de lo que Bogotá brinda actualmente, el cual es de 6 metros cuadrados por habitante. En términos de espacio público efectivo se tendrán 8 metros cuadrados por habitante cuando Bogotá tiene menos de 4.

El proyecto estará conectado por una maravillosa red de más de 15 kilómetros de parques lineales con 30 metros de ancho y 90 kilómetros de andenes de 12 metros de ancho.

Modelo económico

El desarrollo del proyecto costará cerca de 4 billones de pesos, los cuales serán asumidos por los privados a través de aportes en cargas y plusvalía.

Actualmente, son más de mil los propietarios de los predios que están en la zona y serán estos quienes financien su desarrollo. Con la nueva norma podrán construir solo el 20 % del área de sus propiedades, para edificar más de eso, tendrán que aportar al Distrito la totalidad infraestructura del proyecto.

Estos aportes irán a un fideicomiso que reunirá el dinero y las tierras para garantizar la construcción de vías, servicios públicos, parques, espacio público, alamedas, plazas, etc.

En el Día mundial de la vida silvestre, 106 aves recuperaron su libertad en Bogotá

 

Para celebrar el día mundial de la vida silvestre, la administración del alcalde Enrique Peñalosa,  liberó en Bogotá 106 aves.

En esta oportunidad la Secretaría de Ambiente devolvió a su hábitat 2 aves Garrapateras, 1 Garza, 3 Gavilanes “Espíritu Santo”, 3 Búhos, 1 Lechuza Campanario, 2 Búhos Orejudos, 1 Polluela Piquiroja y 93 Tinguas Azules. Estas últimas fueron recuperadas mientras hacían su paso migratorio por Bogotá.

“Seguimos trabajando en la recuperación de estas especies silvestres para poder liberarlas en su hábitat natural, tanto en Bogotá como en los departamentos de donde provienen”, afirmó el secretario de Ambiente, Francisco Cruz Prada.

Con la celebración del Día mundial de la vida silvestre, la autoridad ambiental hace un llamado para frenar el delito de tráfico de especies silvestres que trae consecuencias nefastas para el equilibrio medioambiental.

Para denunciar cualquier caso de ilícito que tenga que ver con especies silvestres, la comunidad puede comunicarse con la Secretaría de Ambiente a los teléfonos 377-88-54, 377-89-50, 377-88-00 o escribir al correo [email protected]

Así continúa el impresionante cambio de la carrera 7a.

 

Un mes después de la intervención el primer tramo de la carrera 7a., con espacios diseñados para el disfrute ciudadano, llega el segundo trayecto, esta vez entre calles 17 y 19, en pleno corazón de Bogotá.

Este impresionante cambio en la vía hace parte de todo un proyecto que busca transformar el centro de Bogotá, porque ‘Si el centro cambia, todo cambia’.

Pero no solo por fines meramente estéticos, sino para que los ciudadanos se sientan más seguros, se apropien del espacio como lugar turístico y disfruten todos los aspectos históricos, educativos y comerciales de él.

“En la primera intervención los ciudadanos pidieron más cultura, más espacios para disfrutar la carrera 7a. y en esta ocasión seguiremos mostrándoles posibilidades y que ellos mismos nos digan qué les gusta y qué quieren ver, todo esto previo a la obra de peatonalización definitiva del IDU”, explicó Mónica Ramírez, gerente del Centro.

En el primer tramo se intervino la 7a., entre Avenida Jiménez y la calle 17. Además de pintar la CicloRuta, se pusieron sillas, una exposición con fotos históricas de Bogotá y se instalaron temporalmente juegos para la gente. Además, el Distrito encuestó a 243 personas sobre lo que quieren para el centro y basados en eso se puso en marcha el segundo tramo.

El 45,68% de la gente pide cultura para el centro, mientras que el 46,06% desea que haya más seguridad y el 43,57% espera que también se regule y controle la venta ambulante. La mayoría espera que la 7a. sea un espacio donde haya gran oferta cultural y artística.

Es por eso que en el segundo tramo hay varias sorpresas para que los ciudadanos se apropien de la cultura en este corredor. Uno de ellos es la Maleta Viajera, que es un espacio para que los ciudadanos puedan prestar libros y leerlos en plena calle. Igual que en el tramo anterior, en esta intervención habrá mobiliario urbano, una exposición con fotografías históricas de Bogotá, mesas de pimpón, ajedrez gigante y espacios para expresar sus ideas sobre lo que espera vivir en el futuro sobre la carrera 7a.

Aguas de Bogotá intensificó las acciones de limpieza sobre la 7a., entre la Jiménez y la calle 19, porque fue uno de los temas más pedidos por los ciudadanos. Además, se limpiaron los postes y las cestas públicas afectadas con publicidad ilegal y se realizó la mitigación olores en puntos sanitarios.

Igualmente se pintó la CicloRuta de un vistoso color azul para terminar de una vez por todas con el conflicto entre peatones y ciclistas, tan común en esta avenida, y se demarcaron los espacios para que peatones disfruten del espacio estando seguros.

La invitación en esta oportunidad es a que los ciudadanos suban a las redes sociales una fotografía suya en su lugar favorito de este corredor vial, y usen la etiqueta #SelfieEnLaSéptima. Las fotografías serán usadas en exposiciones fotográficas en la Fundación Gilberto Alzate y otros espacios culturales.

Share Button