martes junio 15 de 2021

Murió el árbitro Guillermo ‘el Chato’ Velásquez quien no logró expulsar a Pelé

El árbitro Guillermo ‘el Chato’ Velásquez murió a los 84 años, informó la Federación Colombiana de Fútbol.

El árbitro Guillermo ‘el Chato’ Velásquez, recordado por haber tenido que abandonar la cancha tras expulsar a Pelé en un partido amistoso del Santos en Bogotá en 1968, murió a los 84 años, informó la Federación Colombiana de Fútbol.

Velásquez fue el árbitro central del partido amistoso que el Santos ganó por 2-4 a la selección que se preparaba para los Juegos Olímpicos de México, el 17 de julio de 1968 en el estadio El Campín de Bogotá.

«Pelé pidió penalti y yo dije: ‘jueguen, jueguen’. Entonces se desembocó en groserías para mí», relató hace años Velásquez al recordar la jugada que terminó con la expulsión de ‘O rei’ y que derivó en una golpiza que le propinaron jugadores del club brasileño.

Como hecho insólito, la decisión del árbitro, que entonces vestía de negro, fue derogada por los organizadores del encuentro y debido a la presión del público en los graderíos.

Velásquez fue obligado a abandonar el partido y en su lugar asumió el primer juez de línea Omar Delgado. ¡Y Pelé volvió a la cancha para terminar el partido!

«Lamentamos profundamente la muerte del exárbitro colombiano Guillermo ‘el Chato’ Velásquez y enviamos un mensaje de condolencia a toda su familia y amigos en este difícil momento», anunció hoy la Federación en su página oficial.

«Su recuerdo permanecerá siempre en nuestra memoria como un ejemplo de personal y profesional, que en paz descanse», agregó la información.

‘El Chato’ Velásquez dirigió partidos en Colombia entre 1957 y 1982 y, además pitó en el Mundial de México 1970 y estuvo en cuatro ediciones de los Juegos Olímpicos.

Según sus familiares, desde hace siete años padecía quebrantos de salud, luego del trasplante de un riñón, que lo llevaron finalmente a la muerte.

Velásquez, quien además dirigió en Juegos Olímpicos y en el Mundial de 1970, vivía en Medellín, donde se sometía a chequeos médicos para descartar una leucemia. Su salud hace meses se había deteriorado.

Velásquez será siempre recordado por aquel episodio, el 17 de julio de 1968 en el estadio El Campín, cuando sacó del campo a quien muchos consideran el mejor futbolista de la historia, ‘O rei Pelé’.

Él mismo recordaba aquel episodio en cada entrevista como si lo estuviera viviendo. “Eso (la expulsión) es lo que él quería. Y voy a contar cómo fue. Un árbitro en una jugada de pelota parada es muy difícil que se equivoque. Falla el que esté completamente desentendido o no quiera ver. Y yo, sabiendo cómo era Pelé en los remates de cabeza en los tiros de esquina, debía estar muy atento. Fue un tiro de esquina en el arco sur, lo cobró Dorval y a Pelé le pusieron en la marca a Luis ‘Camello’ Soto. Entonces Pelé quiso ganar el espacio con las manos, forzado, porque no tenía por donde pasar. Yo estaba parado al lado de ellos. El ‘Camello’ lo apretó, claro, pero el que metió los brazos para pasar fue Pelé. Enseguida pidió penalti y yo dije: «jueguen, jueguen».

Entonces se desembocó en groserías para mí. Y en esto yo digo que la vida tiene una cantidad de coincidencias, para bien o para mal. Yo hacía como unos 15 ó 20 días había llegado de un torneo aficionado en Leticia, en la frontera con Brasil, con equipos de ese país, de Perú, Ecuador y Colombia. Allí fui a un sitio a ver bailar y lo primero que uno aprende de otro idioma son las groserías. ¡Pelé me las dijo todas y yo se las entendí! Entonces yo le dije en brasileño: «Usted está equivocado conmigo», le señalé la salida y él se fue corriendo de la cancha».

Tristemente para él, su decisión desencadenó una monumental bronca. “Inmediatamente se me vinieron todos los compañeros de Pelé. La del Santos era una delegación de 28 personas y me agredieron 25, el que iba llegando me iba pegando. Los únicos que no me golpearon fueron el médico del equipo, un periodista del diario Folha de Sao Paulo y Pelé”, cuenta.

Velásquez demandó penalmente a la delegación de Santos por la agresión y recibió $18.000 pesos de parte de los brasileños como indemnización y 25 días de incapacidad.

Lo más curioso es que la Federación Colombiana de Fútbol obligó a que el partido continuara y a que regresara Pelé, pues era a él a quien la gente había ido a ver. El ‘amistoso’ terminó 4-2 (iba 2-1 cuando el ‘Chato’ expulsó al 10) y Pelé anotó.

Paz en la tumba del polémico juez, cuyo pasado como boxeador aficionado le sirvió aquel día en El Campín para enviar a la enfermería a un par de sus agresores.

Share Button