viernes octubre 7 de 2022

Croacia sufre hasta los penales y al final elimina a Dinamarca

Croacia se medirá a Rusia por un puesto en semifinales

Dinamarca cayó tras firmar su partido más ofensivo en el torneo

Nizhni Nóvgorod, Rusia, 01 de julio_ RAM_ Tras empatar 1-1 en el tiempo reglamentario, Croacia debió llegar hasta la tanda de penales para derrotar hoy a Dinamarca y clasificar a los cuartos de final de la Copa del Mundo de fútbol de Rusia-2018.

El gran héroe del partido fue el arquero croata Danijel Subasic, quien paró tres de los cinco disparos de los daneses en los penaltis.

Croacia, que llegó a este duelo con balance perfecto de tres victorias en tres salidas, estuvo al borde del colapso, algo cada vez más habitual en esta cita del orbe, de la cual ya se han despedido gigantes como Alemania, Argentina, España y Portugal.

Cuando aún se acomodaban los equipos sobre la cancha, incluso algunos jugadores aun estiraban las piernas, Dinamarca abrió el marcador, al aprovechar un despiste de la defensa croata.

Los daneses lograron un saque de banda. Corría apenas el segundo minuto de juego. El zaguero Henrik Dalsgaard envió la pelota directo al área para que, tras un rebote, Mathias Jorgensen enviara el balón al fondo de las redes.

Pero apenas unos instantes después, en el minuto cuatro, Croacia empató el duelo por intermedio de Mario Mandzukic, quien aprovechó una acción fortuita para marcar a placer, solo ante la portería.

Sime Vrsaljko centró raso, un pase de la muerte desde la derecha; su envío llegó a ser despejado por Dalsgaard, pero el balón, caprichoso, golpeó en el rostro del danés Thomas Delaney y quedó a merced de Mandzukic, quien no perdonó e igualó las acciones.

Después de ese comienzo estremecedor, las acciones se calmaron, al extremo que el empate 1-1 perduró durante los 90 minutos reglamentarios.

Croacia manejaba mejor el balón para crear sus ocasiones, pero Dinamarca, disciplinada, montaba contragolpes enérgicos y vertiginosos, con los cuales puso en más de un apuro a la defensa rival.

Y entonces llegaron las prórrogas. El cansancio se notaba en todos los jugadores -los virtuosos y los guerreros-, pero la ilusión de millones de personas en Croacia y Dinamarca generaba energías donde no las había.

Transcurrieron los primeros 15 minutos y nada, el empate permaneció inmóvil, sin muchos sobresaltos.

En los segundos 15 minutos el duelo tuvo más acción y aunque también prevaleció la igualada a un gol por bando, para dar paso a la definición por penales, Croacia tuvo una oportunidad única para haber sentenciado el partido.

Luka Modric, en el minuto 115, habilitó a Ante Rebic con un pase magistral al espacio, y este encaró y dribleó al arquero Kasper Schmeichel quedando solo de frente al arco vacío, pero Jorgensen llegó desde atrás y tumbó al atacante, acción en la que el árbitro pitó penalti.

Modric, el mejor jugador croata, aceptó la responsabilidad de cobrar la pena máxima, pero fue incapaz de vencer a Schmeichel, quien tapó el disparo sin dar rebote para devolverle el aliento a los daneses.

Entonces llegó la definición por penales y en esa estresante batalla resultó ganadora la escuadra de Croacia, tras un sensacional duelo entre los porteros: Schmeichel estuvo inmenso y detuvo dos lanzamientos, pero Subasic fue incluso mejor, al contener tres cobros daneses.

El gol de la victoria, con el que Croacia gritó hasta romperse las cuerdas vocales, fue a la cuenta de Ivan Rakitic.

De esa manera, Croacia sacó boleto a cuartos de final y de paso se citó con Rusia, que horas antes había superado por 4-3 a España en los penales, tras finalizar 1-1 después del tiempo reglamentario y las dos prórrogas.

Hasta el momento, además de Rusia y Croacia, también tienen garantizada su presencia en la ronda de las ocho mejores las escuadras de Uruguay y Francia.

Mañana continuarán los octavos de final de la Copa con los enfrentamientos Bélgica-Japón y Brasil-México.

Tras un inicio fulgurante de partido en el que se vieron dos goles en apenas 4 minutos, Croacia tuvo que esperar a los penales para derrotar a una brava Dinamarca que se mostró más ofensiva que en anteriores ocasiones, pero quedó sin premio.

No se había cumplido el primer minuto y Dinamarca ya iba 0-1. Mathias Jorgensen disparó entre un mar de piernas y Danijel Subasic no logró evitar que el balón cruzara la línea. Pero poco duró la alegría a los escandinavos. El el 4’ Mario Mandzukic no perdonó en la primera de Croacia y reestableció la igualdad.

A partir de entonces, Croacia se mostró más dominante en el primer tiempo, con Luka Modric dirigiendo las operaciones desde una posición más retrasada que en anteriores partidos. Pero Dinamarca tuvo sus opciones y Christian Eriksen mandó un balón al travesaño.

Los escandinavos se lo fueron creyendo más con el paso de los minutos, pero pecaron de cándidos en sus llegadas al área croata. Los Vatreni, muy fatigados, no alcanzaron a desnivelar tampoco un choque que fue a la prórroga. Ahí Croacia siguió queriendo, pero sin poder -Modric marró un penal en el 116′- y Dinamarca esperó a los penales, confiando en la fortaleza de Kasper Schmeichel. El arquero atajó dos, pero Subasic paró tres y dio el pase a los suyos.

El análisis de los enviados especiales de FIFA.com

 

Vjekoslav Paun, con Croacia

Tal y como Zlatko Dalic anunció, este partido fue un gran examen para Croacia. ¡Y lo aprobó! La generación dorada se demostró a sí misma y a todo el mundo de lo que era capaz. El tempranero gol de de Dinamarca no afectó al equipo, aunque los daneses hicieron un mejor trabajo y lograron cerrar todos los espacios en el centro del campo. No fue ciertamente un partido brillante de los Vatreni, pero lograron pasar tras una dramática tanda de penales.

Svend Frandsen, con Dinamarca

Durante el tiempo reglamentario, y tras su rápido gol inicial, Dinamarca creó muchas situaciones peligrosas, pero sin poder concretar. Ya en la prórroga, el equipo confió en la organización defensiva que tan buenos resultados le dio durante el torneo. Ninguno de los dos equipos pareció tener energías para atacar durante esos minutos finales, pero los daneses tuvieron un despiste y concedieron un penal a Modric en el 116′. Y ahí, cuando más lo necesitaban, apareció Kasper Schemeichel para atajarlo. En la tanda de penales, el arquero atajó dos, pero no fue suficiente para pasar.

Jugador del Partido

Schmeichel demostró el porqué de su fama de parapenales. Además de mostrarse muy seguro durante todo el partido bajo palos y dirigir con maestría a su defensa, contribuyendo a neutralizar el ataque croata, atajó el penal a Modric en la prórroga, y después otros dos en la tanda de penales.

El dato

En un Mundial marcado por los goles a última hora, este Croacia-Dinamarca registró el empate inicial más veloz de la historia. Nunca antes se había visto que en el minuto 4 de un partido el marcador fuese ya de 1-1. El gol de Jorgensen es, además, el 13º más rápido en un Mundial.

Lo que viene

7 de julio en Sochi: Rusia contra Croacia

Share Button