jueves julio 18 de 2024

San Andrés: entre la abundancia y la problemática social

12 octubre, 2014 Opinión Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo

 Por: Jorge Giraldo Acevedo (*)

Todo visitante al Archipliélago de  San Andrés al comenzar el  viaje a tan inigualable destino turístico y de descanso recibe una sorpresa económica para algunos inesperada como lo es el cobro y la obligatoria cancelación de un impuesto por concepto de tarjeta de entrada por $47.000.

Después de cancelar el referido valor cualquier persona  preguntará sobre el destino de este aporte alcabalero y todos coinciden en que no es para el progreso de esa región.

La cantidad que se recauda anualmente, a nivel nacional en los aeropuertos del país,   por el tributo de entrada a San Andrés supera los  $23.500 millones,  pues según los últimos estimativos turísticos a la isla en planes turísticos y de descanso ingresan, cada año, aproximadamente 500 mil visitantes, entre nacionales y extranjeros.

Si esta importante suma de dinero se destinara al progreso de la importante isla y sus habitantes con toda seguridad muy cerca de los hoteles tradicionales y del área de «La Loma» y el sector de «San Luis» no existirían humildes viviendas donde se palpa perfectamente la problemática social de sus moradores  que carecen, entre otros,   de un empleo digno, un buen sistema de salud  y los servicios públicos básicos.

Mucho menos existiría el grave problema que se observa en toda la isla, estimada en 26 kilómetros cuadrados, de  acumulación de basuras y  hasta carros dañados y toda clase de chatarras; además, hay muchísimos lotes sin ningún servicio y numerosas viviendas abandonadas.

El servicio de transporte público en buses y busetas es pésimo, muy a pesar de ser el más caro de cualquier región nacional colombiana,  $l.700., pasaje por persona; la anterior situación de ineficiencia obliga a habitantes y turistas a movilizarse en moto.taxis, cuya tarifa oscila entre $2.500 y $3.000;  y  el  servicio especial de taxis está bastante saturado y la tarifa promedio  es de $8.000., por carrera en el  área del centro de la isla y a lugares extremos del centro o desde el aeropuerto, la tarifa está entre $15.000. y $20.000.

Uno puede asegurar,  después de observar  el diario acontecer en San Andrés durante una semana,  que  la  mayoría de la población raizal de aproximadamente 60 mil habitantes apenas sobrevive en el rebusque y a pesar de todo,  como lo han sostienen muchas personas y en medios de comunicación,  «es considerada como una de las islas más hermosas de Colombia con una de las mejores playas de América».

Claro está que hace falta una decisión del  Gobierno Nacional y obvio que de la Gobernación de San Andrés para que el turismo crezca en mejores niveles  y sea utilizado más  por sectores de la población popular; esta situación se lograría mediante ayudas económicas al sector y propietarios de numerosas casas coloniales para que ingresen positivamente a la industria sin chimeneas, mediante  alojamientos de turistas en sistemas conocidos como posadas nativas, con precios económicos.

Además de lo anterior sería positivo desde cualquier punto de vista que el referido impuesto de entrada a San Andrés se destinará a programas que mejoren los servicios, la imagen pública de la isla y también a la población raizal que ahora  no puede vivir a plenitud de la pesca artesanal pues el fallo de la haya sobre derechos de mar territorial los afectó considerablemente.

[email protected]

(*) Periodista pensionado.

Share Button