lunes noviembre 23 de 2020

JUAN GUERRA

02 noviembre, 2013 Opinión

Una producción del Colectivo Mambrú

UN ENCLENQUE ASESORÍA JURÍDICA

Definitivamente, la Presidencia de la República carece de Oficina Jurídica. Más bien tiene estribo porque  se la pasa metiendo la pata. Ocurrió que el Presidente  Santos, en su última salida, dejó perplejos a los gurús de la cosa jurídica al recomendarle que pidiera la nulidad de la sentencia de la Corte Constitucional mediante la cual fue declarado inexequible el Acto Legislativo que estableció el fuero militar.  Elevó la inopinada solicitud pese a que el artículo 49 del decreto 2067 del 91, en el que se reglamentan los procesos de inconstitucionalidad, estable perentoriamente que contra las sentencias de la Corte Constitucional no procede ningún recurso y que cuando se trata de vicios en el proceso las nulidades no pueden ser alegadas sino con anterioridad a la expedición de la correspondiente sentencia. Al  Presidente no lo asesoran bien ni para decir mentiras puesto que este es un caso de engaño evidente o “conejo” al sufrido jurídicamente por el estamento militar. Lo peor es que esto ocurra estando tan recién posesionado el nuevo ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez, quien no atajó semejante exabrupto.

DIOS LOS CRIA…

Y ellos se juntan. Alvaro Uribe, Fabio Valencia, Oscar Iván Zuluaga y Alejandro Ordoñez todos a una, se pusieron de acuerdo para decir que la decisión del Consejo Nacional Electoral de no permitir la foto del ex presidente en el tarjetón es “una persecución política”.

“Triquiñuelas jurídicas” dice el candidato; “decisión política y no jurídica”, afirma el ex cacique conservador; “se estaría vulnerando el derecho a la igualdad”, ruge el del ministerio público.

Todo lo anterior, porque ocho de nueve magistrados consideraron que permitirle al ex presidente Uribe figurar con su imagen en el tarjetón, equivaldría a que todos los cabezas de listas aparecieran también con sus respectivos retratos.

Aceptar apenas el capricho de Uribe y su Centro Democrático y negarles la misma prerrogativa a los demás, si sería “vulnerar el derecho a la igualdad” que reclama Ordóñez.

GOOGLE SUBDESARROLLADO

Así como en los últimos tiempos el llamado “señor Google” con sus descomunales conocimientos se ha convertido en un consultor para todo, hasta para el más inimaginable o nimio de los temas,  puede pensarse que le ha aparecido competencia, y no propiamente virtual.

Desde el Ministerio Público ahora se opina sobre lo divino y lo humano y se imparten anatemas y absoluciones: matrimonio entre dos del mismo género? Ahí está el nuevo Google; aborto? Ahí está el nuevo Google; ley de tierras? ahí sigue el virtual sabio; ley de referendo? Para qué estoy yo; sentencia de la Corte Constitucional sin mi consentimiento?, imposible; nulidad del fuero militar ? jamás, dice el señor Google.

Vienen temas que de acuerdo con los antecedentes, lo mantendrán ocupado en este noviembre: reinado de belleza de Cartagena; semifinales de la Copa Suramericana; finales del lánguido torneo colombiano de fútbol; eventual retorno a primera del América de Cali; ah… y sobre todo, definición sobre reelección.  Se preguntan los críticos de Ordoñez: ¿Si le irá a alcanzar el tiempo para tanto, ya que también debe ir a misa diariamente y rezar el salterio y una que otra novena?

LA HISTORIA SE REPITE

Colombia, nación ingenua, creía tener hace mucho tiempo en el tarro de la basura las maniobras manzanillas y politiqueras que comenzaron a cavar la sepultura de los hoy desprestigiados partidos.

Los tejemanejes que en forma tan  exitosa  trabajaron los caciques de antaño, Alberto Santofimio y Jaime Pava en el Tolima; Gustavo Balcázar Monzón y Carlos Holmes, en el Valle; Bernardo Guerra y Fabio Valencia en Antioquia, los Guerra Tulena y los De la Espriella en Sucre; los García en Córdoba y los Name en Barranquilla, los Barco y los Yepes en Caldas, se creían definitivamente sepultados.

