sábado septiembre 18 de 2021

Obama confirmó que el Estado Islámico decapitó al rehén Peter Kassig

16 noviembre, 2014 Internacionales

Peter Kassing, de 26 años, fue secuestrado en octubre de 2013, cuando trabajaba en Siria.

Peter Kassing, de 26 años, fue secuestrado en octubre de 2013, cuando trabajaba en Siria.

Por:   

Foto: @kassigfamily

El presidente Barack Obama confirmó el domingo la muerte del rehén estadounidense Peter Kassig, también conocido como Abdul Rahman Kassig, y consideró el crimen perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico un acto de «pura maldad».

«Abdul Rahman nos ha sido arrebatado en un acto de pura maldad por un grupo terrorista que el mundo entero considera, con mucha razón, inhumano», dijo Obama en un comunicado a bordo del avión presidencial Air Force One, durante su vuelo de regreso a Estados Unidos de una gira asiática.

«Hoy presentamos nuestro pésame y nuestras plegarias a los padres y a la familia de Abdul Rahman Kassig, también conocido como Peter», escribió Obama. «Mientras el grupo Estado Islámico mata a inocentes, incluidos musulmanes, siembra la muerte y la destrucción, Abdul Rahman era un trabajador humanitario que trabajaba para salvar las vidas de sirios heridos y desamparados por el conflicto en Siria», añade el texto.

Las acciones de esta organización «no representan ninguna fe, y sin duda no representan la fe musulmana que Abdul Rahman había adoptado», agregó el presidente en referencia a la conversión al islam del estadounidense ejecutado.

En la mañana de este domingo, el Estado Islámico (EI) aseguró haber ejecutado al trabajador humanitario Peter Kassig, en un vídeo difundido en internet en el que también se muestra la decapitación de 18 soldados sirios.

Al final de una grabación de quince minutos, un extremista del EI señala una cabeza ensangrentada colocada a sus pies y declara que corresponde a Kassig.

Peter Kassig, de 26 años, fue secuestrado en octubre de 2013, en la provincia oriental de Deir al Zur, cuando realizaba trabajos humanitarios en Siria. El  joven estadounidense, natural del estado de Indiana,  había fundado una organización humanitaria, Special Emergency Responde and Assitance, después de combatir en las filas del Ejército estadounidense en Irak, y se había convertido al islam durante su cautiverio, pasándose a llamar Abdul-Rahman.

Recientemente sus padres y un grupo de amigos del joven radicados en el Líbano habían pedido la liberación de Kassig.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo este domingo sentirse «horrorizado» por el «asesinato a sangre fría» de Peter Kassig. «El EI ha mostrado su perversidad una vez más. Mis pensamientos están con su familia», escribió Cameron en su cuenta Twitter.

Por su parte, el primer ministro francés, Manuel Valls, aseguró que la decapitación del rehén reafirma la voluntad de su país de luchar contra la organización del Estado Islámico (EI) en Irak y Siria. Valls «condena con la mayor firmeza este nuevo acto de barbarie», según un comunicado difundido por su oficina, en el que afirma que el primer ministro «conoció con espanto» el asesinato.

Entretanto, los padres de Peter Kassig dijeron este domingo que esperaban la confirmación de la muerte de su «querido hijo» tras el anuncio de su decapitación. «Estamos al tanto de las informaciones que circulan sobre nuestro querido hijo y esperamos confirmación del gobierno sobre la autenticidad de esas informaciones», señalaron Ed y Paula Kassig en un comunicado.

Los padres solicitaron a los medios no concentrarse en las horribles imágenes del asesinato y sugirieron que se interesen más en el trabajo y la vida de su hijo.

El sexto rehén decapitado

El estadounidense Peter Kassig,  cuya decapitación fue reivindicada este domingo por el grupo Estado Islámico (EI), es el sexto rehén occidental ejecutado por los yihadistas en los tres últimos meses.

