domingo julio 12 de 2020

El fiasco preolímpico

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Foto Jaime Moreno

Bogotá, 10 de febrero_ RAM_ En el preolímpico, decepcionante participación con futbol y futbolistas invisibles.

Los planes del entrenador Reyes, no funcionaron. Quiso reanimar el equipo, que mal andaba, pero, negado con el balón, con juego rústico y desconcentrado, concluyo goleado, con respuestas caóticas.

Las decisiones equivocadas en el campo y en el banco fueron comunes desde el primer día, en una desesperada lucha por encontrar el camino extraviado.

¿Cómo definir este equipo?

Imposible. Ni nomina, ni sistema, ni modelo de juego, ni claridad en las ideas de futbolistas y entrenadores. Solo futbol físico, sin liderazgo.

Colombia no tuvo espacio para el talento. Diferente, Carrascal. Pero se ratificó como jugador individual, poco colectivo. Siempre le sobraron una gambeta, un traslado o un alarde técnico. Cuando quiso jugar, influyo con sus pases rompe-líneas o sus goles.

Benedetti, bajo de forma, fue la víctima propiciatoria del entrenador. Los restantes, llegaron,  corrieron, con aportes personales poco útiles, exceptuando a Fuentes y Cetre, a pesar de lo provocador y piscinero, este último.

Decepción general. Así nos duela.  Con velas en el entierro la cúpula directiva porque no hay plan maestro para las bases, hay imposición de jugadores, no se condiciona el trabajo del entrenador (bien apadrinado), sin análisis concienzudos de los torneos, procesos y resultados.

A Reyes, en el festival del absurdo, lo tienen como candidato por si Queiroz algún día fatiga su proceso. Para algunos de los dirigentes, ganar o perder importa poco.

EJO

Share Button