miércoles octubre 20 de 2021

Guerrilleros “víctimas del Estado” piden un imposible: Ejército Nacional

04 agosto, 2014 Generales

Los militares colombianos rechazaron hoy la posibilidad de escuchar a los guerrilleros presos que hayan sido víctimas de la acción del Estado, tal y como pidieron en las últimas horas los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba.

“Ellos están pidiendo un imposible porque (las FARC) fueron los victimarios de la sociedad colombiana y atacaron directamente contra el apartado militar”, dijo el mayor Carlos Guillermo Ospina, víctima y representante de víctimas militares, en declaraciones a la prensa.

Ospina participa en el Foro Nacional de Víctimas que se celebrará desde hoy hasta el martes en la ciudad de Cali (suroeste) para aglutinar las propuestas que los damnificados por el conflicto armado en Colombia mandarán a la mesa de negociación en La Habana, donde próximamente comenzará la discusión referente a víctimas.

Este encuentro está organizado por la ONU y el Centro de Pensamiento de la Universidad Nacional, quienes fueron designados por los negociadores del Gobierno y las FARC en La Habana para elegir una representación adecuada de las víctimas.

Sobre la propuesta planteada hoy por los negociadores de las FARC en un comunicado, en el que aceptaron escuchar a víctimas militares a cambio de que también se oiga la voz de los guerrilleros presos, Ospina especificó que habría que estudiar caso por caso, y que de cualquier forma solo aceptarían escuchar a personas indirectas.

“Hay que mirar en qué desarrollo sufrieron daño. Si fue por culpa de los militares y no son ellos mismos los afectados sino sus familias o su apoyo logístico (milicianos) podrían ser escuchados”, matizó el mayor.

No obstante, reconoció que algunos militares pueden haber tenido “errores o excesos en su formación” contra los guerrilleros, aunque afirmó que, al tratarse de casos puntuales, no son equiparables.

Para escuchar a las FARC, explicó el mayor, “ya se les ha dado un espacio en la mesa” de La Habana, donde a muchos “les levantaron penas de prisión” para poder asistir.

Share Button