martes noviembre 19 de 2019

Titanes de Barranquilla es el campeón de la liga profesional de baloncesto 2018

30 noviembre, 2018 Baloncesto, Deportes

Estadísticas:

En uno a de las finales más emocionantes de la historia de la Liga Profesional de Baloncesto, Titanes de Barranquilla se impuso 3-2 en 5 encuentros frente a  Warriors de San Andrés. El equipo de la arenosa ganó el quinto juego por 74 a 79 en un vibrante partido que necesitó de tiempo suplementario.

Como sucedió en los últimos tres duelos, se dio una increíble remontada en el último cuarto y los minutos finales fueron de película. El equipo de la arenosa luchó hasta el final para reducir un déficit que alcanzó los 18 puntos y a pesar de la adversidad  se consagró campeón 20 años después de su más reciente título del baloncesto nacional.

El jugador más valioso fue Xavier Robertson, armador de Titanes que lideró a su equipo a lo largo de las finales y el torneo para llevarse el título a Barranquilla.

El marco en el Coliseo Genny Bay fue impresionante. Las graderías se colmaron a su máxima capacidad y toda la isla estuve pendiente de su equipo, al igual que los barranquilleros que siguieron el encuentro por la señal de Telecaribe y Teleislas.

En el primer cuarto ambos equipos fueron muy efectivos en sus lanzamientos de dos puntos. Warriors acertó 7 de 11 desde lanzamientos por delante de la línea mientras que Titanes acertó 5 de 6.

Estos altos porcentajes contrastaron con la falta de puntería desde la larga distancia. Entre ambos conjuntos  apenas convirtieron 1 de 13 tiros de tres puntos, 0 de 5 para Warriors y 1 de 8 para Titanes. Este determinó una paridad de 15 a 15 después del primer periodo.

En el segundo cuarto se abrió el aro para los locales en sus tiros desde el perímetro y convirtieron 3 de 4 intentos. Los dirigidos por Víctor Hooker también hicieron ajustes en defensa y cerraron la zona pintada a los ataques de los barranquilleros y se fueron al descanso ganando 35 a 29.

Hooker sabía que 6 puntos era una ventaja muy corta teniendo en cuenta las notables remontadas que han concretado ambos equipos  a lo largo de la serie por lo que el técnico les pidió a sus jugadores que mantuvieran su intensidad tras la pausa de medio tiempo.

Los sanandresanos hicieron caso a las instrucciones del estratega y arrancaron el tercer cuarto con una racha de 12 a 2 que desató la euforia de los fanáticos presentes en el Coliseo pues lograban su máxima diferencia a favor en este partido por 47 a 31.

El jugador clave del buen rendimiento de los isleños fue John Hernández que se hizo amo y señor de los tableros. En este cuarto, Chiquillo atrapó 7 rebotes (2 ofensivos) y convirtió 8 puntos para que los locales se fueran adelante por 61 a 45 faltando 10 minutos por jugar.

Pero como ha sido constante en esta histórica final, el cierre iba a ser emocionante y los Titanes lograron acercarse a 5 puntos faltando 1:46 por jugar, gracias a su defensa con presión 1-2-2-y a fallos de los sanandresanos en el cierre.

Los últimos 8 puntos del tiempo regular fueron para los barranquilleros que empataron el partido 70 a 70 en el minuto final. En el cierre los dos conjuntos tuvieron la oportunidad de anotar para el triunfo. Primero Robertson falló un pase a Jones dejando 1,6 segundos a los isleños que le dieron el último tiro a Larry Cardona que no pudo convertir y el partido se fue a tiempo extra.

El equipo barranquillero fue el mejor a lo largo del torneo y terminó ganando 16 partidos de los 21 que disputó. La última ocasión en la que los de la arenosa habían celebrado un título fue en 1998 cuando el recordado Caimanes superó a Sabios.

Xavier Roberson, el jugador más valioso de la final de la Liga Profesional de Baloncesto

Titanes de Barranquilla se coronó campeón de la Liga Profesional de Baloncesto venciendo en una histórica final a Warriors de San Andrés. Pese a que la labor de varios jugadores fe muy importante para la consecución del título el que más se destacó fue su armador Xavier Roberson.

El jugador estadounidense nacido en Houston, Texas, fue el encargado de liderar al equipo de Barranquilla a su primer título en el baloncesto colombiano y acabó una sequía de campeonatos de 20 años para esta ciudad.

Roberson fue el capitán del equipo y el encargado de plasmar las instrucciones de Tomás Díaz en el maderamen. Sus principales fortalezas fueron su tiro de tres puntos, su insistencia en atacar el aro para ir a la línea de tiros libres y su liderazgo en cancha en una serie que exigió toda la fortaleza mental de los jugadores.

El exjugador de la universidad de South Alabama del baloncesto colegial estadounidense empezó de gran manera su participación en la final con 29 puntos, incluyendo 7 aciertos en 14 de tres puntos. Sin embargo esta actuación no fue suficiente para darle la victoria a su quinteto.

Después de es brillante presentación, el técnico Víctor Hooker planteó una defensa enfocada en el armador (8 puntos) con la que logró controlarlo pero le dio espacios a los jugadores internos, Mike Sneed y Troy Jones, que en ese encuentro lideraron la ofensiva para lograr la primer victoria de un visitante en San Andrés.

En el tercer partido, Roberson volvió por sus fueros y lideró a su equipo en el histórico encuentro en el que los Titanes remontaron una diferencia de 7 puntos en el último minuto del partido. El armador terminó con 37 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 2 robos. Desde la línea del tiro libre convirtió 17 de 19 intentos (89%) para hacer un aporte fundamental para esta victoria.

El nativo de Houston tuvo un gran arranque en el cuarto partido pero poco a poco se fue apagando y terminó con 14 puntos. Al armador no pudo ser factor en la segunda mitad y el aro se le cerró.Pero Roberson se reivindicó en el quinto y aportando un poco de todo fue fundamental para la victoria y el título. Con 17 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias y 3 robos, el 23 llenó la planilla y dejó su impronta en sus libros de historia del baloncesto nacional.

El armador tuvo promedio de 21 puntos, 6,2 rebotes, 3,6 asistencias y 2 robos en la final. En cuanto a la temporada tuvo una media de 21,1 puntos, 5,6 rebotes, 3,4 asistencias y 1,45 robos.

Antes de venir a Colombia, Roberson había jugado en Alemania y México como profesional. Su llegada se produjo gracias a la cercanía con Mike Sneed, ambos son nativos de Houston.

 

Share Button