martes abril 20 de 2021

Réquiem por Jaime Zamora Marín

Oscar Domínguez

Bogotá, 02 de abril _ RAM_ Apreciado Jaime:

En la mañana del Jueves Santo abriste el paraguas y nos dijiste adiós. El Covid-19 nos privó de tu compañía de tantos años. Nuestros mejores deseos para tí más allá del sol.

Tus familiares, colegas y amigos, estamos con el corazón a media asta. A muchos se nos pintó un lagrimón. Que no falte el nudo en la garganta que apenas nos permitió darles el pésame a los tuyos a través de Sandrita.

Nuestras condolencias para Yolanda y Nora, y para tus hijos, Claudia, Sandra, Jaime Oswaldo y Juan Pablo, y a toda la red de afectos que te acompañó estos días. Y siempre, a lo largo de tus días.

Gloria, Andrea, Juan y yo compartimos contigo y con tu familia décadas de amistad, cercanía, colegaje.  Disfrutamos  momentos de vacas flacas y gordas.  Solo gratos recuerdos tenemos de esa convivencia.

Nos monitoreábamos con el rabillo del ojo para saber cómo iban los sueños de los nuestros.

Bohemios sin perder los estribos, más de una vez empinamos el codo para celebrar la vida y la amistad que nos hermanó.  No vinimos a pasarla mal.

Nadie podía aburrirse con un extrovertido bogotano siempre elegante y de sabor caribe como tú. Hasta de tus encopetados gustos musicales y de tus habilidades de chef disfrutamos en tu refugio de Villeta, donde tenías desde hace una treintena de años tu emisora Jazmar Stéreo 101.3.

Habías empezado desde abajo,  reventando infantería en las emisoras Nueva Granada, 1020, Radio Quince, Sutatenza, Radio Continental y La Voz de Bogotá. Que no falte tu paso por United Press International y El Periódico, de fugaz circulación.

En mi caso, me lucré lícitamente de tu amistad y de tus luces periodísticas. Mucha rueda te chupé en mis inicios reporteriles a finales de la década del sesenta en Todelar, de la calle 19 con 5ª.

Siempre te vi como una especie de Harry  Belafonte del oficio. Soy deudor moroso y amoroso de todo lo que aprendí de ti. No te guardabas nada para el reportero que empezaba a juntar vocales y consonantes en este oficio periodístico que nos niveló por lo alto.

En el Walhalla en que se encuentren, llévales mis recuerdos a colegas como Alvarito Rodríguez y Jorge Enrique Pulido quienes formaron parte de ese equipo de ensueño de entonces.

Descansa en tu festiva paz, Jaime.

(Óscar Domínguez Giraldo).

Share Button