domingo noviembre 29 de 2020

Alejandro el sepulturero, el último papel en cine de Luis Fernando Montoya

03 julio, 2018 Cine, Variedades

El actor que falleció la semana pasada en Bogotá, hizo parte del elenco de El Niño de los Mandados, la película dirigida por Carlos Del Castillo que planea estrenarse prontamente.

Cuando un amigo se va queda un espacio vacío, que no lo puede llenar la llegada de otro amigo, así canta Alberto Cortez una de las odas más grandes a la amistad, esa misma que cultivó en vida el actor Luis Fernando Montoya y que se apagó esta semana con su partida.

Pero antes de irse al encuentro con el más allá y ya empezando a padecer los estertores de su enfermedad, el gran actor colombiano hizo parte de El Niño de los Mandados, la cinta dirigida por Carlos Del Castillo y que planea estreno próximamente, la que se convirtió en su última actuación en la pantalla grande.

Allí, Montoya hace el papel de Alejandro, el sepulturero del pueblo donde transcurre la historia. “El personaje de Luis Fernando conserva una mística muy especial ya que al conocer a todas las personas del pueblo, tenía una bitácora de todas esas muertes, pintando a los muertos que enterraba y conservándolos en su cabaña en lienzos”, recuerda el director Del Castillo.

Asimismo, Del Castillo recuerda que en los días que se realizó el rodaje de la cinta en Monguí (Boyacá) “La producción estuvo muy pendiente de Luis Fernando para que nunca le faltara nada. Se le brindó tranquilidad para que si la gente le pedía autógrafos tuviera su espacio para hacerlo y asimismo descansar. Fue muy bello y cariñoso con todos, especialmente con los niños. Se mantuvo muy atento a los personajes de todos, estaba metido en los temas del equipo técnico y artístico”, agrega.

La partida de Luis Fernando Montoya es sin duda una gran pérdida para la cultura colombiana, un artista íntegro que hizo, cine, televisión y teatro de manera magistral. “En la cinta Luis Fernando usa el cabello largo hecho con pelo de vaca lo que le da una caracterización muy especial. Un personaje muy particular al que no le interesaba la limpieza por su trabajo”, finaliza el director.

Sinopsis

En 1954, Alfonso, un niño de 11 años pierde repentinamente a su madre quedando solo en una humilde y vieja casa de barro. Para sobrevivir, empieza a trabajar como «mandadero» en la única botica del pueblo. Allí, comienza a descubrir el mundo de la farmacéutica ayudando a algunas personas, pues el boticario está consumido por el alcohol. Alfonso, termina descubriendo así su vocación por la medicina superando grandes dificultades.

Share Button