País crédulo y de escasa memoria, presenció el pasado fin de semana la reaparición de la trapisonda y la marrullería, con el ingrediente adicional de que uno de esos caciques que se creían ya  sepultados, volvió a sus andanzas: el paisa Valencia Cossio.

EL QUE ESCRUTA, ELIGE

Esta irónica sentencia que se convirtió en axioma dentro de la fetidez política colombiana, volvió con toda su carga de poderío y de sesgo para favorecer determinadas designaciones hechas a dedo y con suficiente anticipación. O no, doctor Pachito ?

Las publicitadas “garantías” que se pregonan a los cuatro vientos como aval de pureza y rectitud, se parecen a un carné del Sisbén que no se le niega a nadie pero que en la práctica de nada sirve cuando de  verdad se necesita.

Cuando se anunció que había sido escogido Oscar Iván Zuluaga como candidato presidencial uribista, más de la mitad de los asistentes a esa convención, convertida a última hora en un consejo comunal más, preguntó con cuántos votos de ventaja sobre Francisco Santos.

Nadie supo dar razón pese a las garantías anunciadas, mientras en el recinto se advertía una sensación de despojo por no decir que de raponazo.

Manes de los viejos caciques politiqueros que revivieron todos a una de la mano de Valencia Cossio y de la aplicada María del Rosario Guerra, quienes guardaban como un secreto de Estado las cifras que arrojó esa “votación” tan garantizada.

Los guarismos fueron divulgados cinco días después (a paso de tortuga) por el ex consejero presidencial Fabio Echpues verri Correa.

TÉTRICA RADIOGRAFÍA

Aunque no parece tener nada de izquierda, lo cierto es que Oscar Iván Zuluaga arrancó con el pié equivocado la que seguramente será una tortuosa y difícil campaña en procura de hacerle el mandado al ex presidente Uribe.

Excepto la opinión de dos o tres recalcitrantes exponentes de la derecha colombiana, lo único que ha recibido hasta ahora el hijo de Pensilvania ha sido una demoledora crítica y el augurio de un eventual  fracaso.

Un ejemplo: “Su discurso neofacista, su verborrea de ultraderecha, su antagonismo primario ante toda idea que no se ajuste al pensamiento guerrerista y caudillista de su amo, para el que todo vale para conseguir resultados, son terroríficos”. (Lo escribió Aura Lucía Mera,  en El Espectador., el martes 29 de octubre).

No contenta con eso, señaló en su diatriba: “Con “el hombre de paja” y su dueño, más el inquisidor y otros magnates que viven de espaldas al país y cuyos únicos intereses son conservar sus feudos y volverse cada vez más ricos, sin importarles un comino la inequidad y la pobreza en que viven la mayoría de los colombianos, volveremos a retroceder a la época de las cavernas”.

PROMESAS… PROMESAS

Las promesas son para los políticos y gobernantes tan esenciales como es el aire puro para el resto de la humanidad que no vive del cuento ni del engaño.

El presidente Santos, que ahora no desperdicia oportunidad para sacarse uno que otro clavo, declaró esta semana que apenas dejará de cumplir seis de las ciento diez promesas que hizo a los colombianos durante su campaña, y hasta se dio el lujo de enumerarlas.

El asunto se presta para recordar que su antecesor en el cargo, autor de un pomposo programa de cien puntos que expuso a sus compatriotas para las elecciones del 2002, a duras penas alcanzó a cumplir once de ellos.

Si Pitágoras no era un farsante y lo que decía era cierto, debe concluirse entonces que si no se hubiera presentado el “articulito”, aquello de las notarías y los puestos, es decir si sólo hubiera tenido un periodo, las promesas cumplidas no habrían pasado de cinco o seis.

“CHOCORAZO”

Así calificó el escritor y periodista Gustavo Alvarez Gardeazabal la reunión que el uribismo realizó el pasado fin de semana en Bogotá para escoger su candidato a la presidencia en la persona de Oscar Iván Zuluaga.

Al hablar de los escrutadores, dijo que “mantuvieron en secreto el verdadero resultado de la votación y sólo dijeron que habían elegido a Oscar Iván”.

Las cifras publicadas –agregó– “no coinciden con la realidad pero sí con las órdenes que presumiblemente dio el ex presidente Uribe para que impusieran a su candidato”.

