martes marzo 31 de 2020

El Ojo del Halkón ¿Ministerios por voto o por poder?

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 8 de febrero de 2020 RAM_ Los tan esperados cambios en el gabinete del presidente Iván Duque se dieron a medias en viernes anterior y digo a medias porque lo que mas se había pregonado a los cuatro vientos, además de la salida de la Ministra de Trabajo era la de la Ministra del Interior, pero nos damos cuenta que volvemos los mismos a las mismas y el presidente Duque nunca contesta a los que le exigen o le piden cambios sino que hace las cosas de manera voluntariosa.

Acaba de nombrar tres ministros, el de trabajo, el de agricultura y el de salud, este último porque el cargo estaba acéfalo desde hace algunos días, cosa que no se entiende en un país que está ahogado por los problemas de asistencia en la salud y que grita por las soluciones, para evitar que tantas vidas se pierdan por este mal servicio.

El cambio en el Ministerio de Agricultura lo veo mas como político, porque el ministro saliente hizo una buena labor a pesar de enfrentar situaciones tan difíciles como son los cambios de clima, en donde ha llevado la peor parte, porque no se tomaron las medidas, los cultivos se perdieron, bajó la producción de leche, lo que quiere decir que el 50% o mas de la comida escaseó, sin encontrar solución, y lo peor, no teniendo muy buenos amigos en algunos sectores agropecuarios y ganaderos.

A ese ministerio llega un economista con mas de 25 años de experiencia en el sector agropecuario y donde se ha desempeñado con honores en Fiduagraría, lo que no quiere decir que vaya a ser el salvador de la crisis que se vive en ese sector. Rodolfo Enrique Zea dirigió la banca de desarrollo territorial, Findeter, habiendo pasado también por ser vicepresidente comercial de Findeahorro y se espera que con esa gran experiencia logre sacar adelante la reforma rural integral del acuerdo de paz y de reglamentación de la ley de zonas de interés rural, económico y social, y se espera que logre la joya de la corona con conseguir que se le apruebe, luego de que presente el proyecto de ley de actualización de la Ley 60 de 1994 o mejor conocida como la Ley de Tierras, que es uno de los planes banderas del Gobierno Duque. No se hasta donde será capaz de lograr la estabilidad de los precios internos del café y de continuar con los programas de agricultura por contrato impulsada por su antecesor Andrés Valencia Pinzón. Aquí vemos un panorama no muy claro, pero hay que decir que la fe del carbonero puede salvar la agricultura colombiana y dejar bien plantado al ministro Zea.

Se atreven a decir algunos titulares de hoy en la prensa nacional que el presidente Duque, con el nombramiento de los tres ministros, Ángel Custodio Cabrera en Min Trabajo, Fernando Ruiz Gómez en Min Salud y Rodolfo Enrique Zea en Min Agricultura, está buscando es gobernabilidad, porque estos tres ministros llegan al gabinete con el objetivo de enderezar las relaciones con partidos que han estado esquivos al Gobierno, aunque otros opinan que el pensamiento del Presidente fue acercarse a sectores afines al Uribismo.

Sonó algo raro en unas declaraciones que le dio a RCN radio el Ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera cuando dijo que él había llegado al ministerio, no por ningún partido, sino por el partido del presidente Iván Duque. Pregunta, ¿el presidente Duque tiene partido propio? O entendimos mal las declaraciones del entrante ministro. Ángel Custodio Cabrera es un contador público bogotano, especialista en derecho tributario y en finanzas, con una gran trayectoria por el poder legislativo, donde fue Senador de la República, ocupando la presidencia de la Comisión Sexta, lo mismo que la Tercera de la Cámara de Representantes. Es de recordar que sus comienzos estuvieron en el Concejo de Bogotá, en donde fue vicepresidente.

