martes noviembre 24 de 2020

El Jodario CLARA LUZ

Por: Gustavo Álvarez Gardeazábal

No hemos sido justos en la apreciación ante el hecho de que Colombia, en tierra extraña, haya logrado la medalla de oro de los Juegos Suramericanos y que después de muchos años repita la hazaña de ganar con sus deportistas el primer lugar de esas justas. Tal vez la  creciente esperanza en el  equipo de fútbol en Rusia, o la máquina mediática que rodea los éxitos de los ciclistas en las carreteras europeas y, de pronto ,hasta la decisión final de la campaña presidencial minimizó este triunfo colombiano.

Pero quizás por las mismas razones, o por otras más que están cercanas a la incapacidad de reconocimiento de los que hacen posibles esas preseas, no hemos valorado lo que es ganarle a Brasil,Argentina y Venezuela, que por muchos años nos arrollaron con sus mejores y más preparados deportistas. No nos parece gracia ser primeros en el continente suramericano y menos que valoramos la labor de conjunto de participantes, entrenadores, ligas municipales y departamentales, institutos de recreación y deporte para que el resultado haya sido tan admirable.

Lo más importante,empero, es que ese triunfo fue dirigido  por dos mujeres, por  la primera directora mujer  que  ha tenido Coldeportes en toda su existencia : Clara Luz Roldán, y por otra mujer que presidía con generosidad y mano de hierro la delegación en Bolivia para recoger el máximo de medallas,Ana Edurne Camacho del Comité Olímpico Colombiano. Ojalá ese esquema organizativo, conseguido sin abundancia de fondos económicos ( Coldeportes no ha tenido recursos todavía para volver a montar el laboratorio antidoping) pero con un sentido de administración del deporte verdaderamente admirable, no vaya a resultar la clara luz de un día y el próximo gobierno resulte echándolo al olvido o entregándoselo a quien no debe ser.

@eljodario

[email protected]

Publicado en Diario ADN, junio 12 2018

Share Button