“La credibilidad del país en la esperanza que significaba Uribe, se destroza en la medida en que se conocen los manejos de la convención y se ocultan las cifras verdaderas”, concluyó Gardeazabal.

Una semana después de esa convención, nadie cree en su transparencia y el candidato de ella surgido sigue reducido a su mínima expresión.

SE ABREN LAS APUESTAS

¿Cuántos días, semanas o meses aguantará como candidato presidencial del uribismo Oscar Iván Zuluaga? Esa es la pregunta que todos se hacen y sobre la cual comenzaron a cruzarse apuestas.

Los más optimistas con esa candidatura del “hombre de paja”, como lo definió la columnista Cristina de La Torre en El Espectador, dicen que irá hasta después de las elecciones de marzo en las que serán renovados los cuerpos colegiados.

Otros, más pesimistas, dicen que el hijo de Pensilvania no comerá natilla y buñuelos con esa investidura.

Lo cierto es que quienes no comparten esa candidatura tan débil, sacada con fórceps de la convención del uribismo en Bogotá, no se cansan de hacer cábalas y vaticinios, de pronto más con el corazón que con la razón.

Por ejemplo, sostienen que debe haber un candidato fuerte patrocinado por el ex presidente Uribe con el apoyo de un sector del conservatismo.

Sin embargo, la mayoría de este partido seguramente se quedará en la unidad nacional succionando la munífica ubre estatal, a la cual son tan apegados la casi totalidad de sus actuales dirigentes

¿SERÁ QUE SIGUEN EL EJEMPLO ?

Hasta ahora se sabe de dos diputados paisas que tienen intención de aspirar a la cámara de representantes: Jaime Garzón Araque y Juan Esteban Villegas Aristizabal, liberal y conservador respectivamente.

Hasta el momento no han renunciado a sus curules en la asamblea de Antioquia y las gentes desprevenidas se preguntan si es que piensan seguir el ejemplo del avispado Rodrigo Mendoza Vega, quien en el pasado debate electoral aspiró a la cámara sin renunciar a su condición de diputado.

“Con cara gano yo y con sello también” pareció ser entonces la consigna de Mendoza Vega, y tal parece que será la de estos dos aspirantes. Lo correcto sería que renunciaran y no jugaran a las dos cartas. Si son elegidos en marzo bien idos para la Cámara y si se queman, que no sigan devengando como diputados hasta octubre cuando lleguen los nuevos diputados.

PERIODISTA DEL AÑO

El Círculo de Periodistas de Bogotá entregó el pasado martes sus premios a los periodistas más destacados y escogió como el profesional del año al columnista de la revista Semana, Daniel Coronel, distinción que les cayó como un mazazo arribita de las rodillas a muchos personajes.

Como por ahí dicen los oportunistas que “papaya servida es papaya partida”, el presidente Santos, quien habló en la ceremonia, corroboró el adagio y dijo sobre el premio discernido a Coronel:

”Quiero felicitar de corazón a todos los premiados. A Ricardo Calderón, a Daniel Coronel. Hay algunos comunes contradictorios que no deben estar muy contentos con este premio, pero yo los felicito de todo corazón”.

Aunque Santos no mencionó al principal de esos “contradictores”, todo el mundo sabe quién es. O no, doctor Uribe ?

OPORTUNISTAS Y POPULISTAS

Aunque todavía faltan cuatro meses largos para las elecciones de marzo, algunos se han dedicado desde ahora al populismo y al oportunismo, así sea con base en el dolor causado por la tragedia del edificio Space, en El Poblado, con tal de conseguir algunos votos.

Es el caso del aspirante a repetir cámara, Juan Diego Gómez y del concejal, Robert Bohórquez, de quien no se sabe aún si también querrá calentar de nuevo curul en la corporación municipal.

Primero Gómez y luego Bohórquez pidieron a la alcaldía de Medellín congelar el impuesto de valorización a los habitantes de ese populoso y exclusivo sector, habitado por los más pudientes “hasta que no se entregue un estudio de suelos y normas de construcción del área de influencia”.

Las gentes se preguntan qué tienen que ver los habitantes de El Poblado que viven a diez, quince, veinte, treinta o más cuadras de la tristemente célebre torre seis del edificio Space, como para que los exoneren de tal gravamen

Lo único que tienen, dirán Juan Diego Gómez y Robert Bohórquez, son unos voticos que bien podrían depositar en marzo por ellos. 