Ha ocupado varios cargos y el Gobierno espera que al asumir el cargo trabaje para sacar adelante la reforma pensional que es bastante interesante para el Gobierno, regular el contrato de trabajo por horas e impulsar la generación de empleo. Definitivamente nos damos cuenta, entre comillas, por las fichas claves que mueve el presidente Duque, que busca aprobar la reforma tributaria y pensional, porque le está dando mucha importancia al sector económico, a pesar de la posición de muchos sectores de la población y de los dirigentes sindicales.

Esperemos a ver que puedan lograr unos acercamientos desde este ministerio con los directivos del Paro Nacional y que desde el Ministerio de Educación se abran puertas francas con los estudiantes que son otra piedra en el zapato.

Con gran ilusión esperan los colombianos (esperamos) la llegada del Ministro de Salud, el cirujano Fernando Ruiz, que trabajó como viceministro y tiene gran experiencia con un master en economía y en la salud pública y ocupacional, luego de sus estudios en la Escuela Superior de Harvard.

La experiencia del nuevo Min Salud es bastante buena y es imperativo que desde su cartera vele por la agilidad de los procesos que son obstáculo para la iniciación de tratamientos que los colombianos necesitan con urgencia y que esta manera se asegure dar un buen servicio.

Ruiz Gómez ha hablado del problema de la fragmentación de los servicios de salud y las autorizaciones para los servicios médicos a los colombianos, por lo que opina que va a hacer frente a esa situación, mientras que el ciudadano de a pie espera que el nuevo Min Salud saque a la salud del coma.

Otro de los problemas que enfrentará el nuevo ministro de salud es sin lugar a dudas el de los hospitales públicos en donde no se cuenta con buenos servicios, por falta de implementos y del pago a los médicos y demás personal.

Como podemos ver, son tres tareas importantes que deben de responder estos tres ciudadanos para el bien del pueblo, sino es que la tarea principal es para ayudar con sus respectivos partidos a la aprobación de los proyectos que el Gobierno ha presentado y seguirá presentando al Congreso de la República.

Creo que por encima del poder político está solucionar al potencial elector que es el ciudadano.

Nota: Tuve la oportunidad de estar en la entrega de los premios de periodismo en la “Noche de los Mejores”, evento realizado por el Circulo de Periodistas de Bogotá (CPB), en donde se entrega premios a los periodistas por los periodistas.

Se habló de asuntos muy delicados, como la responsabilidad de los propios periodistas, la falta de respeto de muchas empresas que no piensan en la labor del periodista y le tratan solamente como un elemento comercial, y el peligro por parte de los sectores en conflicto que los toman como blanco de venganza simplemente porque dicen la verdad.

Hubo críticas al Gobierno, a los grupos alzados en armas y a quienes creen que Periodista es cualquiera y no quien se dedica a informar y a contar las cosas como son, sin sesgos políticos, ni religiosos ni de género.

No debemos olvidar que desde hace mucho tiempo se ha hablado a nivel mundial de la calidad del periodismo colombiano, por la calidad de su trabajo y por la valentía de un grupo de buenos reporteros que han perdido la vida por poner el dedo en la llaga en los grandes problemas del país, como la corrupción, el narcotráfico y la subversión.

Desde aquí una felicitación a las directivas y jurados del CPB y creo que se entregaron bien los premios a pesar de tener que analizar mas de quinientos trabajos, bien elaborados, en las diferentes categorías, aunque faltó la de la crónica, que siempre he considerado como el fuerte del periodismo.

Estoy de acuerdo con los colegas que recibieron los premios y aprovecharon para decir lo que está mal hecho y lo que se debe de solucionar, porque no hay derecho a que haya discriminación de género, que no crean algunas empresas periodísticas que la mujer puede hacer buenos trabajos de cualquier género y otros que traten de marcar o limitar el trabajo por cumplir a uno u otro sector político.

“Ser Periodista es un honor; pero siempre he creído que es un apostolado y como tal se debe de ejercer”.

[email protected]

Share Button