– El 19 de agosto, el EI afirmó en un vídeo que decapitó al periodista estadounidense James Foley, de 40 años, secuestrado en el norte de Siria en noviembre de 2012, y amenazó  con matar a otro en represalia por los ataques aéreos norteamericanos en Irak, que comenzaron en agosto.

– El 2 de septiembre, el EI reivindicó en un vídeo la ejecución por decapitación del periodista estadounidense Steven Sotloff, de 31 años, y amenazó con matar a un tercer rehén, el británico David Haines. A Sotloff, que llevaba 12 meses desaparecido, lo habrían secuestrado el 4 de agosto de 2013, en Siria, cerca de la frontera con Turquía, pero su secuestro se mantuvo en secreto.

– El 13 de septiembre, el EI anunció en un nuevo vídeo la decapitación del cooperante británico David Haines, de 44 años, y amenazó con ejecutar a otro rehén británico, Alan Henning. Los yihadistas reprocharon a Reino Unido su participación en la coalición contra el EI liderada por Washington. A David Haines lo secuestraron en marzo de 2013 en Siria.

– El 24 de septiembre, Jund al Jilafa (Soldados del Califato), grupo argelino vinculado al EI, difundió un vídeo que mostraba la decapitación del francés Hervé Gourdel, secuestrado cuatro días antes en Cabilia (este de Argel). Este grupo había amenazado con matar al rehén, un guía de alta montaña de 55 años, si Francia no renunciaba «en 24 horas» a sus ataques aéreos en Irak.

– El 3 de octubre de 2014, el EI reivindicó la decapitación del cooperante británico Alan Henning, en represalia por los ataques aéreos británicos en Irak. Alan Henning, un taxista de Manchester, fue secuestrado en diciembre pasado cuando trabajaba como voluntario llevando ayuda a un campo de refugiados sirios.

– El 16 de noviembre, el EI publicó en un vídeo la decapitación del rehén estadounidense Peter Kassig, de 26 años, secuestrado en 2013 en Siria. Había fundado en 2012 una organización humanitaria tras haber abandonado el ejército norteamericano.

El grupo radical Estado Islámico

El grupo radical Estado Islámico (EI), acusado por la ONU de crímenes de guerra y contra la humanidad, es responsable de atrocidades cometidas en las vastos territorios bajo su control en Siria y en Irak, donde declaró un califato.

Para ayudar en la lucha contra los yihadistas, Estados Unidos promovió la creación de una coalición internacional, que bombardea posiciones del EI en ambos países.

Durante la noche del sábado, la aviación aliada llevó a cabo intensos bombardeos contra el EI en la ciudad kurdosiria de Kobane, donde los yihadistas también se enfrentan en el sur a las fuerzas kurdas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Estos enfrentamientos «se producen desde hace más de 70 horas entre los combatientes» del EI y las milicias kurdas de la Unidades de Protección del Pueblo (YPG), indicó el OSDH, que informó de bajas en ambos bandos.

Según el periodista kurdo Mustafá Abdi, que se encuentra en una zona fronteriza, los aviones de la coalición «realizaron al menos siete ataques nocturnos muy intensos». «Los combatientes kurdos avanzan lentamente a causa de las minas colocadas» por el EI, añadió Abdi. Las fuerzas kurdosirias reforzadas por los peshmergas -combatientes kurdos iraquíes- también llevan a cabo bombardeos de artillería contra posiciones de los yihadistas.

Desde la cumbre del G20 en Brisbane (Australia), el presidente estadounidense, Barack Obama, rechazó una alianza con el régimen sirio para combatir al EI, ya que debilitaría la coalición internacional. «Asad mató sin compasión a cientos de miles de sus ciudadanos», subrayó.

El EI lanzó una ofensiva a mediados de septiembre contra Kobane. Tras apoderarse de decenas de localidades, los yihadistas llegaron el 6 de octubre a las puertas de esta ciudad, provocando la huida de decenas de miles de habitantes hacia la vecina Turquía.

Con información de EFE y AFP

Share Button