QUE CONTRASTE

Después del fastuoso regalo de ocho millones de pesos para los congresistas con el fin de que cesaran su chantaje y se dedicaran a legislar, que al fin y al cabo es para lo que los eligieron, con qué cara va el gobierno a proponer de nuevo un mísero aumento del tres o el cuatro por ciento para el salario mínimo ?

Tal parece que esa será la tendencia que sostendrá dentro de la farsa anual que debe comenzar en los primeros días de diciembre, y culminar en los últimos con el decreto obligatorio ante la falta de acuerdo entre las partes que lo discuten.

Así por lo menos lo deja entrever la propuesta ya hecha por la Asociación Nacional de Instituciones Financieras – las mismas que enrostran cada mes a los colombianos sus billonarias utilidades – la cual planteó que el aumento del mínimo “no debería desbordar el 3.9%.

En plata blanca esto equivale a un aumento de $23 mil pesos, cantidad invisible frente a los ofensivos ocho millones del regalo a los congresistas.

PUBLICIDAD A LA PROSTITUCIÓN

La innovadora Medellín ha pasado también a ser  últimamente la ciudad más destacada en el llamado turismo sexual, con el agravante de que en esa condenable práctica la población infantil parece ser la más comprometida.

Las mismas autoridades de la ciudad han reconocido el fenómeno y comenzaron a adoptar una serie de medidas que podrían contrarrestar en el futuro inmediato la deshonrosa situación.

Podría aconsejárseles, por ejemplo, que en aras del objetivo que se persigue se impida la descarada promoción de la prostitución que ahora se hace, abierta y descaradamente por medio de a cuñas radiales.

Está bien como dice el adagio, que cada quien haga de su capa un sayo y se dedique a la actividad que crea más productiva o conveniente, así ella no sea lo más edificante que se diga; pero no está bien que en aras de una supuesta libertad se promocione la prostitución como si se tratara de un servicio, máxime si en con eso se contribuye a empeorar la imagen de la ciudad.

La Casa Gómez envidiosa con el éxito de Pekerman

La Casa Gómez en el fútbol (la de “Bolillo” y “Barrabás”) viene a ser hoy lo que fue la Casa Gómez en la política conservadora del siglo pasado (la del ex presidente Laureano y su amado hijo Alvaro).

Aunque Hernán Darío no ha dicho ni pío sobre la celebrada clasificación de la Selección Colombia al Mundial de Brasil 2014, su hermano Gabriel Jaime insiste en desestimar el trabajo del técnico argentino José Néstor Pekerman.

Para la muestra, esta perlas entresacadas de una entrevista que el “Barrabás” le concedió al suplemento deportivo de El Colombiano:

“Bolillo le dejó bien amoblado el apartamento a Pekerman”.

“La Selección no pasará de la primera ronda en el Mundial”.

“Ser cuarto en la clasificación de la FIFA es una mentira”.

Por lo visto, está por ayudarnos el hermanito de “Bolillo”.

¿Será que Pekerman debe partir con Hernán Darío la jugosa bonificación que le pagó la Dimayor por haber clasificado a Colombia? 

UN AUTOGOL FUTBOLISTICO

En medio de toda la alegría y euforia que hay en el país por la clasificación al mundial de futbol de Brasil el año próximo, una gran oportunidad histórica para este deporte en nuestro país se está perdiendo con la forma como agoniza en el Congreso el proyecto de ley que busca regular las relaciones laborales entre los jugadores y sus patrones, es decir los clubes profesionales de este deporte.

Para nadie es un secreto que alrededor de este atractivo negocio se mueve mucho dinero que incluso se convierte en la tentación para multinacionales del crimen como el narcotráfico, que lo aprovechan para lavar sus oscuras ganancias. Todos saben que no hablamos de hipótesis porque particularmente en Colombia no hemos sido ajenos a esa situación.

SIN SEGURIDAD SOCIAL

Pese a las multimillonarias cifras que maneja el negocio, lo increíble es el informalismo en que se encuentran los protagonistas del espectáculo, es decir, los jugadores. Porque tampoco es secreto que en muchos casos no les pagan seguridad social, les incumplen los pagos salariales, los obligan a jugar sin que exista un contrato de trabajo de por medio, les timan la comisión que deben recibir por su transferencia a otro club, etc., etc..

Por eso el proyecto de ley que presentó el Ministro del Trabajo, Rafael Pardo, un texto al que se llegó después de más de 20 reuniones en el último año con los voceros de los futbolistas (ACOLFUTPRO), la Federación Colombiana de Fútbol, la DIMAYOR, LA FIFA  y los ex futbolistas (SOCEX), siempre fue bien visto por la opinión colombiana en general y se suponía iba a sentar las bases para superar las condiciones de una  informalidad en la que a las personas las negocian como mercancía, además de poner fin además a una situación que es caldo de cultivo para la evasión de impuestos, el lavado de activos y hasta la trata de personas.

¿POR QUE SE HUNDE EL PROYECTO?

El  punto que está hundiendo la iniciativa es el que tiene que ver con las condiciones en que se daría el retiro de un futbolista de un club y su paso a otra institución. El Proyecto establece que si un jugador se retira sin justa causa de un equipo, el club que lo acoge debe pagar una indemnización que previamente tendrá que  ser pactada entre el futbolista y el equipo que está abandonando por las partes al firmar el contrato. Para los jugadores esa disposición atenta contra la normatividad, pues ningún trabajador colombiano está obligado a indemnizar a su patrón si decide irse cuando la real gana se le de.  Los clubes, sin embargo, no aceptan que esa condición se elimine, pues entienden algunos dirigentes que con ello se estaría acabando con el negocio del futbol en Colombia.

TRASPASO E INDEMNIZACION

Según conoció Juan Guerra, si un jugador recibe una oferta para irse a Europa y para atenderla renuncia a su contrato  sin que su patrono pueda acceder a dicha indemnización, los equipos se quebrarían, pues no habría traspaso de jugadores como estila en el mundo entero, ni cobro por esas transferencias por parte del equipo de origen.

Todos los días vemos las multimillonarias cifras que se mueven por los jugadores nuestros que juegan en el exterior. Si esas son las condiciones específicas del mercado, de las cuales no puede excluirse  la relación laboral ¿por qué tratar de ir en el país en contravía de lo que ocurre en el mundo entero?.

Con su miopía, ACOLFUTPRO no sólo pierde una oportunidad histórica que la catapultaría como realmente una asociación representativa de los futbolistas, sino que pasa a la historia como la causante de que no haya ley para los futbolistas haciéndole indirectamente el juego a algunos dueños de los clubes, que prefieren que las cosas continúen como están;   a los empresarios que son los intermediarios que mueven el negocio y se quedan con las grandes sumas de dinero en las transferencias, y  también a los abogados que se nutren de la tajada que le sacan a los jugadores que tienen que acudir a la justicia laboral para reclamar sus derechos ante sus equipos.

LA DAÑINA RATA CAPITOLINA

El episodio lo relató a sus abonados de la agencia [email protected] el periodista Juan Carlos Martínez:

Un roedor provocó apagón  en el Capitolio Nacional. La rata quedó incrustada en las interfaces que transmiten energía a todo el edificio. El hecho más grave fue que el animal causó inicialmente el daño en la línea que llega de la Presidencia de la República y después pasó a la que viene de la alcaldía de Bogotá, haciendo más difícil el restableciendo del servicio”, narró a [email protected] un operario del parlamento que junto a los de CODENSA, empresa comercializadora de energía eléctrica, demoraron cerca de dos horas en reconectar con otro circuito la transmisión de electricidad.

El Senado alcanzó a aprobar el texto de la conciliación del llamado referendo por la paz pero no la Cámara de Representantes que postergó la sesión para el martes próximo.

Sin embargo, la enorme, ruidosa y gigantesca planta del edificio después de un buen tiempo fue activada  para suministrar electricidad solamente en los recintos de Senado y del Salón Elíptico.

LEGISLANDO A MEDIA LUZ

Eso no impidió que la bancada del partido conservador (a media luz por culpa de una rata) se reuniera unos momentos para analizar nombres en su colectividad e inscribirlos como candidatos presidenciales y llevarlos a la convención del 4 de diciembre.

Entre José Félix Lafourie, Marta Lucía Ramírez, Luis Alberto Ramírez, Carlos Holguín Sardi, entre otros, buscarán los godos nominar el candidato sacando de la urna el nombre para llevar a las elecciones del 25 de mayo al menos para una primera vuelta presidencial enfrentando a Juan Manuel Santos u otro rival.

Lo cierto es que una posibilidad de armar listas ‘cremalleras’ con el Centro Democrático habría quedado solo en una idea luego que el poderoso senador conservador, Efraín Cepeda Sarabia revelara el miércoles en el Salón Elíptico del Capitolio Nacional que el ‘uribismo’ no se ha comportado como amigo de los conservadores.

       

LA RETAGUARDIA:

CARLOS ANDRES  PEREZ A LA DIPLOMACIA

El reconocido periodista paisa, Carlos Andrés Pérez, acaba de ser nombrado por la Cancillería General de la República como ministro ante la Comunidad Europea, con sede en Bruselas, la capital de Bélgica.

Este colega –que se integrará en breve al equipo  que lidera el embajador Rodrigo  Rivera–  escribió durante varios años una columna sabatina en el periódico El Colombiano y dirigió un programa de debate periodístico en Tele-Medellín.

Seguramente al concluir su misión diplomática, Carlos Andrés retornará a estas dos actividades en las que se siente como pez en el agua.

Pérez es autor de varios libros sobre marketing político y ha sido asesor de varios gobiernos centroamericanos y de la Organización de Estados Americanos.

Buen viento y buena mar para el querido amigo y colega!

Turno para el divertimento  dominical:

El origen del Burka

El burka, traje islámico que cubre el rostro y el cuerpo de la mujer, tiene  su origen en el culto a divinidad Astarte, diosa del amor, de la fertilidad y  de la sexualidad, en la antigua Mesopotamia.

En homenaje a la diosa del amor físico, todas las mujeres sin excepción tenían que se prostituirse una vez al año en los bosques sagrados alrededor del templo de la diosa.

Para cumplir con el precepto divino sin ser reconocidas, las mujeres de alta sociedad acostumbran usar un largo velo en protección de su identidad.

Con base en esa origen histórica, Mustapha Kemal Atatürk, fundador de la moderna Turquía (1923 – 1938), en el proceso de las profundas y revolucionarias reformas políticas, económicas y culturales, que ha introducido en el país, deseando acabar de una vez por todas con el burka se ha servido de una brillante astucia para callar la boca de los fundamentalistas de la época.

Ha puesto definitivamente el fin del burka en Turquía con una simple ley que determinaba lo siguiente:

«Con efecto inmediato, todas las mujeres turcas tienen el derecho de vestirse como quieran; sin embargo todas las prostitutas deben usar el burka».

Al día siguiente, nadie más vio el burka en Turquía.

Esa ley todavía se mantiene en vigor.

Columnista invitado

Solución de canapé, Por Octavio Quintero

No se puede acusar de doble moral a la Policía al comparar el hecho aislado del policía que mató a un grafitero con la protección que se prestaba para que no le pasara nada al célebre cantante Justin Bieber, cuando decidió divertirse pintando grafitos en el Concejo de Bogotá.

En el primer caso, un miembro de la Policía toma la determinación de castigar la acción de esa forma, lo que no quiere decir que haya una orden policial, digamos a nivel institucional, de matar a todas las personas que sean sorprendidas infraganti pintando grafitis en los muros.

Resulta válido y necesario recriminar la acción indebida de un miembro de organismo elevado a institución, como por ejemplo, este caso del policía o ese otro del magistrado del Consejo Superior de la Judicatura.

El procedimiento a seguir es castigar “con todo el peso de la ley” (frase de cajón), al infractor, tanto más, en cuanto mayor sea el debido conocimiento de que lo que estaba haciendo, era mal hecho.

Pero caerle a toda la institución policial por este caso del grafitero muerto en comparación con el célebre cantante, es exageración… Como exageración es la propuesta del presidente Santos de acabar con el Consejo Superior de la Judicatura, por la supuesta corrupción de uno de sus miembros.

Fin de folio: El problema es que la solución de todos los problemas en Colombia pasa por vender el canapé de la sala y seguir con la misma relación adúltera.

Share Button